Comer bamba a edad temprana evita alergias en los niños.

bamba

Bamba, para quien no conoce, es una especie de golosina elaborada con harina de maíz y una cierta cantidad de maní (32% – 50%). En Israel este producto es conocido por casi todos los niños desde su más tierna infancia, es muy popular entre jóvenes y adultos al punto de ser parte de la cultura “gastronómica” del país.
 

Se estima que en el 90% de los hogares de Israel es posible encontrar algún paquete de bamba.

Ahora un estudio muestra que la mayoría de alergias a los cacahuetes se pueden prevenir mediante el consumo por los niños de productos a base de frutos secos, (como Bamba) durante sus primeros años en la infancia.

Estudios internacionales han puesto a prueba la teoría de que las tasas tan bajas de alergia al maní en niños israelíes son el resultado de los altos niveles de consumo de maní desde una edad temprana.

Según los investigadores, el dos por ciento de los niños estadounidenses son alérgicos a los cacahuetes. “Las alergias alimentarias son una preocupación cada vez mayor, no sólo en Estados Unidos sino en todo el mundo”, dijo el director del NIAID, Anthony S. Fauci en un comunicado. “El estudio que muestra un beneficio de tal magnitud en la prevención de la alergia al maní no tiene precedentes. Los resultados tienen el potencial de transformar la forma en que encaramos la prevención de la alergia a los alimantos”.

En Israel, los niños pueden traer cualquier tipo de sándwich a la escuela, a diferencia de muchos países occidentales, donde deben hacerlo sin nueces y derivados. Bamba contiene cacahuetes y está fortificada con vitaminas y minerales (A, B1, B3, B6, B12, C, E, ácido fólico (B9) y hierro).

Así que mientras que los médicos en el Reino Unido y estados unidos han dicho a los padres durante las dos últimas décadas que se alejen a sus hijos de alimentos a base de maní, esto nunca ha sido parte de las directrices dietéticas para bebés israelíes (sino todo lo contrario).

La exposición de los niños a los cacahuetes antes de 1 año de edad en realidad ayuda a prevenir la alergia al maní, reduciendo el riesgo hasta en un 81 por ciento, según encontraron los médicos. En lugar de provocar una alergia, la exposición temprana parecía para ayudar a construir la tolerancia.

La agencia que ayudó a financiar el estudio, la prueba más grande y más rigurosa hecha hasta el momento arroja resultados que fueron publicados en el New England Journal of Medicine y discutidos en la Academia Americana de Alergia, Asma e Inmunología durante una conferencia en Houston.

Un gran advertencia: Los bebés en el estudio fueron estudiados para asegurarse de que no contasen ya con una alergia al maní antes de ser alimentados con alimentos que incluyen los cacahuetes, por lo que los padres de los bebés que creen estar en riesgo de una alergia no deberian probar esto por su propia cuenta.

“Antes incluso de empezar cualquier tipo de introducción a estos niños necesitan ser probados en la piel” para evitar reacciones potencialmente mortales, dijo la doctora Rebecca Gruchalla, un especialista en alergias en la Universidad de Texas Southwestern Medical Center en Dallas.

Además, y quizás lo más peligroso es saber que los niños pequeños pueden atragantarse y ahogarse con cacahuetes enteros, (lo que es valido para otros alimentos también), por lo que la mantequilla de maní que es suave u otros alimentos a base de maní son más seguros, dijo Gruchalla, que escribió un comentario sobre el estudio en la revista.

El hallazgo más importante que la exposición temprana a un alimento problema puede evitar que se conviertan en un problema a largo plazo – debería cambiar pautas alimentarias rápidamente, predijo.

Los cacahuetes son la principal causa de los alimentos relacionados con la alergia y sus reacciones muy graves que llegan a provocar muertes. A diferencia de muchas otras alergias, ésta no se cura con la edad.

Los investigadores del King College de Londres comenzaron este estudio después de notar tasas mucho más altas de alergia al maní en niños judíos en Londres que no se les dio alimentos a base de maní en la infancia en comparación con otros en Israel. En el estudio participaron más de 600 niños de 4 meses a 11 meses de edad en Inglaterra.


Los resultados a los 5 años de edad:

Entre Los niños sin signos de alergia en la prueba de la piel: Sólo el 2 por ciento de los consumidores de maní desarrollaron una alergia al maní frente al 14 por ciento de los que no lo consumieron.

Entre Los niños con algún tipo de reacción a los cacahuetes en la prueba de la piel: Sólo el 11 por ciento de los consumidores de maní desarrolló una alergia frente al 35 por ciento de los no lo consumieron.

Aún quedan preguntas abiertas como: ¿Cuánta proteína de maní los bebés necesitan consumir, con qué frecuencia y por cuánto tiempo, para evitar la alergia? Si un niño deja de comer cacahuetes por un tiempo, se desarrollará una alergia? ¿Funcionaría el mismo enfoque para otros alimentos como la leche, huevos y frutos secos?

La Academia Americana de Pediatría solía recomendar en contra de dar alimentos infantiles con maní antes de los 3 años, pero ese consejo fue abandonado en 2008 porque no había pruebas de que estaba impidiendo alergias. Ahora, la mayoría de los padres introducen alimentos a base de maní como es apropiado para la edad del niño, al igual que otros alimentos sólidos.

Para niños que ya tienen alergias a los cacahuetes, los investigadores han estado experimentando con pequeñas cantidades regulares de la exposición a tratar de enseñarles a tolerar esos alimentos. Pero estos son aún experimentales y se deben hacer con la ayuda de un médico.

Y quizás lo más importante, a todos los niños les encanta la bamba, o al menos aun no hemos encontrado alguno que no. Ademas de que este snack parece ser “relativamnte” más sano que otros como ser dulces, chocolates y papas fritas industriales.

 
app 300

Te gusta latamisrael.com?

Si respondiste “si” Apoyanos tambien en Twitter.
 

Siguenos en Google plus