in

Un nuevo modelo de enfermedad autoinmune puede resolver algunas preguntas criticas.

enfermedad autoinmune

Créditos de las imagenes: latamisrael.

Un nuevo modelo de enfermedad autoinmune puede resolver algunas preguntas criticas. Entre ellas cual es la causa que las células T ataquen y por qué solo ciertos órganos se benefician de ellas?

Pagando el precio de la protección.

¿Es la muerte sin sentido de las células en la enfermedad autoinmune un caso de identidad equivocada, o surge de un importante servicio fisiológico?

La primera es la opinión comúnmente aceptada es que el ataque autoinmune es una especie de error.

Pero la una nueva opinión puede estar más cerca de la verdad, según un nuevo modelo propuesto por investigadores Israel.

Entre otras cosas, el modelo sugiere una solución al enigma de larga data de por qué algunos órganos son susceptibles a enfermedades autoinmunes mientras que otros no.

Los hallazgos se publicaron recientemente hoy en Immunity.

Yael Korem Kohanim, estudiante en el laboratorio del profesor Uri Alon, quien dirigió el estudio, explica que las enfermedades autoinmunes se pueden dividir en dos tipos.

Las sistémicas como el lupus que atacan muchos órganos en el cuerpo y las que que afectan solo un órgano como la diabetes tipo 1.

Uno de los enigmas acerca de este segundo tipo de enfermedad autoinmune específica de un órgano es por qué algunos órganos contraen enfermedades autoinmunes mientras que otros no.

El páncreas es un ejemplo extremo: las células beta productoras de insulina que constituyen el 2-4% del páncreas son muy propensas, mientras que el resto del páncreas casi nunca contrae enfermedades autoinmunes.

Del mismo modo, la tiroiditis de Hashimoto afecta las tiroides de aproximadamente el 7% de la población, mientras que las glándulas paratiroides que se encuentran junto a ellas casi nunca tienen síndromes autoinmunes.

Estas enfermedades autoinmunes específicas de órganos tienden a seguir un patrón similar, que surge en niños o adultos jóvenes (a diferencia de las enfermedades genéticas que aparecen al nacer o las de envejecimiento), e implican la destrucción de células que secretan hormonas esenciales.

Las células inmunes llamadas células T identifican de alguna manera estas células endocrinas como peligrosas y las erradican al contacto.

Korem Kohanim, Alon y el grupo de investigación, incluidos Avichai Tendler y Avi Mayo y el Prof. Nir Friedman se preguntaron: ¿qué pasa si las células T están destinadas a matar estas células todo el tiempo?

Mantener la oferta adaptada a la demanda.

Los investigadores plantearon la hipótesis de que las células T podrían “mantenerse en la nómina” como una capa adicional de protección para garantizar que las cantidades de hormonas permanezcan dentro de límites estrechos.

Las hormonas (insulina, hormonas tiroideas, cortisol) tienden a funcionar en circuitos de retroalimentación.

Cuando aumenta la demanda de la hormona, por ejemplo, una demanda de insulina cuando se detecta glucosa repetidamente, las células no solo aumentan la producción, sino que aumentan la división celular para ayudar a satisfacer esa demanda.

Pero la división celular conlleva riesgos: es probable que un cierto porcentaje de las nuevas células porten mutaciones.

La mayoría de esas mutaciones son inofensivas, pero si uno interrumpe la delicada maquinaria de detección de la célula, la célula interpretará mal la demanda tan alta cuando en realidad es baja.

El resultado es mortal: la célula continuará no solo bombeando hormonas adicionales, sino que se dividirá una y otra vez para producir nuevas células con la misma mutación, que luego se dividirá nuevamente y producirá aún más hormona, lo que pronto causará una enfermedad grave.

Las células T, las células inmunes que seleccionan sus objetivos al reconocer pequeñas piezas de proteína que identifican las células que deben matar, podrían dirigirse a las células que secretan en exceso en los órganos sanos.

Actúan, en este caso, como agentes secretos, eliminando células que amenazan con apoderarse del órgano y secretar demasiada hormona.

En las enfermedades autoinmunes, las células T pueden prepararse para realizar la misma tarea, pero se vuelven demasiado celosas y eliminan las células no mutantes.

¿Era razonable esta hipótesis?

