Las moscas podrían revelar la raíz del Alzheimer.

moscas

Las neuronas de la mosca podrían revelar la raíz de la enfermedad de Alzheimer, dice un investigador de la Universidad de Tel Aviv. A pesar de ser un fastidio común en el hogar, la mosca de la fruta ha hecho una gran contribución a la investigación genética y el desarrollo de la biología. Ahora, una investigadora de la Universidad de Tel Aviv se está enfocando nuevamente en esta molestia diaria para resolver preguntas sobre cómo las neuronas funcionan a nivel celular. Esto podría ayudar a descubrir los secretos de desórdenes neurológicos como la enfermedad de Alzheimer.

Aproximadamente el 75% de los genes relacionados a enfermedades en humanos se pueden encontrar también en las moscas, dice Ya’ara Saad, una candidata a Doctorado en el laboratorio del Profesor Amir Ayali en el Departamento de Zoología de la Universidad de Tel Aviv y el Colegio Sagol de Neurociencias.

Hay mucha similitud en el funcionamiento del sistema nervioso en ambos organismos, y al observar cómo las redes neuronales de las moscas crecen y funcionan fuera del cuerpo, podemos hallar muchas pistas para determinar la forma en que las células neuronales humanas interactúan y los factores que influencian su viabilidad y fisiología.

El trabajo de Saad, que ha sido publicado en el Journal of Molecular Histology, podría ayudar a los investigadores a comprender mejor cómo las neuronas individuales son física y químicamente alteradas en respuesta a la enfermedad y la intervención terapéutica, y esto podría conducir a nuevos tratamientos.

Probando medicamentos célula por célula.

Saad está explorando cómo las redes neuronales desarrollan una neurona a la vez. En el laboratorio, los investigadores descomponen el sistema nervioso de la mosca en células individuales, aíslan estas células, luego las colocan a cierta distancia una de la otra en una placa Petri.

Luego de unos días, las neuronas empiezan a crecer una hacia la otra y establecer conexiones, y luego migran para formar grupos de células. Finalmente, se reorganizan para formar una red sofisticada, dice Saad. Dado que estos experimentos permiten a los investigadores concentrarse en neuronas individuales, se pueden realizar medidas específicas de proteínas, notar la actividad eléctrica, observar el desarrollo de las sinapsis y ver cómo los cambios físicos toman forma.

Saad y sus investigadores están utilizando esta técnica para observar cómo las enfermedades neurodegenerativas atacan las neuronas y pueden probar varias intervenciones medicinales. En sus experimentos, un grupo de moscas es modificada genéticamente y están utilizando esta técnica para observar las enfermedades neurodegenerativas de modo tal que produzcan un péptido llamado amiloide Beta, que se encuentra en las placas basadas en proteínas de los pacientes con enfermedad de Alzheimer.

Los resultados de estos estudios son luego comparados con aquellos del grupo de control que no ha sido modificado. Ambas cepas de moscas son proporcionadas por el Prof. Daniel Segal del Departmento de Microbiología Molecular y Biotecnología de la Universidad de Tel Aviv.

Estudios previos llevados a cabo con moscas que producen el amiloide Beta mostraron que ellas presentan síntomas de la enfermedad de Alzheimer como problemas motores, capacidades de aprendizaje disminuidas y tiempos de vida más cortos. Mientras este péptido ha sido investigado por algún tiempo, los científicos aún no saben cómo funciona.

Saad dice que su trabajo puede ayudar a desentrañar el misterio de esta función. “Ahora puedo concentrarme en la operación molecular del amiloide Beta dentro de la célula. Puedo observar la disfunción en las sinapsis, monitorear las proteínas involucradas y registrar la actividad eléctrica en una forma mucho más accesible” dijo.

Probar agentes farmacológicos es tan simple como poner la medicación en la placa y hacer el seguimiento del cambio de las células como respuesta, explica Saad. Su próximo paso será probar varias medicinas y buscar un tratamiento que restaure el normal funcionamiento, morfología y componentes químicos de las neuronas.

Moscas, los beneficios de los invertebrados.

Al ser uno de los primeros organismos con que los científicos descifraron el genoma completo, hay una gran cantidad de información genética sobre la mosca de la fruta, lo cual la convierte en un sujeto ideal para su investigación, explica Saad.

A pesar de que el cerebro de la mosca es más simple que el del ser humano, las neuronas tienen el mismo tamaño y estructura, y poseen similar actividad química. Con un tiempo de vida de 30 días en promedio, las moscas tienen un corto proceso de envejecimiento, una consideración importante para el estudio de enfermedades neurodegenerativas.

“Muchos de los descubrimientos básicos en neurobiología han sido hechos con invertebrados. Si se desea ver las cosas a nivel celular, hay muchas ventajas al utilizar estos modelos” afirma Saad. Ella también dice que el usar insectos en vez de mamíferos como sujetos de experimento tiene una ventaja adicional: no es necesaria la aprobación ética hasta que la investigación esté suficientemente avanzada como para continuar en otras especies más sofisticadas”.

 
Te gusta latamisrael.com? Si respondiste “s?” regalanos un “Me gusta” aqu? debajo.