in

Un secreto que te ayudará a pensar mejor y resolver problemas.

resolver problemas

Créditos de las imagenes: Brooke Cagle.

Resolver problemas en la escuela, el trabajo o el hogar es una tarea que merece ser tomada en serio.

Un método tan simple como potente ha sido descubierto por neurocientíficos de Israel.

Hoy les compartimos este gran secreto un par de lineas debajo. Lo prueban y nos dejan sus comentarios al final de la nota.

Décadas de investigación han indicado que la anatomía única del sistema olfativo apoya una fuerte conexión de “olor-emoción-memoria”. Es decir, a diferencia de todas los otros sentidos, la entrada de olores no se transmite primero a través del tálamo antes de llegar a la corteza. Va directamente al sistema límbico, una región del cerebro típicamente asociada con el procesamiento de la emoción y la memoria.

Que significa esto y como me ayuda a resolver problemas?

Un grupo de neurocientíficos de Israel, dirigidos por el profesor Noam Sobel, ha demostrado que el acto de inhalación nasal puede ayudarnos a pensar mejor. Tan simple y tan potente como respirar profundo antes de intentar resolver problemas de cualquier tipo.

Los científicos de Israel publicaron recientemente un estudio que muestra que nuestro sistema olfativo puede dar forma a la evolución de la función cerebral. Esto es mucho más allá de la forma básica en que la mayoría de nosotros pensamos en la utilidad de nuestras narices y vías respiratorias en términos de olfato y respiración.

Los científicos determinaron que la inhalación, en particular, ayuda a resolver problemas.

Puede que esto sea lo que realmente significa la palabra “inspiración“. Podemos entender ahora a la inspiración como el acto de respirar profundamente y accionar partes del intelecto que antes no estaban activadas.

El olfato es el sentido más antiguo que ha evolucionado entre los humanos. Los científicos han teorizado que debido a su primacía entre otras funciones sensoriales, el olfato efectivamente “establece el tono” para el posterior desarrollo del cerebro y el procesamiento sensorial.

El profesor Sobel plantea la hipótesis de que la inhalación, en sí misma, podría preparar al cerebro para la cognición. En esencia, prepara al cerebro para recibir información. Pensamos mejor cuando nos inspiramos.

Para probar esta hipótesis, el laboratorio de Sobel hizo que participantes de un estudio realizaran tareas cognitivas no emocionales.

Mientras tanto los científicos midieron el flujo de aire nasal y registraron la actividad cerebral mediante electroencefalografía (EEG).

Los científicos descubrieron que los participantes tendían inconscientemente a comenzar el inicio de sus esfuerzos cognitivos con la inhalación nasal.

Cuando la tarea más simple, se propuso encubiertamente para coincidir específicamente con la inhalación o exhalación de los participantes, los resultados fueron aún más fuertes. La inhalación al inicio de la tarea reporto de forma contundente un mejor rendimiento.

Usar la nariz para pensar mejor y resolver problemas

Cabe destacar que la inhalación sincronizada a través de la boca no tuvo impacto en el rendimiento cognitivo.

Si bien el beneficio de sincronizar la respiración con la actividad a desarrollar es bien conocido por ejemplo por los atletas, los beneficios para tareas intelectuales son menos conocidos.

Si respiramos mejor, pensaremos mejor. Este estudio puede señalar el camino hacia el desarrollo de ejercicios de respiración que logren mejorar el aprendizaje y la concentración. Al mismo tiempo se pueden crear métodos para ayudar tanto a niños como a adultos con trastornos de déficit de atención y aprendizaje.

Inhalar para resolver problemas.

 

 

 

Quieres conocer mas tecnología israelí?

Si respondiste “si” Sumanos también en Twitter.
 

Un comentario

Contestar comentario
  1. Intuitivamente, coincido con denotar los beneficios de inhalar nasalmente, lo más regular y sereno posible; más que como táctica ocasional de relajación y/o estímulo, como actitud habitual en la vida diaria.

Dejanos tu comentario: