La primera mujer beduina en el mundo que se recibe de doctora es Israelí.

beduina

Crecer como mujer siendo beduina puede presentar muchos desafíos. Incluso hoy en día, la sociedad beduina carece de un sistema educativo fuerte, sigue apoyando los matrimonios forzados de niñas menores de edad, e impone restricciones culturales a las mujeres que trabajan fuera del hogar. Sin duda una situación cuanto menos compleja.

Al mismo tiempo, existen programas como el de la Universidad Ben Gurión de Estudios y Desarrollo de beduinos que están empezando a cambiar esta situación y logrnado una mejor vida para estas mujeres. Cuando el centro se fundó en 1997, no había mujeres beduinas estudiantes en la Universidad Ben Gurión, (y posiblemente en ninguna otra del mundo).

“Si usted viera una persona caída, ¿no le ayudará a levantarse? “, Se pregunta Robert Arnow, quien ayudó a fundar el centro, con de duro trabajo, becas y servicios de apoyo para estudiantes beduinos, (con énfasis en las mujeres). Hoy en día, más del 60 por ciento de los 268 estudiantes beduinos que buscan su primer título en la Universidad Ben Gurión son mujeres.

“Así es como me imaginaba a la comunidad beduina. Alguien tenía que ayudarlos”, dice Arnow. La doctora Rania Okby, graduada de BGU, es la primera doctora beduina en el mundo.

Ella es un ejemplo de una historia de éxito para todos los beduinos. Okby representa la convergencia de dos mundos: la antigua tradición beduina y la sociedad israelí moderna. Ella fue capaz de graduarse en 2004 gracias al programa que ofrece BGU. Por supuesto, su camino no estuvo exento de desafíos.

La primera mujer beduina que se recibe de doctora.

 

Durante sus estudios, Rania Okby tuvo que lidear entre su casa y la Universidad. “Fue la cosa más difícil”, dice ella.”A partir de las 08 a.m. hasta las 4 p.m. yo estaba en el mundo occidental y de 4 pm hasta el día siguiente, el mundo tradicional. Se crean una gran cantidad de conflictos” .

Okby recuerda sentir una enorme presión para tener éxito, en la creencia de que si ella no lograba salir adelante durante sus primeros años de estudios, quizás ninguna otra mujer beduina tendría el coraje para llevar a cabo lo que en última instancia hizo.

Ella optó por estudiar medicina fetal maternal porque ella se enamoró del “ciclo del embarazo hasta el nacimiento”, durante su primer año como estudiante de medicina. En este papel, sin embargo, ella ha encontrado otros beneficios, incluyendo la capacidad de influir en su sociedad.

Okby dice que se desempeña como psicóloga informal, socióloga, consejera y asistente social, y que sus pacientes se sienten cómodas para conversar sobre sus problemas maritales y otras preocupaciones porque confían en ella.

“Tengo un papel muy importante. Cuando hablo con mis pacientes, les traigo ejemplos de nuestra tradición, y luego se me escucha más.

Okby señaló que la tasa de natalidad de la comunidad beduina en promedio es de seis hijos por mujer.

Rafi Rone, dice que hay una fuerte correlación entre tener modelos positivos y de éxito entre las mujeres.

“He oído un montón de mujeres diciendo:” Quiero que mis hijas sean como vos. Ellas están orgullosas y contentas de tenerme como su médico,”dice Okby, quien cree que representa una nueva generación de mujeres beduinas.

Establecido en 1997, el Centro Arnow Robert de Estudios para mujeres beduinas y su desarrollo ha ayudado a estudiantes beduinos en BGU a lograr obtener con éxito sus carreras académicas.

 
Fuente & Créditos fotográficos: BGU
 

 
Te gusta latamisrael.com? Si respondiste “si” Apoyanos tambien en Twitter.
 

 

 

Tu dirección de correo para suscribirte a latamlsrael por mail: