in

Nuevos hallazgos sobre el desarrollo del virus del Covid dentro del individuo.

virus del Covid

Créditos de las imagenes: Technion Spokesperson.

La mayoría de los estudios sobre el desarrollo de nuevas variantes de coronavirus se centran en la dinámica dentro de la población. Investigadores del Technion presentan nuevos hallazgos sobre el desarrollo del virus del covid dentro del individuo, es decir, lo que sucede dentro del cuerpo del paciente.

La pandemia de coronavirus, también conocida por su nombre más preciso COVID-19, comenzó a fines de 2019 y se extendió rápidamente por todo el mundo.

Aunque la forma original del nuevo coronavirus, SARS-CoV-2, estaba armada con un sistema eficaz contra las mutaciones, no era inmune a ellas.

De hecho, desde entonces el virus se ha «dividido» en variantes según diferentes variables evolutivas en diferentes poblaciones.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) decidió no dar nombres complicados a cada variante y, en cambio, nombró las variantes con letras del alfabeto griego: Alpha para la variante británica, Beta para la sudafricana, Gamma para la brasileña, Delta para la india, y todo por el estilo.

El virus del Covid.

El desarrollo de nuevas variantes es el resultado de mutaciones aleatorias y selección natural.

La mayoría de las mutaciones no alteran significativamente la capacidad del virus para sobrevivir e infectar, pero algunas le dan una ventaja significativa para prosperar y propagarse en la comunidad.

En el contexto de la pandemia actual, estas mutaciones se dan en la proteína espiga -la punta de flecha del virus- que le permite penetrar en las células de nuestro cuerpo.

Muchos grupos de investigación están estudiando actualmente el mecanismo de desarrollo de nuevas variantes de coronavirus, analizando su evolución y, en concreto, la evolución de la proteína espiga.

Estos estudios han permitido el desarrollo sin precedentes de vacunas de ARNm dedicadas y eficaces que han frenado en gran medida la pandemia.

Aunque no lo han derrotado por completo, han logrado, principalmente en poblaciones con altas tasas de vacunación, reducir su daño a la vida humana, la carga sobre los sistemas de salud y la interrupción de la rutina diaria.

El punto en común entre la mayoría de estos estudios es que se centran en la dinámica de la formación de variantes en la población y en las variantes más «activas» en términos de infección en la población.

Un estudio realizado en Israel y publicado en PLOS Pathogens arroja luz sobre un área menos estudiada: nuevas variantes a nivel individual, o, en otras palabras, lo que sucede en el cuerpo del paciente durante su enfermedad.

El estudio fue dirigido por el profesor Yotam Bar-On y la estudiante de doctorado Dina Khateeb.

El estudio es la culminación de un año y medio de trabajo y se basa en una plataforma experimental que el Prof. Bar-On comenzó a desarrollar durante su postdoctorado.

La tecnología, desarrollada inicialmente como parte de la investigación del VIH, proporcionó la secuenciación a nivel individual, mapeando el genoma del virus individual y comparando diferentes variantes que se desarrollaron en el sistema respiratorio del paciente.

Además, puede detectar dosis muy bajas de virus que se encuentran en las células de los tejidos que no aparecen con métodos más simples.

Durante el estudio, los investigadores descubrieron varias mutaciones no incluidas en las bases de datos existentes e incluso una nueva variante previamente desconocida.

Los investigadores también examinaron la eficacia de las vacunas existentes contra estas variantes y encontraron que la eficacia varía según los diferentes tipos de mutaciones en la proteína de punta.

Buenas noticias:

Las mutaciones que se desarrollan en el cuerpo del paciente producen, por regla general, variantes con una capacidad de adhesión relativamente baja.

En otras palabras, es posible que estas variantes no puedan transmitirse de persona a persona.

Esta hipótesis aún requiere más investigación, enfatizan los investigadores, pero estos hallazgos son válidos para las 10 variantes examinadas hasta la fecha en el estudio.

Los investigadores identificaron una mutación específica en s2, una de las proteínas de pico, que afecta la eficacia de los anticuerpos que combaten el virus.

«Esta identificación es un factor importante para comprender la adaptación del virus al cuerpo de su huésped», explica el Prof. Bar-On.

«Apreciamos que nuestros hallazgos puedan conducir a la detección de debilidades del virus, mecanismos que debilitan su capacidad de infectar, y desarrollar nuevas medidas para frenar la infección».

Los hallazgos muestran que el análisis de la evolución del virus a nivel individual contribuye a una mejor comprensión de su desarrollo y de las posibles formas de combatirlo mediante vacunas y medicamentos.

Los investigadores, que se han centrado en las mutaciones relacionadas con la variante Alfa, estiman que un análisis similar de la variante Delta, actualmente la cepa más peligrosa, puede aumentar la caja de herramientas disponible para la ciencia y la medicina en la lucha contra la pandemia.

Quieres conocer mas tecnología israelí?

Si respondiste “si” Sumanos también en Twitter.

Dejanos tu comentario: