in

Como es posible que el estreñimiento nos ayude a diagnosticar Parkinson?

estreñimiento

Es posible que el estreñimiento nos ayude a diagnostiar Parkinson? Si bien la enfermedad de Parkinson es uno de los trastornos neurológicos más comunes, los médicos aún carecen de una metodología de laboratorio validada, o biomarcador, para diagnosticarlo definitivamente.

Más bien, los neurólogos se basan principalmente en un diagnóstico clínico que se basa en la aparición de síntomas motores específicos que indican que un paciente padece la enfermedad.

Lo que da lugar a los síntomas motores es la pérdida de células dopaminérgicas en el cerebro.

Desafortunadamente, cuando se diagnostica la enfermedad, se pierden demasiadas células de dopamina, lo que limita las posibilidades de recuperación.

En cambio, los tratamientos disponibles se dirigen a los síntomas de la enfermedad de Parkinson, pero no pueden revertir la progresión de la enfermedad.

Un descubrimiento reciente de un equipo de Israel dirigido por el profesor Joshua Goldberg ha identificado con éxito una cadena de eventos celulares y fisiológicos que tienen el potencial de proporcionar algo de ayuda en el diagnóstico de la enfermedad años antes.

Específicamente, la investigación realizada en colaboración con el profesor Jochen Roeper de Alemania y publicada en la revista Science Advances, plantea la hipótesis de que una posible clave para diagnosticar la enfermedad de Parkinson antes es comprender mejor el proceso fisiológico subyacente al estreñimiento,

Se trata de un Síntoma no motor común, aunque no se suele discutir, del Parkinson.

Es importante destacar que el estreñimiento puede ser anterior al diagnóstico hasta en 20 años.

Descubrimiento que se remonta a 1912.

El camino hacia este último descubrimiento se remonta a 1912, cuando el Dr. Friedrich Lewy publicó por primera vez la existencia de una acumulación de pequeños depósitos de desechos de proteínas dentro de las células cerebrales llamadas cuerpos de Lewy.

Hace veinte años, los investigadores profundizaron en este hallazgo y describieron cómo estos cuerpos de Lewy se diseminan por el cerebro de los pacientes de Parkinson.

Pero si bien este hallazgo se consideró potencialmente innovador, los cuerpos de Lewy siguen siendo clínicamente inaccesibles, lo que impide la capacidad de determinar si una persona los tiene, a pesar de que pueden estar al acecho en el cerebro durante muchos años antes del diagnóstico.

Por lo tanto, la ciencia se centró en tratar de vincular la acumulación de cuerpos de Lewy con síntomas no motores específicos conocidos del Parkinson.

Estos incluían ansiedad, trastornos del sueño, pérdida del sentido del olfato y, en particular, estreñimiento.

Los científicos propusieron que los cuerpos de Lewy se estaban acumulando en áreas específicas del cerebro y matando las células cerebrales que controlan el funcionamiento saludable de partes relevantes del cuerpo.

Curiosamente, uno de los primeros lugares donde se encuentran los cuerpos de Lewy en el cerebro es un área que afecta la motilidad gastrointestinal, lo que proporciona una posible explicación del estreñimiento en los pacientes de Parkinson.

El problema con esta proposición es que los cuerpos de Lewy no necesariamente matan las células cerebrales y, en cambio, pueden representar el mecanismo de afrontamiento de las células.

Por lo tanto, el equipo del profesor Goldberg buscó una explicación mecanicista que vincule a los cuerpos de Lewy con el estreñimiento que no dependa de que maten las células cerebrales.

Con este fin, el equipo del profesor Goldberg sobre expresó una proteína específica, la alfa-sinucleína, que ya se sabía que se agregaba como el componente principal de los cuerpos de Lewy, en las células del cerebro de los ratones que controlan la motilidad gastrointestinal.

El resultado fue que la sobreexpresión de la proteína hizo que estas células cerebrales se encogieran y su actividad eléctrica se ralentizara, lo que afectó directamente las propiedades fisiológicas que llevaron al estreñimiento.

Por tanto, es probable que este sea el proceso que también ocurre en los seres humanos en las primeras etapas de la enfermedad de Parkinson.

Según el profesor Goldberg, “hasta donde sabemos, esta es la primera vez que alguien ha descrito una cadena causal de eventos que conectan cómo la proteína alfa-sinucleína impacta en las células cerebrales y los primeros síntomas que conocemos desde hace mucho tiempo son anteriores a esta enfermedad”.

A nivel de diagnóstico, dice que este hallazgo puede ayudar a los médicos a detectar la enfermedad más temprano en el futuro.

“Piense en un paciente de 55 a 60 años que sufre de estreñimiento.

Es posible que algún día diseñemos una prueba basada en los cambios neuronales que descubrimos para determinar si hay un factor neuronal en juego que podría insinuar el Parkinson”.

Esto sigue siendo aun hipotético.

Si bien admite que esto sigue siendo hipotético, “algún día en el futuro confiamos en que seremos capaces de identificar una variedad de biomarcadores -incluidos los fisiológicos, como el que proponemos- que nos permitirán diagnosticar la enfermedad de forma definitiva y lejana antes de lo que somos capaces actualmente”.

El potencial de un diagnóstico tan precoz es enorme porque en la actualidad no existen terapias capaces de detener la progresión de la enfermedad.

La esperanza es que con la intervención temprana, ciertas terapias que no tienen éxito en una etapa posterior puedan detener el progreso.

 

Quieres conocer mas tecnología israelí?

Si respondiste “si” Sumanos también en Twitter.

Comments

Dejanos tu comentario:

Loading…

0