Hotel Gordonia es un pedacito de paraíso a 10 minutos de Jerusalem.

Hotel Gordonia

Image Credits: Adi Israel & Itai Sikolski, Adi Israel.

A diez minutos de Jerusalem, y sobre una de las cumbres en las afueras de la ciudad se encuentra un lugar de ensueños. Pasamos allí alguna horas y les contamos una experiencia totalmente diferente.

Gordonia Private Hotel es un nuevo hotel boutique ubicado en las colinas y senderos de las afueras de Jerusalem. El exclusivo hotel está situado a 800 metros sobre el nivel del mar y está inmerso en un lugar donde reinan el aire puro de las montañas y la serenidad.

La visita ya comenzaba 24 horas antes de llegar. Nos sorprendió gratamente (el día anterior) una llamada telefónica del hotel donde nos preguntaban si teníamos alguna duda sobre cómo llegar, y como queríamos recibir la habitación.

A saber: qué música queríamos al entrar, qué tipo de agua mineral preferíamos y a qué temperatura nos gustaría que esté la habitación cuando llegamos. (Un pequeño detalle que nunca vimos antes, ni en Israel ni fuera, ni en hoteles más caros ni en hoteles más sencillos.)

Durante el viaje, al salir del bullicio de la ruta y subir por la colina, una sensación de paz anticipa lo que va a venir. Ahi mismo al llegar, nos encontramos frente a un gran portón negro, casi como escondido de quien no lo estuviera buscando. Al cruzarlo entramos a un sendero sobre la montaña que nos llevó lentamente hasta el salón principal donde se encuentra la recepción.

Desde ese momento nos vimos envueltos en un trato personal, donde ningun detalle fue dejado al azar. El personal de Gordonia parece estar obsesionado con ofrecer un trato y servicio fuera de lo habitual.

El Hotel Gordonia:

Gordonia es un hotel privado, y el nombre no es un capricho. Se trata de un hotel con solamente 16 habitaciones, un salon comedor que funciona como espacio común, y habitaciones que ofrecen una capacidad máxima de tres personas.

El hotel que ha abierto sus puertas hace tan solo un par de meses, acepta solamente personas mayores de 18 años. (Esto significa que niños y mascotas pasaran algún tiempo con tíos o abuelos.)

Podríamos escribir varias paginas sobre el hotel, pero resumimos aquí los detalles que más nos llamaron la atención: las habitaciones, el salón principal, las comidas, y la sensación de paz y privacidad. Al final de la nota hay una serie de imágenes para quienes quieran ver mas.

Gordenia

Las habitaciones:

La foto de portada no corresponde a la piscina del hotel, es la piscina de la habitación. Encontrarnos en un hotel con una piscina privada en cada cuarto lo dice casi todo. Y cuando esta terraza privada nos ofrece una vista de tal envergadura se asegura una experiencia fuera de lo común.

Cada habitación (que mide entre 40 a 60 metros cuadrados) tiene una piscina privada. La pileta que mide unos 2.5 * 5.5 metros, esta climatizada, con iluminación nocturna y se encuentra sobre una terraza con reposeras y sombrillas.

Todos los espacios han sido decorados por un estudio de arquitectos que ha realizado un gran trabajo. Los techos inclinados tienen una altura máxima de 5 metros, creando una sensación de que los espacios son aún más amplios. Esta altura crea una armoniosa separación entre las dos filas edificadas para una mayor privacidad. El baño cuenta con una bañera amplia dos ducheros y una línea de cosméticos que invitan a ser utilizados. (Algo que no sucede en la mayoría de los hoteles).

La habitación cuenta además con equipos de última tecnología, una maquina de café con cápsulas, refrigerador de vinos, pantalla de 55 pulgadas, y una gran ventana que da y es la salida a la pileta privada.

Gordonia Hotel

El salón principal:

El suntuoso salón está diseñado en un estilo clásico y se encuentra abierto a los huéspedes las 24 horas del día. Otra cosa que no se ve a menudo es que durante todo el día (y toda la noche), se encuentran disponibles una variedad de deliciosos platos y frutas (gratis). Algo parecido a lo que sucede en la sala VIP de un aeropuerto, incluyendo postres, frutas, máquinas de café, vinos y jugos naturales. Todo esto junto a una biblioteca, sillones en cuero, mesas y una gran ventana panorámica que aprovecha al máximo las vistas del hotel.

Los caminos que van desde los cuartos hasta el salón principal, están inmersos en árboles frutales, plantas aromáticas, especias, mucho verde y una terraza con una vid colgante que ofrece sus racimos de uvas frescas a quien solo quiera tomarlas.

Gordonia Hotel

Las comidas:

El hotel ofrece dos comidas principales, desayuno y cena, en el salón comedor. (Además de lo que se puede ordenar a la habitación en cualquier momento). Tener pocos huéspedes permite al chef del lugar crear platos especiales para cada persona. Así en la cena por ejemplo, junto a un bufete de ensaladas y delicatessen, cada huésped tiene la posibilidad de elegir el plato principal de un menú a la carta. Los platos que son elaborados en el momento por el chef del lugar. Estos platos incluyen pastas y pescados con un toque de cocina mediterránea y oriental.

Gordonia Hotel

Sensación de paz y privacidad.

Aunque el hotel estaba casi lleno, salvo en las comidas no sentimos la presencia de nadie más. Los paisajes, ambientes y privacidad, dan la sensacion que que estas solo en el hotel. Sin duda las vistas espectaculares y las colinas de Jerusalem se disfrutan junto a una piscina privada de forma especial. El aire refrescante y claro, un servicio de conserje personal, y un chef dedicado, aseguran un descanso y tranquilidad sin fin. El embriagador aire fresco de la montaña, promete unas vacaciones perfectas con los más altos estándares que se pueden pedir.

 

 

Quieres ver mas fotos de este hermoso lugar?

Solo sigue las flechas en rojo hacia “next page”. Las fotos pertenecen a Itai Sikolsky y Adi Israel.