Ingenieros sin fronteras, estudiantes del Technion haciendo historia en Nepal.

ingenieros sin fronteras

Image Credits: Oficina de prensa del Technion .

Habíamos oído mucho sobre la ONG “médicos sin fronteras” pero nos llamo mucho la atención cuando escuchamos hablar de Ingenieros Sin Fronteras. “Ingenieros Sin Fronteras Technion”, representa el primer capítulo de Ingenieros Sin Fronteras (ISF) de Israel, donde universidades y estudiantes israelíes se suman a este proyecto, en este caso con Nepal.

El grupo ha llevado a cabo un intensivo curso de verano de un mes, sobre “Ingeniería para el Desarrollo de Comunidades”. Esto, en colaboración con el Profesor Bim Prasad Shrestha, de la Universidad de Katmandú y Bernard Amadei, uno de los fundadores de Ingeniería sin Fronteras y el hombre conocido como el padre de la ingeniería para el desarrollo de las comunidades perteneciente a la Universidad de Colorado.

“Este es un programa internacional de estudios de Inglés”, explica el Profesor Marcos Talesnick, fundador y jefe de Ingeniería de (ISF) Technion, que fue establecido en 2008.

“El programa da la oportunidad a los estudiantes para interactuar y tener una verdadera experiencia internacional de ingeniería.

ISF es una organización internacional fundada en 2001 por el profesor Bernard Amadei, que se dedica a fomentar proyectos de energía sostenible en comunidades en desarrollo y desfavorecidos de todo el mundo.

El Technion fundado en 1912, ha abierto el camino para el desarrollo industrial y de infraestructura en Israel, el Technion es parte del motor de propulsión que pone a Israel a la vanguardia de la revolución de la alta tecnología.

La participación del Technion en Nepal se inició en diciembre de 2008 con un viaje de investigación para observar las necesidades de los habitantes del pueblo de Namsaling en la provincia de Ilam.

Esto fue seguido por un viaje dirigido por Talesnick y que dio inicio a un proyecto de instalación de sistemas de reactores de biogás, para el suministro de energía sostenible en zonas rurales de Nepal. Más de 62 unidades se han construido e instalado en los últimos cuatro años, a un costo de menos de USD 32.000.

“Alrededor del 90% de las zonas rurales de nepal producen calor por combustión de madera”, señala Talesnick. “Esto implica la tala de árboles ya que no hay otra fuente de energía en estas áreas. La tala de árboles tiene un efecto negativo sobre el medio ambiente.

Mujeres y niños pasan un promedio de cuatro horas al día en la recogida de madera. El humo generado por la cocción sobre un fuego abierto con un entorno cerrado genera resultados en las mujeres que se traducen en enfermedades respiratorias.

En la elección de nuestro proyecto, decidimos construir algo positivo que ayudaría mucho no solo con el problema de la quema de madera, sine en todo el ciclo completo de sus problemas”.

El biogás puede producirse a partir de casi cualquier material orgánico puesto en un ambiente anaeróbico (sin oxígeno). El resultado es el metano que se puede utilizar para cocinar, iluminación, calefacción y hacer funcionar los generadores.

La idea de los reactores de biogás no es nueva para Namsaling. Sin embargo, el método tradicional de construcción de las estructuras para hacer que el gas consumia mucho tiempo y mano de obra intensiva. Se trata de un pozo pre-construido con tierra, dando forma a una cúpula y luego cubriendo la superficie con hormigón. Después de que se seca el hormigón fundido, se retira la tierra bajo la cúpula.

El equipo del Technion logro mejorar el diseño tradicional. Ellos crearon un marco de peso ligero, modular y reutilizable para la construcción de la cúpula. Doce esteras hechas de secciones de bambú se enrollan en una estructura de acero que se parece a un iglú. Esto proporciona una plantilla en la que se proyecta el hormigón. Después de cuatro días, la trama se desmantela, las esteras “sushi” son enrolladas y pueden ser usados para construir el reactor de biogás siguiente.

Espectaculares Videos:
 

 

“Ahora estamos evaluando el seguimiento de los diferentes efectos de biogás en el pueblo. Nuestro trabajo muestra que los pobladores están utilizando 12 toneladas menos madera por familia o sea 36 kg menos de madera diaria por familia.
Esto es bueno para el medio ambiente.

Además los reactores de biogás impactan sobre la mejora de la calidad del aire y el agua limpia ya los residuos de personas y animales son ahora una mercancía valiosa utilizada como combustible.

Las unidades de biogás también producen fertilizantes. Queremos estudiar el impacto en la salud de la mujer, la calidad del agua, la educación y la economía del pueblo. El proyecto está teniendo ahora un mayor impacto social que solo energía sostenible “, concluye Talesnick.

 

 

 
Te gusta latamisrael.com? Si respondiste “si” Apoyanos tambien en Twitter.