in

Molécula podría ayudar a diagnosticar y tratar trastornos mentales.

trastornos mentales

Créditos de las imagenes: cc.

Científicos del Instituto Weizmann hayan la “huella digital” del culpable de la depresión, de la ansiedad y de otros trastornos mentales. Según la Organización Mundial de la Salud, los trastornos del estado de ánimo como la depresión afectan a alrededor del 10% de la población mundial y están asociados con varias enfermedades.

Es por eso que numerosos científicos de todo el mundo han hecho grandes esfuerzos para poder comprender estas enfermedades. Sin embargo, los mecanismos moleculares y celulares que subyacen a estos problemas se encuentran aún en tan sólo un estado parcial de conocimiento.

Los antidepresivos existentes no son lo suficientemente buenos: para alrededor de 60-70% de los pacientes, no surten efecto.

Para el otro 30 a 40%, el alivio es a menudo incompleto, y deben tomar los medicamentos durante un largo período antes de sentir los efectos. Además, hay muchos efectos secundarios asociados con los fármacos.

Medicamentos nuevos y mejores son claramente necesarios, lo cual requiere, en primer lugar, una mejor comprensión de los procesos y de las causas subyacentes a los trastornos.

El investigador del Instituto Weizmann, el Profesor Alon Chen, junto con su entonces estudiante de doctorado, la Dra. Orna Issler, investigaron los mecanismos moleculares del sistema de la serotonina en el cerebro, que, cuya falta de regulación está relacionada con la depresión y con los trastornos de ansiedad. Chen y sus colegas investigaron el papel de las moléculas de microARN (pequeñas moléculas no codificantes de ARN, que regulan diversas actividades celulares) en las células nerviosas que producen la serotonina. Ellos lograron identificar por primera vez, las “huellas digitales” de una molécula de microARN que actúa sobre las células nerviosas productoras de serotonina.

Diagnosticar y tratar trastornos mentales

Combinando métodos de bioinformática con experimentos, los investigadores encontraron una conexión entre este microARN en particular (miR135), y dos proteínas que desempeñan un papel clave en la producción de serotonina y en la regulación de sus actividades. Los hallazgos fueron publicados en la revista Neuron.

Los científicos observaron que en el área del cerebro que contiene las células nerviosas productoras de serotonina, los niveles de miR135 aumentaron cuando se introdujeron compuestos antidepresivos. Ratones genéticamente modificados para producir mayores cantidades de los microARN que el promedio, fueron más resistentes al estrés constante: no desarrollaron algunas de las conductas asociadas con el estrés crónico, como la ansiedad o la depresión, que normalmente aparecerían. En contraste, los ratones con bajos niveles de miR135 sufrieron más de estos padecimientos; además, su respuesta a los antidepresivos fue más débil.

En otras palabras, el cerebro necesita los niveles adecuados de miR135 – lo suficientemente bajos como para permitir una respuesta de estrés saludable y lo suficientemente altos como para evitar la depresión o los trastornos de ansiedad y poder reaccionar a la presencia de antidepresivos que incrementan los niveles de serotonina.

Cuando esta idea fue probada en muestras de sangre humana, los investigadores encontraron que los sujetos que sufrían de depresión tenían niveles inusualmente bajos miR135 en su sangre. En una inspección más cercana, los científicos descubrieron que los tres genes implicados en la producción de miR135 se encuentran en áreas del genoma que se sabe que están asociados con factores de riesgo de los trastornos de comportamiento bipolar.

Estos hallazgos sugieren que la miR135 podría ser una molécula terapéutica útil como un análisis de sangre para la depresión y trastornos relacionados, y también como un objetivo terapéutico que deber ser elevado en pacientes que sufren de estos trastornos.

El brazo de transferencia de tecnología del Instituto Weizmann, ha solicitado una patente conectada a estos hallazgos y, recientemente, ha otorgado una licencia de derechos a miCure Terapéutica para desarrollar un fármaco y un método de diagnóstico. Después de completar los ensayos preclínicos, la empresa espera comenzar los ensayos clínicos en humanos.

 
Te gusta latamisrael.com? Si respondiste “si” Apoyanos también en Twitter.
 

 

4 Comments

Leave a Reply
  1. Espero inicien las pruebas con grupos humanos.
    La depresión no hace diferencia de edades ni niveles socioeconómicos.
    El grupo a tratar cada vez es más alto .
    Bejatzlaja.

Dejanos tu comentario:

análisis de orina

Análisis de orina en la comodidad de tu hogar.

fuerzas especiales de Israel

Las fuerzas especiales de Israel practican ejercicios de guerra en Chipre. (Video de Domingo)