in

Estudiantes mejoran tu jugo de naranja.

jugo de naranja

Créditos de las imagenes: Rami Chelouche – Technion.

Estudiantes de Israel han aprovechado los virus de los árboles frutales para evitar el deterioro del jugo de naranja y otras frutas.

Se trata de un fenómeno causa daños por valor de decenas de millones de dólares cada año. El desarrollo le valió a los estudiantes, el primer premio en un concurso realizado como parte del proyecto MicroBiome-Push realizado dentro de «Food Solutions». Se trata de un programa educativo del consorcio alimentario europeo, EIT Food

Los estudiantes aprovecharon un bacteriófago, un virus que infecta a las bacterias, para evitar el deterioro de los jugos de frutas. La profesora Marcelle Machluf dijo: “proyectos internacionales como este son la forma de enseñar a las generaciones futuras a pensar fuera de la caja, a ser emprendedores y a ampliar el conocimiento que podemos brindar en el aula».

El concurso se realizó en el marco del proyecto MicroBiome-Push, que forma parte del programa educativo Food Solutions. El objetivo era resolver problemas en el sector alimentario conectando empresas de la industria alimentaria (PepsiCo, Puratos y Agricolus) con estudiantes de pregrado y posgrado de cuatro universidades: Technion, la Universidad de Turín en Italia, la Universidad de Reading en el Reino Unido y la Universidad de Helsinki en Finlandia.

Nueve grupos de estudiantes compitieron, incluidos dos del Technion.

Ayudando a empresas como PepsiCo.

Los dos grupos de Technion eligieron desafíos planteados por la corporación global PepsiCo.

El primero fue resolver el problema del deterioro de los jugos de frutas, mientras que el segundo fue utilizar las cáscaras de papa que quedan de la producción de papas fritas.

Los grupos estuvieron acompañados de cuatro mentores: el profesor Yoav Livney, el profesor Yechezkel Kashi, el profesor Avi Shpigelman y el profesor Uri Lesmes.

Según los mentores, “los dos equipos de Israel hicieron un trabajo increíble y, a pesar de las limitaciones planteadas por COVID-19, lograron crear soluciones originales y efectivas.

Es más, presentaron la viabilidad de las ideas a las corporaciones y mostraron su potencial comercial inherente».

Los miembros del equipo ganador, son Itzik Engelberg, Alon Romano, Leechen Mashiah y Rachel Bitton Los miembros del segundo grupo, son Omer Sabbah, Yuping Kao, Or Shapira, Michael Buzaglo y Lior Kaufman.

Mejorando tu jugo de naranja.

Los primeros optaron por abordar el grave problema del deterioro de los jugos de frutas naturales. En los EE. UU. causa daños estimados en alrededor de USD 32 millones cada año. El culpable es elACB o Alicyclobacillus acidoterrestris.

Esta bacteria, se encuentra en el suelo en el que crecen los árboles frutales y en todas las partes del propio árbol. Aunque no es dañina para los humanos, libera una sustancia natural llamada guayacol en el jugo, que estropea su sabor y olor.

Esto ocurre en una amplia variedad de jugos, que incluyen naranja, mango, pera, uva, tomate y otros, y conduce a la pérdida de grandes cantidades de jugo, así como a pérdidas financieras masivas.

La bacteria ha desarrollado una alta resistencia a las condiciones ambientales hostiles, lo que le permite sobrevivir también a los procesos involucrados en la producción de jugo: limpieza, extracción, pasteurización y llenado.

Como regla general, la pasteurización es eficaz para destruir bacterias que son perjudiciales para la salud o afectan negativamente a la calidad del jugo.

Sin solución hasta ahora.

Pero este no es el caso de ACB, ya que el jugo no se puede calentar a temperaturas de pasteurización o más altas o durante más tiempo. Hacerlo, compromete su calidad y valores nutricionales.

PepsiCo ha estado buscando una solución creativa que evite este fenómeno dañino.

“Dado que el problema tiene su origen en la naturaleza, una bacteria que vive en el suelo, buscamos una solución natural”, explican los estudiantes.

“Después de todo, la naturaleza es un ‘laboratorio’, y asumimos que las soluciones deben estar alli. Por eso fuimos a buscar alli una solución para enfrentar el problema de la ACB en los alimentos. industria.»

No todos los virus son malos.

Después de mucha búsqueda y numerosos análisis, la elección fue un bacteriófago, un virus que infecta a las bacterias de forma natural y muy específica. Los bacteriófagos son abundantes en la naturaleza. Tras una intensa investigación, el grupo logró aislar e identificar un bacteriófago que destruye las bacterias dañinas.

Solo se necesita una pequeña dosis para eliminar de manera eficiente las bacterias y, debido a que lo hace de manera selectiva, es seguro para su uso y no tiene efectos nocivos para la salud humana.

El concurso se realizó como parte del proyecto MicroBiome-Push ya que se enfocó en encontrar soluciones a los desafíos relacionados con el microbioma natural, los microorganismos que pueblan un ambiente en particular.

El microbioma incluye bacterioma, viroma y micobioma (que representan, respectivamente, los conjuntos de bacterias, virus y hongos), y la solución ganadora de hecho aprovecha un virus específico presente en la fitosfera (el microbioma de la planta y su entorno) para combatir una bacteria específica de ese mismo ambiente.

Se espera que el hecho de que se trate de una solución natural y económica que no implique la ingeniería genética acelere la aplicación de la tecnología en los jugos y reduzca la necesidad de conservantes.

Además, la adición del virus al jugo no lo afecta en términos de las leyes dietéticas religiosas: judía (kashrut) e islámica (halal).

Usar los sobrantes de la producción de patatas fritas.

El segundo grupo Biomy, también abordó un desafío que distaba mucho de ser simple y desarrolló el concepto PotatALL, que incluye una serie de soluciones creativas para tratar las cáscaras de patata sobrantes en el proceso de producción de patatas fritas.

Los miembros del equipo presentaron un proceso para producir a partir de las cáscaras una materia prima utilizada para crear envases ecológicos. También una salsa hecha con cáscara de papa.

Esta solución integral y creativa también recibió elogios de los jueces. La intención es que la salsa se sirva en paquetes pequeños similares a la salsa de tomate, junto con papas fritas, y empacarla en un empaque ecológico hecho con la cáscara.

La solución proporciona una manera perfecta de utilizar completamente todas las partes de las patatas mientras se mitiga el impacto medioambiental.

 

Quieres conocer mas tecnología israelí?

Si respondiste “si” Sumanos también en Twitter.

Comments

Leave a Reply
  1. LAS CÁSCARAS O SOBRANTES AL PELAR LAS PATATAS COMO LAS PAPAS, NO PERJUDICAN EL MEDIO AMBIENTE. SE REUTILIZAN EN LOS COMPOST PARA PRODUCIR FERTILIZANTES ORGÁNICOS. CLARO ESTÁ QUE UN USO NO PERJUDICO OTRO.

Dejanos tu comentario:

Loading…

0