in

Las células que aceleran el crecimiento celular también aceleran el envejecimiento.

el envejecimiento

Créditos de las imagenes: cco.

Hace más de dos mil años, el filósofo griego Aristóteles observó que los animales más grandes tienden a vivir más tiempo que los más pequeños.

Sin embargo, hoy, en la revista Developmental Cell, los científicos informan que es el tamaño de las células, no el tamaño corporal, lo que afecta el tiempo de vida.

Investigadores en Israel, Canadá y Alemania examinaron los páncreas de 24 especies de mamíferos, desde la más pequeña (musaraña) hasta la más alta (jirafa), y descubrieron que los animales con células pancreáticas más grandes tienden a envejecer más rápido, mientras que aquellos con células más pequeñas parecen vivir más.

“Una correlación entre dos cosas que son tan remotas fue asombrosamente bella e inesperada”, dice el autor principal del estudio, el Dr. Yuval Dor.

Anteriormente, los científicos habían pensado que, después del nacimiento, la mayoría de los órganos de los mamíferos, incluido el páncreas, crecen por proliferación celular.

Sin embargo, Dor y sus colegas hicieron una observación fortuita: necesitaban un aumento mayor para observar las células pancreáticas de los ratones recién nacidos.

Esto era a través de un microscopio con mas aumento que para observar las de los adultos, lo que sugiere que el volumen de cada célula aumentaba sustancialmente desde bebés hasta vida adulta.

Mediciones repetidas mostraron que el crecimiento de células pancreáticas exocrinas individuales, conocidas como células acinares, es responsable de gran parte del crecimiento de los órganos después del nacimiento.

“Esto fue sorprendente porque la suposición era que, después del nacimiento, el páncreas crece al aumentar el número de células, al igual que la mayoría de los órganos”, dijo Dor.

Pero cuando los investigadores observaron el mismo tipo de célula en los humanos, se dieron cuenta de que la replicación celular, no la expansión celular individual, era la única responsable del crecimiento pancreático.

Esto los hizo sentir curiosidad, por lo que se aventuraron a laboratorios vecinos, en el Zoológico Bíblico de Jerusalem y el Instituto Veterinario Kimron.

Allí examinaron páncreas de una variedad de mamíferos, desde diminutas musarañas etruscas hasta tigres.

Al analizar los datos, los científicos encontraron una fuerte correlación negativa entre el tamaño de las células acinares individuales, el envejecimiento y la esperanza de vida.

Las especies de mamíferos que envejecieron más rápido tenían células acinares más grandes, mientras que las especies que vivieron más tiempo tenían células acinares más pequeñas.

Para explicar la correlación, los investigadores se centraron en el mecanismo molecular subyacente.

Su principal sospechoso es mTOR, una proteína que relaciona entre el tamaño de la célula, el envejecimiento y la esperanza de vida.

“Nuestra hipótesis de trabajo es que la actividad de mTOR proporciona a los mamíferos una ventaja a temprana edad, posiblemente al permitir un crecimiento más rápido y en un tiempo más corto para la madurez sexual y la reproducción.

Sin embargo, mTOR también conduce el deterioro y el envejecimiento más adelante en la vida “, compartió Dor.

“Esto podría explicar por qué algunas especies de mamíferos sacrifican la longevidad por el rápido crecimiento temprano del órgano asociado con el crecimiento celular en lugar de la replicación.

Así se obtiene ventaja selectiva a temprana edad, pero pagas el precio más adelante”, agregó Dor.

Este estudio da una “cara” molecular a la teoría evolutiva del envejecimiento llamada pleiotropy antagonista.

La teoría sugiere que el envejecimiento es la consecuencia involuntaria de los mecanismos que son ventajosos durante la edad de reproducción.

Se necesitan más experimentos para probar esta hipótesis, concluyó Dor.

 
 

Te gusta latamisrael.com?

Si respondiste “si” Sumanos tambien en Twitter.
 

Siguenos en Google plus