in

Apps para compartir alimentos podrían reducir el desperdicio de alimentos y la contaminación.

desperdicio de alimentos

Créditos de las imagenes: Dani Machlis/BGU.

El uso de aplicaciones (apps) para compartir alimentos podría reducir significativamente las toneladas de alimentos que se tiran cada año. Ademas esto ayudaría a controlar el aumento de los gases de efecto invernadero.

Todo esto según un nuevo estudio dirigido por investigadores de Israel.

Los hallazgos acaban de publicarse en Nature Communications.

La doctora Makov dirigió un equipo de investigadores de la Universidad de Yale, la Universidad de Harvard, el Boston College y la Universidad de California Davis.

La pérdida mundial de alimentos comestibles después de la cosecha se estima en 1.300 millones de toneladas métricas al año.

Eso representa el 8% de las emisiones de gases de efecto invernadero, el 20% del consumo de agua dulce y el 30% del uso de la tierra agrícola.

En la UE y los EE. UU., el promedio de desperdicios domésticos esta entre 124-154 kg / capita de alimentos cada año, alrededor del 10% del gasto anual en alimentos de los hogares.

“En conjunto, esto representa un desperdicio extraordinario de recursos y dinero, sin mencionar la parodia ética de desperdiciar un tercio de la cosecha mundial de alimentos, mientras que uno de cada nueve humanos en la Tierra sufre de desnutrición crónica”, dice Makov.

Desperdicio de alimentos y la contaminación

La corta vida útil de muchos alimentos hace que su redistribución sea particularmente desafiante.

La economía compartida es especialmente adecuada para esta tarea, dada su escalabilidad, flexibilidad y capacidad de igualar rápidamente la oferta con la demanda.

La Dra. Makov y sus colegas analizaron datos sobre 170,000 publicaciones en la principal aplicación para compartir alimentos entre pares: OLIO.

Descubrieron que más del 60% de los artículos enumerados fueron de hecho recolectados.

Las personas comparten artículos como ser productos horneados (29%), productos básicos de cocina y despensa (17%), productos frescos (16%) y alimentos preparados (13%).

Según sus cálculos, se compartieron 91 toneladas de alimentos entre abril de 2017 y octubre de 2018.

“Si bien ese número palidece en comparación con el total global, estos hallazgos junto con nuestros cálculos ambientales indican que compartir alimentos puede ayudar a combatir el cambio climático y los beneficios potenciales de ampliar tales actividades”, dice Makov

“La gente esta bastante dispuesta a aceptar alimentos de extraños”, agrega Makov, “y aunque compartir alimentos es una práctica de larga data, las aplicaciones digitales hacen que compartir con extraños sea más barato y más fácil. Por lo tanto se hace posible en una escala mucho mayor que nunca”.

La investigación fue parcialmente apoyada por la Fundación Alfred P. Sloan, el Instituto de Estudios Biosféricos de Yale y Nature Conservancy.

Puedes leer la version en Ingles aquí / English version available here.

 

Quieres conocer mas tecnología israelí?

Si respondiste “si” Sumanos también en Twitter.
 

Comments

Dejanos tu comentario:

Loading…

0