Cientificos sugieren que la lactancia materna reduce riesgo de leucemia.

lactancia materna

Hace solo unos días les contábamos como la lactancia materna podía tener efectos positivos en la prevención de la diabetes. Ahora un grupo de científicos israelíes de la Universidad de Haifa pública un estudio donde se sugiere que la lactancia materna reduce el riesgo de leucemia en los bebés amamantados en un 19%.

Amamantar a un bebé durante al menos seis meses puede estar relacionado con un menor riesgo de leucemia infantil, de acuerdo con una de las investigaciones publicadas sobre el tema días pasados.

Los hallazgos que ya están en la revista Journal of the American Medical Association (JAMA) Pediatría sugieren que los bebés amamantados tienen un riesgo 19 por ciento menor de cáncer en la sangre en comparación con bebés que reciben fórmula o que son amamantados durante un período de tiempo más corto.

“Los muchos beneficios potenciales para la salud preventiva de la lactancia materna también deberían comunicarse abiertamente al público general, no sólo a las madres, por lo que la lactancia materna puede ser socialmente más aceptada”, dijeron Efrat Amitay y Lital Keinan-Boker de la Universidad de Haifa, quienes realizaron los estudios.

Su estudio revisó 18 estudios anteriores sobre la relación entre la lactancia materna y la leucemia, el cáncer más común de la infancia (que representa alrededor del 30 por ciento de todos los cánceres pediátricos).

Si bien ninguno de los estudios ha explicado por qué o cómo la leche materna podría reducir el riesgo de leucemia infantil, los investigadores sugirieron que contiene “muchos componentes inmunológicamente activos y mecanismos de defensa anti-inflamatorias que influyen en el desarrollo del sistema inmunológico de un bebé.”

 

 

Sin embargo, no todos los expertos están de acuerdo en que los hallazgos son la última palabra sobre el asunto.

“La sugerencia de que los niños que habían sido amamantados podrían estar en un menor riesgo de leucemia infantil ha existido por décadas”, dijo Valerie Beral, profesora de epidemiología en la Universidad de Oxford.

“Sin embargo la investigación anterior, y que se describe en este nuevo informe, no es suficientemente rigurososa para confirmar o refutar tal afirmación.”

 

Lactancia materna.

 

Ella sugiere que a los padres que se les pidió contar sobre lo que habían hecho en la época que nacieron sus hijos no revelan datos 100% fiables. “la memoria de los padres sobre lo que habían hecho hace años se pudo ver afectada por el conocimiento de que su hijo tuvo leucemia.” Esto pudo haber distorsionado los resultados”, agregó.

Según Mel Greaves, director del Centro de Evolución y Cáncer del Instituto de Investigación del Cáncer en Londres, “este estudio también encaja con la creciente evidencia de que los niños que están expuestos a las infecciones – a través de asistir a la guardería o el contacto con los hermanos mayores – son menos vulnerables a este tipo de leucemia”, dijo.

La lactancia materna extendida y las exposiciones infecciosas naturales en la infancia eran parte integral de la vida humana hasta hace relativamente poco. La creciente incidencia de las sociedades modernas, prósperas e higiene pueden ser una consecuencia no deseada de los cambios sociales y tecnológicos.”

 
app 300

Te gusta latamisrael.com?

Si respondiste “si” Apoyanos tambien en Twitter.
 

Siguenos en Google plus