Empresa israelí desarrolla implante para el monitoreo de insuficiencia cardíaca.

insuficiencia-cardíaca

La insuficiencia cardíaca es la incapacidad del corazón de bombear sangre en los volúmenes adecuados para satisfacer las demandas del metabolismo. Si lo logra, lo hace a expensas de una disminución crónica de la presión de llenado de los ventrículos cardíacos.

Es un síndrome que resulta de trastornos, bien sean estructurales o funcionales, e interfieren con la función cardíaca.

No debe confundirse con la pérdida de latidos, lo cual se denomina asistolía. Tampoco con un paro cardíaco, que es cuando la función normal del corazón cesa, con el subsecuente colapso hemodinámico, que lleva a la muerte.

Debido a que no todos los pacientes cursan con sobrecarga de volumen en el momento de la evaluación inicial o revaluaciones subsiguientes, se prefiere el término insuficiencia cardíaca. Este es preferible al más anticuado término insuficiencia cardíaca congestiva.

La insuficiencia cardíaca es una enfermedad común, costosa, incapacitante y potencialmente mortal. En los países desarrollados, alrededor del 2% de los adultos sufren de insuficiencia cardíaca. Pero esta aumenta en los mayores de 65 años a 6-10%. Es la principal causa de hospitalización en personas mayores de 65 años.

 

Monitoreo de insuficiencia cardíaca:

 

Sobre todo debido a los costos de hospitalización la IC se asocia con un alto gasto en salud. Los costos se han estimado en el 2% del presupuesto total del Servicio Nacional de Salud en el Reino Unido, y más de $ 35 mil millones en los Estados Unidos.

La insuficiencia cardiaca se asocia con una significativa reducción de la actividad física y mental, resultando en una calidad de vida notablemente disminuida.

Con la excepción de la insuficiencia cardíaca causada por condiciones reversibles, el trastorno por lo general empeora con el paso del tiempo. Aunque algunas personas sobreviven durante muchos años, la progresión de la enfermedad se asocia con una tasa de mortalidad general anual del 10%.

Vectorious Médicas de Tel Aviv ha cerrado recientemente una ronda de financiamiento de USD 5 millones para el desarrollo de un implante. Se trata de un implante sensorial hemodinámico inalámbrico en miniatura de monitoreo que va a hacer sus primeros ensayos en humanos. Entre los inversores se encuentra el Centro de Innovación Global Cardiovascular de la Clínica Cleveland.

“Nuestra solución hará el seguimiento diario de rutina para pacientes con insuficiencia cardíaca congestiva y sus médicos. Haremos esto de forma similar al que se hace con la glucosa para los pacientes de diabetes”, predice el cofundador y director ejecutivo Oren Goldshtein.

Un innovador, implante miniaturizado, permite la monitorización de la presión de la aurícula izquierda con información precisa, indicación fisiológica diaria y optimizado del manejo del paciente.

Con sólo pulsar un botón, los pacientes con implante Vectorious obtendrían una lectura de la presión de la aurícula izquierda del corazón, lo que permitirá un ajuste óptimo de su tratamiento médico.

Un sofisticado sistema y a la vez simple y conveniente de adquisición de datos y transmisión que fomenta el seguimiento médico a largo plazo.

El implante miniatura es colocado a través de un procedimiento mínimamente invasivo de bajo riesgo y hace que las complicaciones a largo plazo se vean reducidas.

Tomó cerca de cuatro años desarrollar el primer modelo de trabajo del dispositivo Vectorious. Ahora se espera que sea probado este año, en colaboración con cardiólogos estadounidenses e israelíes. La compañía de 10 personas tiene una filial en Ohio para supervisar esta nueva etapa. Goldshtein cree la infraestructura de la tecnología tendrá otras aplicaciones adicionales más delante.

 
app 300

Te gusta latamisrael.com?

Si respondiste “si” Apoyanos tambien en Twitter.
 

Siguenos en Google plus