in

El futuro del plástico biodegradable llega desde Israel.

biodegradable

Créditos de las imagenes: Technion Press Room.

Investigadores de Israel desarrollan biopolímeros conductores utilizando proteínas.El futuro del plástico biodegradable que se viene desde Israel.

La revista Advanced Materials ha informado sobre el éxito de los investigadores de Israel en la creación de conductores que son relevantes para la generación de energía solar, ingeniería biomédica y más.

Utilizan subproductos de la industria alimentaria que de otro modo se descartarían como desechos.

La tecnología demostrada en el artículo permite la producción simple, rápida, rentable y respetuosa con el medio ambiente de biopolímeros.

Estos incluyen una aplicación para la detección de señales electro-fisiológicas.

El estudio se llevó a cabo bajo la dirección del profesor Nadav Amdursky, y los estudiantes de doctorado Ramesh Nandi y Yuval Agam.

Según el profesor Amdursky, “la actual tendencia ecológica global no ha pasado por alto a la industria, y numerosos grupos en todo el mundo están trabajando en nuevas soluciones que limitarán la contaminación causada por la producción de materiales sintéticos.

Una de las opciones es, por supuesto, el uso de materiales naturales, y el gran desafío es adaptarlos a las necesidades”.

Los dos enfoques principales de la química ambiental consciente son la creación de materiales ecológicos y la producción basada en materiales degradables y procesos energéticamente eficientes.

La presente investigación integra los dos enfoques en un proceso de producción ecológico que produce productos ecológicos en el contexto de polímeros conductores.

Los polímeros son cadenas largas formadas por miles de bloques llamados monómeros.

Las fibras de seda, lana y algodón son ejemplos de polímeros naturales, mientras que el nailon y el PVC son polímeros sintéticos.

Los polímeros conductores son un subgrupo de polímeros y sirven para una amplia variedad de aplicaciones: electrónica, almacenamiento de energía, pilas de combustible, medicina y otras.

Estos polímeros se producen actualmente mediante procesos que son costosos y causan contaminación debido al uso de derivados del petróleo, gas y combustibles fósiles.

La alternativa propuesta por el equipo de investigación de Israel son polímeros de proteínas, moléculas que están presentes en diferentes tejidos biológicos como fibras de seda y lana, telas de araña, cabello y uñas.

Aquí, como se mencionó, son subproductos de la industria alimentaria que de otro modo serían desechados como desechos.

Según el profesor Amdursky, “la inspiración para utilizar proteínas para crear polímeros conductores se originó en la función única de las proteínas en la naturaleza: son las únicas responsables de transportar varios portadores de carga en la flora y la fauna; por ejemplo, en la respiración celular o en la fotosíntesis en las plantas”.

Los investigadores crearon películas de polímeros transparentes con alta conductividad.

Esta película es apta para aplicaciones biológicas y biomédicas ya que no es tóxica.

Es biodegradable en el cuerpo humano y se puede estirar hasta aproximadamente el 400% de su longitud original, sin afectar significativamente sus propiedades eléctricas.

Su conductividad se encuentra entre las más altas detectadas en materiales biológicos.

Según Amdursky, “la producción de la película en nuestra investigación fue un proceso de un solo recipiente, espontáneo, económico, rápido, energéticamente eficiente y no contaminante.

En el artículo, demostramos el uso de la película como “piel artificial” que monitorea de forma no invasiva las señales electrofisiológicas.

Estas señales juegan un papel significativo en la actividad cerebral y muscular y, por lo tanto, su monitoreo externo es un desafío muy importante”.

Amdursky enfatiza que dado que esta tecnología está diseñada para su aplicación y comercialización, “la consideración económica es clave y, en consecuencia, lo más importante es bajar los costos de los procesos productivos para que den como resultado un producto competitivo, también en términos de precio, con polímeros a base de petróleo, y felizmente lo hemos logrado.

Esto se suma a la reducción del daño ambiental tanto en la fase de producción como durante el uso.

El nuevo polímero es completamente biodegradable en menos de 48 horas, a diferencia de los polímeros sintéticos, que no son biodegradables y, como resultado, contaminan nuestro planeta”.

Quieres conocer mas tecnología israelí?

Si respondiste “si” Sumanos también en Twitter.

Comments

Dejanos tu comentario:

Loading…

0