Trophy parece ciencia ficción pero es real. (Video de Domingo)

trophy

Israel ya comenzó a instalar el Sistema anti-misiles Trophy en ejercicios militares. Al día de hoy ha salvado muchas vidas y es todo un éxito.

Cuando de niños veíamos las series de ciencia ficción, donde las naves generaban un “campo de fuerza” para protegerse de los ataques enemigos, nunca pensamos que llegaríamos a ver tal cosa convertida en realidad. Al menos yo jamás lo imagine.

Trophy o “Rompe Vientos” como se traduce literalmente de su nombre en hebreo es el nuevo sistema de defensa anti-proyectil que ya fue desplegado en recientes ejercicios mecanizados de las fuerzas de defensa de Israel. Trophy, también conocido como Meil Ruach es un sistema de protección activa diseñado para proteger vehículos blindados ligeros y pesados contra varios tipos de cohetes y misiles anti-tanque.

El sistema se compone de 3 elementos: Detección de amenazas y seguimiento, lanzamiento e interceptación. Los sensores ubicados en diferentes partes del vehículo protegido cubren los 360 grados alrededor del mismo. La neutralización final de un proyectil en aproximación, se realiza si es identificado como amenaza. De ser así, agentes neutralizadores son disparados en curso de interceptación.

Trophy es el resultado de 10 años de esfuerzo colaborativo entre Rafael Advanced Defense Systems y el Grupo Elta de Israel Aircraft Industries.

El sistema Trophy viene siendo exitosamente probado desde diciembre del 2010, cuando un misil anti-tanque fue disparado contra un tanque rector de combate Merkava Mark 4 equipado con el sistema. El tanque pertenecía a la Brigada 401 del Cuerpo Bindado israelí, y abordo se encontraba el comandante de la brigada.

Las Fuerzas de Defensa Israelies completaron el despliegue de tanques de combate Merkava Mk. 4 equipados con Trophy. Estos sistemas han sido incorporados en los blindados del Batallon 9, de la Brigada Blindada 401, la que según reporta The Jerusalem Post, tiene posiciones cerca de la franja de Gaza.

Se asume que el “Trophy” es el primero de una serie de sistemas de “defensa activa” que alcanza el estado de operatividad. Este tipo de tecnología apunta a neutralizar los misiles antes de que impacten su objetivo.

La nueva tecnología tiene la capacidad de detectar y derribar los proyectiles disparados en contra de los tanques antes de que choquen contra la superficie blindada.

Si los investigadores tienen éxito, el sistema “Trophy” podría alterar drásticamente la relación de fuerzas en una guerra entre Israel y las guerrillas de Jezbolá, en el Líbano, o con milicianos de Hamas, en la Franja de Gaza. También podría afectar los sistemas de defensa de Estados Unidos y las tropas extranjeras en Irak y Afganistán.

La empresa israelí Rafael, productora del “Trophy”, señala que el sistema se ha estado desarrollando por años, pero que la amarga experiencia que tuvo Israel en la guerra con la guerrilla de Jezbolá en el 2006 le dio el empujón final al proyecto.

Los creadores del nuevo sistema señalan que éste puede detener cualquier misil del arsenal de Jezbolá, que destruyó docenas de tanques israelíes y mató a 19 de sus tripulantes durante el mes que duró la guerra.

 

 

Por otro lado consultados respecto a los progresos que el enemigo pueda desarrollar para “burlar” a Trophy, comentaron, “es cierto habrá progresos en ese sentido, pero mientras tanto nosotros también progresaremos, lo importante es mantenerse siempre un paso adelante.

Trophy es el resultado de 10 años de investigación conjunta entre la industria RAFAEL y el grupo Elta de las Industrias Aeronáuticas de Israel. Los desarrolladores afirman que es el mejor diseño de este tipo el primer sistema completamente operacional en occidente.

Los rusos desarrollaron el primer sistema de protección activa entre 1977 y 1982, el “Drodz”, que utilizaba radares de ondas milimétricas para captar el acercamiento de un misil y disparaba un conjunto de granadas de fragmentación para destruirlo a distancia. Se cree que el Drodz tuvo una tasa de efectividad del 80% contra cohetes y granadas propulsadas en la guerra de Afganistán, pero tenía algunas limitaciones, como el hecho de que las tropas de infantería no podían acompañar a los tanques, pues corrían el riesgo de morir por la lluvia de metralla resultante.

La experiencia les ayudó a desarrollar el sistema de protección activa “Arena”, que usa mejores radares y computadoras para calcular las trayectorias de los cohetes, y armas dispuestas alrededor de la torreta del tanque que se disparan automáticamente. La infantería puede acompañar a los tanques siempre y cuando se mantengan alejados 30 metros de los mismos.

 

 

 

Te gusta latamisrael.com?

Si respondiste “si” Apoyanos tambien en Twitter.
 

Siguenos en Google plus

 
app 300