in

Dormir mal aumenta el riesgo de cáncer.

riesgo de cáncer

Créditos de las imagenes: cco.

El doctor Fahed Hakim cuenta que como un horario de trabajo agotador, junto con una vida familiar plena, hace mella en la capacidad de dormir bien por las noches.

Pero el sueño fragmentado puede contribuir al desarrollo de cáncer.

También puede hacer que la enfermedad sea más invasiva, según un estudio publicado por la revista Cancer Research.

Las conexiones entre los problemas de salud y el sueño ya son conocidas, dice Hakim.

Por ejemplo, niños que no duermen bien presentan mas dificultades de memoria.

Ademas presentan una mayor tendencia al desorden de déficit de atención.

Su innovador estudio sobre el efecto de la interrupción del sueño en el crecimiento del tumor fue publicado en la revista Journal of Cancer Research.

Investigadores de la Universidad de Chicago y de Louisville realizaron el estudio, dirigidos por Hakim.

Hakim es especialista pediátrico en pulmones y sueño del Rambam Medical Center de Haifa y pasó dos años en la Universidad de Chicago para el proyecto.

En 2010, Hakim recibió una beca que lo llevaron a él y su familia a Chicago.

El primer tema que examinó allí, fue la correlación entre la falta de sueño y las enfermedades como la hipertensión y el síndrome metabólico (obesidad).

“Las personas con trastornos del sueño tienden a comer mucho más”, dice Hakim.

Esto crea un círculo vicioso, ya que el aumento de peso los lleva a ser obesos, y esto los hace más son propensos a la apnea.

Los estudios de sueño fragmentado han relacionado efectos inmediatos en la vida diaria, como la fatiga y la irritabilidad.

Pero hemos visto en este estudio que los efectos son mucho mayores.

“Con el tiempo, el sueño fragmentado debilita el sistema inmunológico. Y en este caso, contribuye al desarrollo de cáncer”.

Hakim y sus colegas estudiaron dos grupos diferentes de ratas.

A un grupo se le permitió dormir normalmente mientras los demás tenían su sueño interrumpido.

Después de una semana, a las ratas se las inyectaron con dos tipos diferentes de células cancerosas.

En 9 a 12 días, ambos grupos comenzaron a desarrollar tumores cancerosos.

Cuando los investigadores midieron los crecimientos después de cuatro semanas, se encontraron diferencias significativas.

Los crecimientos en las ratas privadas de sueño eran el doble de grandes, en promedio.

Esto respecto a los tumores en las ratas que se les permitió dormir normalmente.

En un experimento de seguimiento, las células cancerosas se inyectaron en los músculos de los muslos de las ratas privadas de sueño.

Los tumores resultaron no sólo más grandes, sino que eran mucho más malignos e invasivos.

“La inyección de células cancerosas en el músculo del muslo nos convenció de que los crecimientos fueron más malignos e invasivos a los tumores en las ratas que habían dormido normalmente”, dijo Hakim.

“En circunstancias normales, los tumores sólidos de este tipo son estacionarios y permanecen encapsulados.

Vimos que en las ratas privadas de sueño, los crecimientos no eran fijos y penetraban el tejido pulmonar y los huesos.”

“Para entender por qué, nos fijamos en el microambiente del tumor”, dice Hakim.

“Cuando tienes a un invasor en el cuerpo, el sistema inmunitario intenta atacarlo.

Las células que se comen a los invasores, como las bacterias, son llamados macrófagos.

Las células tumorales tienen dos tipos de macrófagos M-1 y M-2.

M-1 ayuda al sistema inmunológico; M-2 ayuda al invasor.

En los ratones con el sueño fragmentado, en lugar de tener más células M-1 para ayudar al sistema inmunológico a combatir los tumores, las células M-2 salieron a ayudar a los tumores”.

Hakim descubrió que estos m-2 estaban en los bordes de los tumores llamando a otros macrófagos de la zona.

Lo hacían mediante el envío de mensajes al receptor TLR4, una proteína que activa el sistema inmune.

“Lo que encontramos fue que el TLR4 en los ratones privados de sueño fue muy activa”, dice Hakim.

“Así que decidimos eliminar el TLR4.

Hemos descubierto que los tumores en los ratones en los cuales se anuló el TLR4 no crecieron tan rápidamente”.

Es este descubrimiento, sugiere posibilidades farmacéuticas. Deberán ser más estudidas de la comunidad científica.

Para el resto de nosotros, el mensaje final es que tenemos que tomar en serio el sueño.

“Thomas Edison no se dio cuenta cuando inventó la bombilla que esto significaría que nunca más podríamos disfrutar de la completa oscuridad.”

Hakim destaca la importancia de prepararse adecuadamente para el sueño.

“El sueño e ir a dormir, es algo que requiere tomar un tipo de acción.

La creación de la atmósfera adecuada antes de meterse en la cama es un primer paso.

Relajarse leyendo o tomar una ducha o lo que funcione para cada uno es importante que se haga”.

 
 

Te gusta latamisrael.com?

Si respondiste “si” Sumanos tambien en Twitter.
 

Siguenos en Google plus

 

One Comment

Leave a Reply
  1. ¿Ratas o ratones? ¿Cómo es que si el M2 llama al TLR4 que a su vez activa al sistema inmumológico llamando a otros macrófagos, el M2 ayudaría al crecimiento del tumor? No dice de qué manera el M2 estimula el crecimiento del tumor. Artículo poco claro.

Dejanos tu comentario:

materia oscura

Se cree que la materia oscura constituye el 83% de toda la materia.

waze

Estudiantes israelíes lograron confundir a Waze, creando un atasco de tráfico falso.