Los elefantes pueden ayudarnos a prevenir el cáncer.

elefantes

Un nuevo estudio estadounidense confirma que los elefantes albergan poderosos genes para prevenir el cáncer. Ahora el grupo de investigación dirigido por el profesor Avi Schroeder del Technion ha sido elegido para dirigir un estudio de investigación para intentar aplicar estos hallazgos a los seres humanos con la esperanza de desarrollar nuevos tratamientos contra el cáncer

El profesor Avi Schroeder de la Facultad de Ingeniería Química en el Technion encabezara una pionera investigación en el tratamiento del cáncer, en base a las conclusiones de un estudio dirigido por el Doctor Joshua Schiffman de la Universidad de Instituto de Cáncer Huntsman de Utah en Salt Lake City, Utah.

El estudio de Schiffman fue publicado el 8 de octubre en el Diario de la Asociación Médica Americana.

Schiffman y sus colegas estudiaron la resistencia al cáncer en los elefantes. Aunque el número de células en el cuerpo de un elefante es infinitamente mayor que el número de células en el cuerpo humano, las tasas de cáncer encontrados entre la población de elefantes se sitúa en menos del 5% en comparación con 25% en los seres humanos.

Schiffman y sus colegas identificaron la explicación más plausible de este fenómeno: la prevalencia de un gen de prevención del cáncer que codifica la proteína p53 donde los elefantes albergan aproximadamente 20 copias del gen en su genoma, mientras que los humanos sólo dos copias del gen p53.

El gen p53 es un gen supresor tumoral que desempeña un papel importante en apoptosis y control del ciclo celular. Un p53 defectuoso podría permitir que las células anormales proliferen dando por resultado cáncer (alrededor de un 50 % de todos los tumores humanos contienen mutaciones en p53).2

p53 pertenece a una familia de factores de transcripción, a la cual pertenecen también p63 y p73. Estas tres proteínas colaboran en una compleja red de interacciones que aún no se conoce en su totalidad. Sin embargo, p53 es ubicuo (se expresa en todos los tejidos), mientras que p63 y p73 presentan especificidad tisular.

Además, parece que todos ellos presentan isoformas, algunas de las cuales funcionan como activadoras, mientras que otras funcionan como negativas dominantes.

“En este momento nos estamos centrando en el descubrimiento de nuevas formas de aplicar estos resultados a los niños y familias en alto riesgo de desarrollar cáncer”, explica el doctor Schiffman.

“Tenemos la intención de aprovechar este conocimiento derivado de la naturaleza para la prevención, diagnóstico precoz y tratamiento del cáncer en los seres humanos – con el fin de traducir la investigación a algo que nos sirva en la práctica.”

Aquí es donde el grupo de investigación del Profesor Schroeder del Technion entra.

Schroeder, quien completó sus estudios postdoctorales con el Prof. Bob Langer en el Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT), está desarrollando vehículos de nanotecnología que dirigen a los medicamentos a tejidos enfermos dentro el cuerpo, evitando al mismo tiempo causar efectos en las células sanas.

“Los tumores secundarios – o cáncer metastásico – son el mayor reto en la lucha contra los tumores “, explica el profesor Schroeder.

“Esto se debe al hecho de que estos tumores son pequeños, impredecible y altamente dispersos, y atacan a un paciente cuando su sistema inmunitario es débil por la lucha contra el tumor primario.

Los vehículos a nanoescala que estamos desarrollando son capaces de localizar el tejido enfermo y permitir la liberación de las drogas que está directamente en el área de específica.”

Ahora el profesor Schroeder y su grupo de investigación tratarán de aprovechar la tecnología para ofrecer el gen p53 en sus variadas formas a los tumores cancerosos en el cuerpo humano.

Schroeder cree que esto puede ser el comienzo de un enfoque revolucionario con ideas del mundo animal que contribuyen al tratamiento de enfermedades humanas.

Schiffman dijo que acoge con satisfacción la ampliación de la colaboración con sus colegas del Technion y está muy entusiasmado con la iniciativa de investigación.

“El profesor Schroeder es un excelente colaborador que se ha comprometido a ayudar a traducir nuestros resultados en beneficio de los pacientes de cáncer.

Como parte de la colaboración entre la Universidad de Utah y el Technion vamos a aprender cómo implementar 55 millones de años de evolución de los elefantes en pacientes con alto riesgo de cáncer”.

Schroeder y sus colegas del norte de Estados Unidos recaudaron más de un millón de dólares para este estudio por parte de las principales organizaciones estadounidenses.

 
app 300

Te gusta latamisrael.com?

Si respondiste “si” Apoyanos tambien en Twitter.
 

Siguenos en Google plus