Regenerar tejidos y órganos internos en dos semanas.

Regenerar tejidos

La amplia gama de poderes regenerativos dentro del reino animal tiene fascinado a los científicos desde el siglo 18.

De hidras a lagartijas, la notable capacidad de ciertas especies para regenerar partes de su cuerpo y, recuperar parte o la totalidad de su forma ha presentado oportunidades invaluables para la investigación sobre la señalización celular humana, el desarrollo y la adaptación.

Es que para todas las especies la supervivencia es más que un tema serio, y si para sobrevivir tuviéramos que renunciar a una parte de nuestro cuerpo por ejemplo el estómago, sería un gran problema, a menos que pudiéramos regenerarlo en pocos días.

Un reciente estudio de la Universidad de Tel Aviv publicado en informes científicos explora la capacidad de la ascidia tropical Policarpa mytiligera, un organismo común de arrecifes de coral, que logra expulsar y regenerar su intestino en 12 días y reconstruir su órgano de filtración, el saco branquial, dentro de 19 días.

Con la expulsión de sus entrañas generan ub mal sabor, con lo que las ascidias pueden alejar a los peces que las amenazan, de este modo disparan los tractos digestivos de sus cuerpos cuando se sienten amenazados. Esto parece disuadir a los peces cercanos de tomar un bocado.

La Policarpa mytiligera es una pequeña criatura con forma de tubo llamada ascidia. Reside en aguas tropicales de los océanos Índico y Pacífico. Con su base pegada firmemente a un arrecife de coral u otra superficie, se alimenta filtrando las partículas de la corriente que pasa.

La Doctora Noa Shenkar y su estudiante Tal Gordon del Departamento de Zoología de la Facultad de Ciencias de Historia Natural y el Centro Nacional de Investigación de la UTA observaron un patrón recurrente que como resultado produce un rejuvenecimiento de las ascidias del Golfo de Aqaba.

El organismo es un “filtro- ” que se alimenta de las partículas de materia y de los alimentos suspendidos del agua, normalmente haciendo pasar el agua a través de una estructura filtrante especial.

“Las Policarpas son las especies ascidia más abundantes en el Golfo de Aqaba y una de las más abundantes en el mundo”, dijo Shenkar. “En el proceso de estudiarlos nos dimos cuenta nos tiraban algo y luego inmediatamente se encogen y permanecen altamente contraidas y camufladas. Estaba segura de que habían muerto, pero algo me dijo que siguiera observando.

“Efectivamente, cuatro días más tarde, los organismos recuperaron su composición – como si hubieran vuelto a ‘renacer'”, dijo Shenkar. “Todo esto fue muy inesperado.”

Los investigadores llevaron a cabo la mayor parte de su estudio bajo el agua, marcando los organismos luego de filmar el proceso. Ellos observaron las muestras para descubrir cómo fueron expulsadas las, si sobrevivieron tras la evisceración; y si y cómo reconstruyeron sus órganos.

Una cosa que los investigadores querían saber era cómo expulsan las ascidias sus entrañas. Los investigadores apretaron suavemente las ascidias con sus dedos, sabiendo que esto podría provocar una explosión del intestino debido a que “las primeras veces la evisceración ocurrió por error”, dice Shenkar, cuando los investigadores trataron de arrancar las ascidias de sus hogares.

Ellos encontraron que la polycarpa rompe su saco branquial para expulsar su tracto digestivo. Usando presión mecánica ligera de contracción, luego camuflándose como si estuviera “muerto”.

De 66 interacciones, el 47% respondieron disparando sus entrañas, la presión de algo sobre ellos es aparentemente suficiente para causar alarma.

 

 

Tener el interior en el exterior es una situación de emergencia para la mayoría de los animales, pero las ascidias no estaban demasiado molestas. Todo su metabolismo depende de los órganos que acaban siendo sacrificados, señala Shenkar. Sin embargo, cuando los científicos volvieron a ver a los animales asustados, observaron que sus cuerpos quedaron fuertemente apretados juntos por un día o dos, luego se abrieron poco a poco hacia arriba. Después de una semana, los animales parecían normales desde el exterior.

Después de 12 días, los científicos encontraron totalmente nuevos estómagos en las ascidias disecadas. Estos tubos digestivos ya tenían heces en ellos, mostrando que estaban de vuelta a la normalidad.

“En el observatorio submarino, observamos pescados (que no habían comido por un día) dando vueltas, pero ninguno de ellos siquiera se acercó al tracto digestivo expulsado”, dijo Shenkar.

Aunque estos manjares resultaron desagradables para los peces ballesta y el pez globo, el análisis químico de los investigadores no reveló niveles significativos de compuestos tóxicos en los órganos expulsados. Es posible que el tracto digestivo contenga otros compuestos que son desagradables para el pescado, que no se detectan en un análisis químico regular.

La evisceración del polycarpa ofrece una oportunidad única para profundizar en el conocimiento y revivir el estudio de la evisceración en ascidias. Pero quizás lo más importante, los resultados del estudio establecen una plataforma sólida para estudiar la regeneración del tracto digestivo humano en sus aspectos moleculares, celulares, y de desarrollo.

“Todas las señales apuntan a la evisceración como mecanismo de defensa, pero esto también es importante y relevante para la investigación humana. Es posible que la comprensión de las vías de regeneración en las ascidian pueden apuntar a nuevas direcciones prometedoras en la investigación deregeneración de los tejidos blandos en humanos.”

El cuerpo humano y la acción corporal de la ascidias tienen muchos procesos bioquímicos y celulares básicos. Estudiar la Polycarpa como un organismo modelo proporcionaría información sobre el funcionamiento de otros organismos, así como un modelo in-vivo para la investigación del sistema inmune humano y su regeneración.

“Esta información seguramente se puede utilizar para estudiar diferentes vías bioquímicas implicadas en la regeneración de los tejidos blandos,” concluyó Shenkar.

 
 

Te gusta latamisrael.com?

Si respondiste “si” Sumanos tambien en Twitter.
 

Siguenos en Google plus

 
app 300