La cirugía para perder peso resulta no ser efectiva a largo plazo.

adelgazar

A nivel mundial, 1900 millones de adultos tienen sobrepeso o son obesos, según la OMS. La obesidad aumenta el riesgo de enfermedades del corazón, diabetes y ciertos cánceres. La cirugía de derivación gástrica es una operación que ayuda a bajar de peso al cambiar la manera como el estómago y el intestino delgado manejan el alimento que se consume. Es una técnica quirúrgica muy popular para adelgazar y que da mejores resultados que las dietas.

La cirugía hace que el estómago quede más pequeño. El cirujano usa grapas para dividir el estómago en una sección superior pequeña y una sección inferior más grande. La sección superior del estómago (llamada bolsa) es el lugar a donde irán los alimentos que usted ingiere.

Esta bolsa es aproximadamente del tamaño de una nuez y almacena menos alimentos. Debido a esto, la persona comerá menos y bajará de peso para poder adelgazar.

Luego se conecta una parte pequeña del intestino delgado a un pequeño agujero en la bolsa. El alimento que se ingiere viajará ahora desde la bolsa hasta esta nueva abertura hacia el intestino delgado. Como resultado de esto, el cuerpo absorbe menos calorías.

Sin embargo, un estudio reciente de un médico israelí advierte que cinco años después de la cirugía de pérdida de peso, los pacientes obesos pueden recuperar muchos de los kilos que inicialmente perdieron, según sugiere este reciente estudio.

Mientras que la cirugía sigue siendo más eficaz para la pérdida de peso duradera que otras alternativas, tales como la dieta y el ejercicio, dice el el autor del estudio el Doctor Andrei Keidar, los hallazgos del estudio sugieren que los médicos aún tienen que aprender más acerca de qué pacientes obtener pueden tener mayor beneficio de las operaciones y qué estrategias puede hacer que los resultados se mantengan a lo largo del tiempo.

“El primer año después de la cirugía suele ser un período de luna de miel que se debe utilizar para acuñar nuevos hábitos, para no recuperar el peso,” dice Keidar, investigador de la Universidad de Tel Aviv,. “No tomen la cirugía como una panacea, y tengan cuidado con los malos hábitos alimenticios.”

La pérdida de peso quirúrgica ha ganado fuerza en los últimos años, pero no está exenta de riesgos. Y con estas operaciones los pacientes pueden sufrir desnutrición.

Sólo en los EE.UU., aproximadamente 180.000 personas se someten a este procedimiento cada año, según la Sociedad Estadounidense de Cirugía Metabólica y Bariátrica (ASMBS).

La operación más común es lo que se conoce como una manga gástrica, que reduce el estómago hasta el tamaño de un plátano, seguido de una cirugía conocida como Roux-en-Y que crea una bolsa del estómago aún más pequeño.

Keidar y sus colegas siguieron a 443 pacientes obesos que siguieron procedimientos de gastrectomía en manga para ver cuánto peso perdieron y si ellos experimentaron mejoras en otros problemas de salud vinculados a la obesidad como la diabetes, la hipertensión y el colesterol alto.

Después de un año, aún los participantes en el estudio habían perdido el 77 por ciento de su peso corporal en promedio, pero se deslizaron de nuevo hacia a su peso original con el paso del tiempo. A los tres años, todavía estaban 70 por ciento de su peso original, pero apenas el 56 por ciento a los cinco años.

Aproximadamente la mitad de los pacientes con diabetes experimentaron una remisión completa después de un año, con su azúcar en la sangre previamente elevado para volver a un rango saludable común en las personas sin la enfermedad.

En esto, también el tiempo juega en contra, con sólo el 38 por ciento en remisión completa después de tres años y sólo el 20 por ciento a los cinco años.

Los participantes experimentaron reducciones significativas en los niveles de lipoproteína de baja densidad (LDL), la mala clase de colesterol, a un año y tres años, pero a los cinco años el cambio era tan pequeño que podría haber sido debido a la casualidad.

Aproximadamente el 46 por ciento de las personas con hipertensión regresó a una presión arterial normal en un año.

Uno de los defectos del estudio fue que muchos pacientes lo abandonaron en diferentes etapas, dejando resultados visibles solo sobre muy pocos participantes a los cinco años, según reconocen los investigadores.

 
Te gusta latamisrael.com? Si respondiste “si” Apoyanos tambien en Twitter.
 

Siguenos en Google plus