in

Tus cambios hormonales a lo largo del año.

cambios hormonales

Sera que nuestros cambios hormonales dependen de las estaciones del año? Nuestras mentes pueden verse afectadas por las largas noches de invierno o las flores de primavera, pero qué pasa con nuestros cuerpos? Un nuevo estudio del Instituto israelí revela que nuestras hormonas también siguen un patrón estacional.

Al analizar los datos sobre varios tipos de hormonas de millones de análisis de sangre, los investigadores descubrieron que algunas hormonas alcanzan su punto máximo en invierno o primavera, y otras en verano.

Esta investigación, que fue publicada en Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS), proporciona una imagen amplia y dinámica de la producción de hormonas. Abarca las hormonas relacionadas, por ejemplo, con la fertilidad, pero también hormonas como el cortisol, que son en su mayoría de corta duración y no se cree que sean estacionales.

Alon Bar dirigió el estudio junto con Avichai Tendler, ambos son estudiantes.

Alon y su grupo han desarrollado herramientas matemáticas para descubrir patrones en grandes datos biológicos, por lo que cuando un estudio que habían realizado y que se centró en una sola hormona, el cortisol, comenzó a revelar un patrón estacional sorprendente, el equipo de investigación decidió ver si otras hormonas podrían también fluctúan estacionalmente.

Estudio masivo.

Se dirigieron al Prof. Amos Tanay, quien tiene acceso a una base de datos de la organización de  salud Clalit.

Clalit es la HMO más grande de Israel y permite a los investigadores realizar estudios biomédicos a gran escala mientras se preserva por completo el anonimato de los pacientes.

El equipo analizó los niveles de hormonas en hombres y mujeres de entre 20 y 50 años, en millones de análisis de sangre clasificados según los meses del año.

El equipo estimó que finalmente habían analizado 46 millones de personas/año.

Los resultados para cada hormona se promediaron en hasta seis millones de análisis de sangre diferentes. Los investigadores rastrearon 11 hormonas diferentes, incluido el cortisol (una hormona del estrés liberada por las glándulas suprarrenales), hormona tiroidea, hormonas de reproducción y basadas en el sexo y una hormona del crecimiento producida en el hígado.

En promedio, todas estas hormonas exhibieron picos y caídas durante el año con una variación estacional de alrededor del 5 por ciento.

Cambios hormonales a lo largo del año.

Pero la sorpresa fue la forma en que algunas alcanzaron su punto máximo en diferentes momentos.

Por ejemplo, las hormonas testosterona y estradiol, una más prevalente en los hombres y la otra en las mujeres, eran imágenes especulares entre sí.

Es decir, en los hombres, la testosterona alcanzó su punto máximo en enero y nuevamente, un poco más baja, en agosto; y en las mujeres, el estradiol siguió el mismo patrón.

Por el contrario, la testosterona en las mujeres y el estradiol en los hombres alcanzaron su punto máximo más cerca de abril y descendieron en el verano. Por lo tanto, el hecho de que se conciban más niños en ciertas estaciones puede tener más que ver con el equilibrio hormonal que con el florecimiento de las flores en los campos.

La diferencia entre las hormonas que alcanzan su punto máximo en invierno-primavera y las que esperan el verano fue más confusa.

Estas hormonas se producen en la pituitaria, en la base del cerebro, y envían mensajes a los órganos reproductores, las glándulas suprarrenales y otros órganos que luego afectan o controlan las funciones o reacciones corporales.

Hormonas que actúan directamente sobre el cuerpo.

Los investigadores llaman a estas segundas hormonas hormonas efectoras. Es decir, las hormonas que actúan directamente sobre el cuerpo. Diseñaron un modelo matemático para explicar por qué estos dos tipos de hormonas, que están directamente relacionadas, deberían tener diferentes temporadas altas y bajas.

Las hormonas efectoras como el cortisol y las hormonas pituitarias, explica Bar, afectan no solo el metabolismo y las funciones del cuerpo, sino también las masas de los órganos mismos que secretan las hormonas.

Es decir, las hormonas pituitarias que estimulan las glándulas suprarrenales para producir cortisol también hacen que estas glándulas crezcan.

Pero el cortisol producido en las glándulas suprarrenales hace que la pituitaria se encoja, lo que eventualmente reduce la cantidad de estimulación de las glándulas suprarrenales, que se encogen y así sucesivamente en un bucle continuo.

El crecimiento dinámico y la contracción de tales glándulas es un fenómeno conocido, y los investigadores pudieron vincular los estudios que miden las glándulas con las fluctuaciones hormonales que habían observado.

Debido a que todo el proceso se lleva a cabo gradualmente durante semanas y meses, crea un desfase de tiempo entre el invierno y el verano y viceversa, y esto explica las diferencias en los picos entre los dos grupos de hormonas.

Si bien la causa exacta de este ciclo no fue el tema del estudio, el equipo cree que la melatonina, una hormona producida en el cerebro que es activada por la luz y la oscuridad, es muy probablemente la “manecilla” que establece este reloj de un año en movimiento.

Y suponiendo que este sea el caso, esperarían que los patrones que encontraron en la población israelí fueran seis meses antes (o después) en el hemisferio sur, y que se encontrarían picos y valles más fuertes en la población que vive más al norte, donde la duración del día entre estaciones y, por lo tanto, la producción de melatonina difiere mucho más que en Israel.

“Si viéramos una diferencia del 5 por ciento en Israel, podría ser más del 15 por ciento en el norte de Europa”, dice Bar.

El equipo, de hecho, encontró alguna evidencia en la literatura sobre el cortisol del Reino Unido, Suecia y Australia para respaldar esta idea.

“No es tan sorprendente que nuestras hormonas tengan ciclos estacionales”, agrega Alon.

“Muchos animales que viven en climas templados tienen ciclos fuertes, por ejemplo, todos dan a luz en la misma estación.

Creemos que nuestros sistemas hormonales tienen ‘puntos de ajuste’ que producen picos, por ejemplo, en el estrés o las hormonas reproductivas, y estas pueden ser adaptaciones que evolucionaron para ayudarnos a hacer frente a los cambios estacionales en nuestro entorno”.

Quieres conocer mas tecnología israelí?

Si respondiste “si” Sumanos también en Twitter.

Comments

Dejanos tu comentario:

Loading…

0