Perú incorpora módulo de educación ambiental desarrollado en Israel.

Perú

El ministro de educación de Perú anunció recientemente que incluirá dentro del plan de estudios de sus escuelas el programa educativo llamado Planeta azul, desarrollado en Israel. Planeta azul, el cual utiliza un enfoque práctico para aprender sobre los ciclos del agua en nuestro planeta, fue reconocido por Unesco como programa ejemplar de educación ambiental.

El desarrollador del proyecto, el Profesor Nir Orion, del Departamento de Enseñanza de la Ciencia del Instituto, estuvo recientemente en Perú dirigiendo un taller para los maestros.

“Aprender es un proceso natural”, dice Orion, “un instinto con el cual casi todos los animales nacen. Sin embargo, como todos los instintos, sólo entra en acción cuando se necesita. Muchos niños no aprenden bien en la escuela, ya que es un sistema creado para cumplir con los requisitos del sistema y no de los niños.”

Orion cree que el instinto de aprendizaje puede ser despertado al crear una conexión entre el mundo del estudiante y el tema de estudio. Así, su enfoque educativo incluye, entre otras cosas, la exploración del ambiente natural y humano que existen más allá de las aulas. Clases impartidas de esta manera, que tienen un significado para el estudiante, son internalizadas y por lo tanto son “verdaderamente aprendidas”.

A pesar de que los principios básicos del programa Planeta azul son constantes, el programa es adaptado a cada país por Orion, quien investiga cada región construyendo una narrativa local como guía del curso. Sus “archivos de trabajo” cuentan historias de varios países como Argentina, Chile, Estados Unidos, India, Portugal y, por supuesto, Israel.

En Perú, por ejemplo, él observó que, a pesar de que llueve mucho, la percepción es que la región sufre de falta de agua. Así, el taller se enfoca, entre otras cosas, en el tema de cuencas de desagüe en zonas pobladas. Planeta azul es parte del programa de ciencia Pensando en ciencia – entendiendo el ambiente.

Las técnicas de Orion incluyen clases tanto fuera como dentro del aula. “Algunas cosas no pueden ser enseñadas de manera significativa en un aula”, afirma Orion. “Cuando se aprovecha el ambiente fuera de clase, la curiosidad y el interés crecen.

En ese momento los estudiantes empiezan a hacer preguntas.” El objetivo final es dar a los estudiantes las herramientas para pensar de manera analítica, para hacer observaciones de campo y en el laboratorio, para llegar a conclusiones y presentar sus resultados a otros.

“Si ellos adquieren la habilidad de integrar informaciones, procesarlas lógicamente para adquirir conocimientos y poderlos presentar de forma oral y escrita”, dice Orion, “van a estar preparados para la vida.”

 
app 300

Te gusta latamisrael.com?

Si respondiste “si” Apoyanos tambien en Twitter.
 

Siguenos en Google plus