in

Frustrado con el progreso de tu dieta? Tu balanza no te da la imagen completa.

dieta

Un primer estudio de dieta a largo plazo utilizando resonancia magnética para mapear cambios en el almacenamiento de grasa corporal durante más de 18 meses muestra los efectos variados de estilos de vida saludables en la reducción de las grasas.

Un nuevo estudio a largo plazo fue publicado en “Circulation”, la revista de alto impacto de la Asociación Estadounidense del Corazón.

El mismo utilizó por primera vez la tecnología de imágenes MRI.

La tecnología logro trazar los diversos cambios en una variedad de órganos y los depósitos de almacenamiento de grasa durante dieciocho meses.

 


 

Sorprendentemente una persona “rellenita” pero no los depósitos de grasa en los lugares correctos, puede estar en una situación mucho mas saludable que una persona delgada.

Y la dieta mediterranea que nos permiten bajar de peso solo a corto plazo, puede significar beneficios enormes en nuestra salud, aun cuando la balanza diga que “no estamos mejorando”.

Dietas, veamos como es esto . . .

Las comidas del estudio están basadas en dietas mediterráneas bajas en carbohidratos (Med-LC) y bajas en grasa con y sin ejercicio físico moderado.
 
Se trata de un ensayo aleatorizado y controlado realizado en la Universidad Ben-Gurion del Negev (BGU), en colaboración con el Centro de Investigación Nuclear Dimona y el Centro Médico de la Universidad Soroka en Israel, así como con la Universidad de Harvard y la Universidad de Leipzig en Alemania.

El grupo de investigación, dirigido por los Dres. Iris Shai, Yftach Gepner, Ilan Shelef y Dan Schwarzfuchs de BGU y el Dr. Meir Stampfer de la Universidad de Harvard.

Los científicos buscaron evaluar cómo las distintas estrategias de estilo de vida impactarían los depósitos de grasa específicos del cuerpo (adiposidades).
 
Para mapear estos depósitos, recolectaron una cantidad sin precedentes de datos de RM de todo el cuerpo en escaneos de seis meses y 18 meses de referencia, cada uno con 300 puntos de datos, desde hombres con sobrepeso moderado a hombres y mujeres obesos.
 
“Pesar a los pacientes o usar análisis de sangre para detectar cambios, hasta ahora no nos ha proporcionado imágenes precisas, de cómo los diferentes depósitos de grasa se ven afectados desproporcionadamente por la dieta y el ejercicio”, dice la Prof. Iris Shai.

La investigadora principal de la prueba dijo, “nuestros hallazgos sugieren que el ejercicio moderado combinado con una dieta mediterránea / baja en carbohidratos puede ayudar a reducir la cantidad de algunos depósitos de grasa, incluso si no se pierde un peso significativo como parte del esfuerzo”.
 
En el estudio, incluso con una pérdida de peso moderada, la dieta Med-LC resultó ser significativamente superior a una dieta baja en grasas para disminuir algunos de los depósitos de almacenamiento de grasa, incluyendo visceral (abdominal profunda), intrahepática (hígado) , grasas intrapericárdicas (corazón) y pancreáticas.

Sin embargo, los depósitos de grasa en el seno renal (riñón), femoral-intermuscular o cervical (cuello) solo se alteraron por la pérdida de peso y no por estrategias específicas de estilo de vida.

 

 
 
Los diversos depósitos de grasa mostraron una respuesta muy diversa a las intervenciones, junto con una pérdida de peso moderada a largo plazo.

En general, las mayores disminuciones de los depósitos de grasa fueron hepáticas (-29 por ciento), viscerales (-22 por ciento) e intrapericárdicas (-11 por ciento).

Los depósitos de grasa intermuscular de fémur y páncreas se redujeron solo de uno a dos por ciento.
 
“Aprendimos en este ensayo que la pérdida de peso moderada pero persistente puede tener efectos beneficiosos dramáticos sobre los depósitos de grasa relacionados con la diabetes y las enfermedades cardiovasculares”, explica Shai.

Una dieta mediterránea, rica en grasas insaturadas y baja en carbohidratos, fue una estrategia más efectiva que una dieta baja en grasas isocalóricas para revertir drásticamente los sitios de almacenamiento de grasa mórbida.

 
dieta
 

 
La prueba de 18 meses incluyó a 278 adultos sedentarios en un lugar de trabajo aislado, el Centro de Investigación Nuclear, con un almuerzo supervisado.

Los participantes fueron aleatorizados a dietas hipocalóricas isocalóricas o Med-LC + 28 gr de nueces por día con o sin un entrenamiento moderado adicional al menos 3 veces por semana y una membresía de gimnasio supervisada y gratuita.
 
Estudios previos encontraron que las dietas Med-LC fueron efectivas para mejorar el estado cardio-metabólico y revertir la aterosclerosis carotídea (Circulation 2010).

Sobre la base de estos hallazgos, los investigadores se preguntaron si la redistribución de la grasa corporal interna, en lugar de las diferencias leves en la pérdida de peso entre las dietas, puede subrayar los importantes beneficios para la salud atribuidos a las dietas Med-LC.
 
Los investigadores también encontraron que la disminución de la grasa hepática y de cada uno de los depósitos de grasa abdominal tenía resultados de salud específicos.

Después de controlar varios parámetros, la pérdida de grasa visceral o grasa hepática se asoció de forma independiente con un perfil lipídico mejorado.

La pérdida de grasa subcutánea profunda se asoció con una mejor sensibilidad a la insulina y la pérdida de grasa subcutánea superficial se mantuvo neutral, excepto por la asociación con la disminución de la hormona leptina.
 
“En conclusión, el estudio demuestra que mejorar la calidad nutricional y la actividad física puede mejorar los marcadores de riesgo cardio-metabólicos mediante cambios en los depósitos de grasa visceral / ectópica que no se reflejan solo en los cambios de peso corporal”, dice el profesor Shai.

 
 
 
 

Suscribete gratis a latamisrael.com para recibir mas novedades como esta!

Te gusta latamisrael.com?

Si respondiste “si” Sumanos tambien en Twitter.
 

Siguenos en Google plus

 

Dejanos tu comentario:

discapacidades

Un teléfono inteligente para personas con discapacidades diversas.

milagro

Un milagro de la tecnología permite leer un fragmento de la biblia quemado hace más de 1500 años.