in

Una mina de oro de sustancias antivirales.

las bacterias

Créditos de las imagenes: Weizmann Institute of Science.

Un sorprendente hallazgo avisa que las bacterias podrían proporcionarnos los próximos antivirales que tanto andamos necesitando.

Las viperinas que luchan contra los virus, que forman parte del sistema inmunológico humano, resultan tener contrapartes bacterianas que podrían impulsar la lucha contra las enfermedades humanas.

Al rastrear lo que puede ser nuestro medio más antiguo de combatir la infección viral, un grupo de Israel ha descubierto una mina de oro de sustancias antivirales que pueden conducir al desarrollo de medicamentos antivirales altamente efectivos.

Las viperinas que luchan contra los virus, que forman parte del sistema inmunológico humano, resultan tener contrapartes bacterianas que podrían impulsar la lucha contra las enfermedades humanas.

Estas sustancias son producidas por enzimas que combaten virus conocidas como viperinas, que antes se sabía que existían solo en mamíferos y ahora se han encontrado en bacterias.

Las moléculas producidas por las viperinas bacterianas se están sometiendo actualmente a pruebas contra virus humanos como el virus de la influenza y el COVID-19.

El estudio fue publicado en Nature.

Los estudios realizados durante la última década por el profesor Rotem Sorek y su grupo, así como los de otros científicos, han revelado que las bacterias tienen sistemas inmunológicos altamente sofisticados, a pesar de su tamaño microscópico.

En particular, están equipados para combatir los fagos, virus que infectan a las bacterias.

 

antivirales

 

Estos difieren del tipo que infecta a los humanos en la elección de sus objetivos, pero todos consisten en material genético (ADN o ARN) que secuestra partes de la maquinaria de replicación del huésped para hacer copias de sí mismos y propagarse.

Sorek ha descubierto que algunas de estas respuestas inmunes bacterianas sugieren vínculos con nuestro propio sistema inmunológico, y el presente estudio en su laboratorio muestra la evidencia más sólida hasta el momento. Descubrieron que las enzimas antivirales de viperina, juegan un papel en el sistema inmunológico de las bacterias.

En los seres humanos, la viperina pertenece al sistema inmunológico innato, la parte más antigua del sistema inmunológico en términos de evolución. Se produce cuando una sustancia de señalización llamada interferón alerta al sistema inmunológico de la presencia de virus patógenos.

Luego, la viperina libera una molécula especial que puede actuar contra una amplia gama de virus con una regla simple: la molécula “imita” los nucleótidos, fragmentos de material genético necesarios para replicar sus genomas.

Pero la molécula de viperina es falsa: le falta una pieza vital que permite que se adhiera el siguiente nucleótido de la hebra en crecimiento.

Una vez que el nucleótido falso se inserta en el genoma viral en replicación, la replicación se detiene y el virus muere.

Esta simplicidad y amplia acción contra muchos virus diferentes sugirió que las viperinas habían existido durante algún tiempo.

El grupo utilizó técnicas que habían sido desarrolladas para detectar secuencias bacterianas que codifican posibles viperinas. Luego demostraron que estas viperinas protegen, de hecho, a las bacterias contra la infección por fagos.

“Mientras que la viperina humana produce un solo tipo de molécula antiviral, encontramos que las bacterianas generan una sorprendente variedad de moléculas, cada una de las cuales puede potencialmente servir como un nuevo fármaco antiviral”, dice Sorek.

Basándose en las secuencias genéticas, Sorek y su equipo pudieron rastrear la historia evolutiva de las viperinas. “Descubrimos que este importante componente de nuestro propio sistema inmunológico antiviral se originó en la defensa bacteriana contra los virus que las infectan”, dice Sorek.

Si las viperinas bacterianas resultan eficaces contra los virus humanos, Sorek cree que pueden allanar el camino para el descubrimiento de más moléculas generadas por los sistemas inmunitarios bacterianos que podrían adoptarse como medicamentos antivirales para enfermedades humanas.

“Como hicimos hace décadas con los antibióticos, sustancias antibacterianas que se descubrieron por primera vez en hongos y bacterias, podríamos aprender a identificar y adoptar las estrategias antivirales de organismos que han estado combatiendo infecciones”.

Se están realizando más estudios para determinar cuál de las viperinas bacterianas podría adaptarse mejor a la lucha contra los virus humanos, incluido, por supuesto, el COVID-19.

 

Te gusta latamisrael.com?

Si respondiste “si” Sumanos tambien en Twitter.

Comments

Dejanos tu comentario:

Loading…

0