Tratar la ansiedad infantil sin drogas!

ansiedad

Según la Asociación de Ansiedad y Depresión de Estados Unidos, uno de cada ocho niños sufre de un trastorno de ansiedad. Y debido a que muchos niños ansiosos se convierten en adultos severamente ansiosos, la intervención temprana puede tener un impacto importante en la trayectoria vital de un paciente. El uso de medicamentos psiquiátricos en niños se esta volviendo cada vez mas habitual.

Los psicólogos infantiles siempre están en busca de otras alternativas terapéuticas viables. Ahora el profesor Yair Bar-Haim de la Escuela de Ciencias Psicológicas de la Universidad de Tel Aviv y sus colegas están llevando a cabo un nuevo método para tratar la ansiedad infantil. Sobre la base de un programa de ordenador, el tratamiento utiliza una técnica llamada Attention Bias Modification (ABM) para reducir la ansiedad mediante la elaboración de técnicas para permitirles cambiar sus patrones de pensamiento.

En su ensayo clínico inicial, el programa fue tan eficaz como la medicación farmacológica y con varias ventajas. Los resultados del estudio fueron publicados en el American Journal of Psychiatry.

Los niños se sienten cómodos con las computadoras, explica el profesor Bar-Haim. Y debido a los posibles efectos secundarios de los medicamentos o la dificultad en la obtención de la terapia cognitivo-conductual, dado la necesidad de profesionales altamente capacitados, es bueno tener un método de tratamiento alternativo.

Tratamientos ABM se pueden difundir a través de Internet o ser administrados por personal que no tiene que ser “doctores “. Esto podría ser un cambio de reglas a la hora de proporcionar el tratamiento”, dice.

Las personas ansiosas tienen mayor sensibilidad hacia las amenazas que la persona promedio, una sensibilidad que crea y mantiene la ansiedad, dice el profesor Bar-Haim. Una de las maneras de medir esto en un paciente, o sea patrones de amenaza es el siguiente. Al paciente se le presentan dos imágenes o palabras, una que amenaza y otra neutral.

Estas palabras desaparecen y aparece un punto donde estaba una de las imágenes o textos entonces se le pide al paciente que presione un botón para indicar la ubicación del punto. Un tiempo de respuesta rápido a un punto que aparece en el lugar de la imagen amenazante o indica un sesgo hacia la amenaza.

Para activar esta prueba en una terapia, la ubicación del punto de destino se manipula para aparecer más frecuentemente por debajo de la palabra o imagen neutra. Poco a poco, el paciente comienza a centrarse en el estímulo contrario, la predicción de que aquí es donde el punto va a aparecer va ayudando a normalizar el patrón de sesgo de la atención y reduce la ansiedad.

El profesor Bar-Haim y sus colegas consiguieron la participación de 40 pacientes pediátricos con trastornos de ansiedad en curso y los dividieron en tres grupos. El primero recibió el nuevo tratamiento de ABM, y el segundo sirvió como grupo de placebo ya que el punto aparecía igualmente detrás de las imágenes amenazantes y neutrales, y al tercer grupo se le muestro sólo estímulos neutros.

Los pacientes participaron en una sesión por semana durante cuatro semanas, completando 480 ensayos de exploración de puntos en cada sesión.

Los niveles de ansiedad de los niños se midieron antes y después de las sesiones de formación a través de entrevistas y cuestionarios. Tanto en el grupo placebo como en el grupo de imágenes neutras, los investigadores no hallaron ningún cambio significativo en el sesgo de los pacientes hacia estímulos amenazantes.

Sin embargo, en el grupo ABM, hubo marcadas diferencias en el sesgo de la amenaza de los participantes. Al final de la prueba, aproximadamente el 33 por ciento de los pacientes de este grupo ya no se encontraban dentro de los criterios de diagnósticos de trastorno de ansiedad.

Estas indicaciones sobre el éxito del método en el tratamiento de los niños merecen una mayor investigación, dice el profesor Bar-Haim. En colaboración con el Instituto Nacional de Salud Mental en los estados unidos, un gran ensayo internacional en relación con su programa de ordenador se está llevando a cabo en más de 20 sitios en los cinco continentes.

“Cuantas más opciones existan para los pacientes, los médicos mejor pueden adaptar el tratamiento a las necesidades individuales de sus pacientes, el profesor Bar-Haim observa”. Siempre hay pacientes en los que la medicación o la terapia cognitiva no es una opción viable, explica.

“Los trastornos psicológicos son complejos, y no todos los pacientes responden bien a cada tratamiento. Es muy bueno contar con métodos nuevos que tienen una base en la neurociencia y evidencia clínica.”

Fuente: Universidad de Tel Aviv.

 
app 300

Te gusta latamisrael.com?

Si respondiste “si” Apoyanos tambien en Twitter.
 

Siguenos en Google plus