Korem Kohanim Alon y el equipo profundizaron en la literatura y los datos bioinformáticos sobre varias enfermedades autoinmunes de un solo órgano, y luego crearon un modelo matemático para el funcionamiento de órganos sanos en el que un pequeño número de células T mantenían un perfil bajo.

En este modelo, los órganos se mantienen en forma y productivos siempre que las células T tengan un medio de ser altamente selectivo, de modo que la mayoría de sus objetivos serían las células mutadas.

Este resultado está de acuerdo con los resultados de la investigación sobre las enfermedades que muestran que en cada una, las células T identifican proteínas específicamente conectadas a la producción o secreción de las hormonas de las células diana.

En órganos sanos, esas células T podrían usar los mismos códigos de identificación para atacar cualquier célula que esté produciendo en exceso las hormonas.

En otras palabras, las enfermedades autoinmunes podrían ser el resultado de una compensación: una capa de regulación que previene las enfermedades vinculadas a la sobreproducción y al mismo tiempo arriesga el efecto contrario en algunas personas: la reducción de la producción.

Las glándulas que se niegan a pagar el precio.

Si otras glándulas no son susceptibles a la enfermedad autoinmune, ¿significa esto que también renuncian a la protección de las células T?

El equipo volvió a la literatura y descubrió que la paratiroides, por ejemplo, es muy propensa a los crecimientos no cancerosos llamados adenomas que son comunes en las mujeres posmenopáusicas, que afectan a uno de cada 50.

Estos adenomas secretan grandes cantidades de hormonas causando una enfermedad llamada hiperparatiroidismo.

Otros ejemplos, aunque menos dramáticos que los adenomas paratiroideos, respaldaron la idea de que la falta de intervención de las células T, como sugeriría el modelo, podría dar como resultado una secreción hormonal no controlada y el crecimiento celular.

“El modelo explica una serie de hallazgos desconcertantes”, dice Korem Kohanim.

“Por ejemplo, observamos las secuencias genéticas de las células T que se encuentran en personas sanas, y observamos que algunas de ellas tienen exactamente los mismos receptores de identificación de proteínas que las células T que se encuentran en las personas con enfermedades autoinmunes.

La explicación siempre ha sido que las personas aparentemente sanas tienen una forma leve de la enfermedad, o una en sus etapas iniciales.

Pero los resultados son más lógicos si se supone que estas células T auto reactivas están destinadas a estar allí. Que están destinados a evitar que contraigamos enfermedades de división celular y sobreproducción de hormonas.

Hasta ahora, dice Korem Kohanim, el modelo proporciona una solución a un enigma que ha acosado a los investigadores durante mucho tiempo, aunque se necesita experimentación para ver si sus afirmaciones pueden confirmarse.

Pero ya ha despertado interés en el campo y está generando discusión entre los mejores inmunólogos.

El equipo del laboratorio de Alon colaboró en esta investigación con el grupo del Prof. Nir Friedman en el Departamento de Inmunología, y continúan colaborando para probar los resultados del modelo experimentalmente.

“Creemos que las enfermedades autoinmunes no surgen de la nada. Son un mal funcionamiento, pero uno de un sistema fisiológico que ya está en su lugar”, dice.

“Seguimos los pasos de los pioneros en Weizmann, Irun Cohen y Michal Schwartz y sus estudiantes, quienes enfatizaron el sistema inmune como el cuidado de nuestros cuerpos y la lucha contra los patógenos”, dice Uri Alon, “no puedo esperar para ver si esto La teoría es fructífera en el sentido de generar nuevos experimentos que nos enseñarán sobre los misterios de las enfermedades autoinmunes”.

 

Quieres conocer mas tecnología israelí?

Si respondiste “si” Sumanos también en Twitter.
 

Comments

Leave a Reply
  1. Existe alguna posibilidad que los científicos se pregunten si la vacunas, que supuestamente vienen a “ayudar” al sistema inmunológico, no sean las causantes de la locura del sistema que produce las enfermedades autoinmunes? Existe algún estudio que verifique qué tipo de vacunas han recibido las personas que sufren dicha “locura” del sistema?
    Obviamente no soy ni médica ni científica, soy sólo una ama de casa que tiene una pregunta de sentido común.
    Gracias.

Dejanos tu comentario:

Loading…

0