in

Epilepsia: investigadores israelíes descubren que las ondas cerebrales pueden predecir la enfermedad luego de TBI.

epilepsia

Créditos de las imagenes: Ken Treloar.

Investigadores de Israel en la Universidad del Negev descubrieron un prometedor biomarcador para predecir y potencialmente prevenir ataques de epilepsia en pacientes con lesiones cerebrales mediante el uso de registros EEG (electroencefalográficos) de ondas cerebrales theta.
 
Sus hallazgos, publicados en The Journal of Neuroscience, demuestran cómo el uso de EEG para identificar cambios en los patrones de ondas cerebrales a lo largo del tiempo puede predecir qué pacientes después de la lesión desarrollarán epilepsia.

Siendo un trastorno neurológico que altera la actividad de las células nerviosas en el cerebro, la epilepsia causa convulsiones durante las cuales las personas experimentan movimientos incontrolados o pérdida de la conciencia.
 
“La epilepsia posterior a una lesión (PIE) es una consecuencia devastadora e inevitable de la lesión cerebral traumática (TBI) y un accidente cerebrovascular, que se desarrolla en 10 a 40 por ciento de los sobrevivientes, meses o incluso años después”, dice el Prof. Alon Friedman.
 
La Epilepsy Foundation estima que más de dos millones de personas en los Estados Unidos tienen, o han tenido, algún tipo de epilepsia; y muchos no responden a la medicación.

Además de sufrir convulsiones impredecibles, a menudo difíciles de controlar, los pacientes con EIP también son propensos a afecciones neuro psiquiátricas como el deterioro cognitivo y la depresión.
 
“Si bien la investigación científica ofrece noticias de medicamentos prometedores que probablemente previenen la aparición de la epilepsia, primero necesitamos detectar biomarcadores confiables en el cerebro que predigan qué pacientes desarrollarán la enfermedad”, dice el profesor Friedman.
 
A través de su investigación, el equipo de BGU descubrió que las ondas theta, medidas como parte de un EEG, pueden predecir cinco tipos diferentes de epilepsia posterior a la lesión en ratones y ratas.

Las ondas theta generan el patrón oscilatorio rítmico y neural en las señales del EEG, registradas desde el interior del cerebro o desde electrodos pegados al cuero cabelludo.

Al rastrear las grabaciones continuas, desde el momento de la lesión hasta el inicio de las convulsiones espontáneas, los investigadores de BGU descubrieron que un patrón específico de actividad theta disminuye con el tiempo a medida que se desarrollan los signos de la epilepsia.

Este patrón también parece estar asociado con alteraciones en los ciclos de sueño y vigilia.
 
“Estos hallazgos son muy prometedores para acelerar las investigaciones clínicas dirigidas de la dinámica del EEG en pacientes humanos, lo que podría conducir a nuevos enfoques para predecir, y eventualmente tratar, la epilepsia y otras complicaciones neuro psiquiátricas que se desarrollan después de lesiones cerebrales”, dice el autor principal del estudio Dan Z. Milikovsky.
 

Dejanos tu comentario:

selfie

Selfie interactiva gigante de 6 metros de altura en Tel Aviv. (Video de Domingo).

mossad

Para qué el Mossad busca un artista de telas y cuero? Entérate en Facebook.