,

Cannabis en dosis bajas invierte los procesos de envejecimiento en el cerebro.

En una investigación conjunta entre científicos Alemanes e Israelies, los investigadores lograron restaurar el rendimiento en la memoria de ratones.

El siguiente paso: ensayos clínicos en seres humanos para ver si el THC invierte los procesos de envejecimiento y aumenta la capacidad cognitiva

El tetrahidrocannabinol (THC), es el principal constituyente psicoactivo del cannabis. Sus efectos farmacológicos son el resultado de su vinculación con los receptores específicos de cannabinol, situados en el cerebro y en todo el cuerpo.

El rendimiento de la memoria disminuye con el aumento de la edad. El cannabis puede revertir estos procesos de envejecimiento en el cerebro. Esto fue demostrado en ratones por científicos en la universidad de Bonn con sus colegas en la universidad hebrea de Jerusalem.

Los animales viejos fueron capaces de regresar al estado de los ratones de dos meses de edad con un tratamiento prolongado de dosis bajas de un ingrediente activo de cannabis.

Esto abre nuevas opciones, por ejemplo, cuando se trata de tratar la demencia. Los resultados se presentan ahora en la revista Nature Medicine.

Como cualquier otro órgano, nuestro cerebro envejece. Como resultado, nuestras habilidades cognitivas disminuyen con el aumento de la edad. Por lo tanto, se hace más difícil aprender cosas nuevas o prestar atención a varias cosas al mismo tiempo.

Este proceso es normal, pero también puede promover la demencia. Los investigadores han estado buscando formas de frenar o incluso revertir este proceso.

Los científicos de la Universidad de Bonn y la Universidad Hebrea de Jerusalem han logrado esto en ratones.

Con su corta esperanza de vida, estos animales muestran pronunciados déficits cognitivos incluso a los doce meses de edad.

Los investigadores administraron una pequeña cantidad de THC, el ingrediente activo en la planta de cannabis, a ratones de dos, doce y 18 meses durante un período de cuatro semanas.

Posteriormente, probaron la capacidad de aprendizaje y el rendimiento de la memoria en los animales – incluyendo, por ejemplo, las habilidades de orientación y el reconocimiento de otros ratones.

Los ratones a los que sólo se les administró placebo mostraron un aprendizaje natural dependiente de la edad y pérdidas de memoria.

Por el contrario, las funciones cognitivas de los animales tratados con cannabis fueron tan buenas como las de dos meses de edad los animales de control.

“El tratamiento ha revertido completamente la pérdida de rendimiento en los animales de mayoredad”, informó el Profesor Andreas Zimmer del Instituto de Psiquiatría Molecular de la Universidad de Bonn.

Este éxito del tratamiento es el resultado de años de investigación meticulosa. En primer lugar, los científicos descubrieron que el cerebro envejece mucho más rápido cuando los ratones no poseen ningún receptor funcional para THC.

Estos receptores de cannabinoides 1 (CB1) son proteínas a las que las sustancias se acoplan y por lo tanto activan una cadena de señal.

CB1 es también la razón del efecto intoxicante del THC en los productos de cannabis, como el hachís o la marihuana, que se acumulan en el receptor.

THC imita el efecto de los cannabinoides producidos naturalmente en el cuerpo, que cumplen importantes funciones en el cerebro.

“Con el aumento de la edad, la cantidad de los cannabinoides naturalmente formados en el cerebro se reduce”, dice el Zimmer.

“Cuando la actividad del sistema cannabinoide disminuye, encontramos un rápido envejecimiento en el cerebro”.

Investigadores de la Universidad Hebrea de Jerusalem, dirigidos por la doctora Mona Dvir-Ginzberg y el (hoy difunto) profesor Itai Bab, examinaron los cambios epigenéticos en los cerebros de ratones envejecidos tratados con THC, para descubrir con precisión qué efecto tiene el tratamiento con THC en ratones viejos.

“El tratamiento con THC indujo cambios moleculares y epigenéticos, que ya no correspondían a los de animales viejos no tratados, sino que eran similares a lo que vemos en animales jóvenes”, dijo Dvir-Ginzberg.

Además, el número de enlaces entre las células nerviosas en el cerebro también aumentó de nuevo, lo cual es un requisito previo importante para la capacidad de aprendizaje.

“Parecía como si el tratamiento THC retrocediera el reloj molecular”, dice Zimmer.

El siguiente paso: ensayo clínico en seres humanos.

Se uso una dosis baja del THC de manera que no hubo ningún efecto intoxicante en los ratones. Los productos de cannabis ya están permitidos como medicamentos, por ejemplo como alivio del dolor.

Como paso siguiente, los investigadores quieren conducir un ensayo clínico para investigar si el THC también invierte procesos del envejecimiento en el cerebro en seres humanos y pueda aumentar capacidad cognoscitiva.

 
 

Suscribete gratis a latamisrael.com para recibir mas novedades como esta!

Te gusta latamisrael.com?

Si respondiste “si” Sumanos tambien en Twitter.
 

Siguenos en Google plus

 
app 300

 
 

Comments

Dejanos tu comentario:

Loading…