in

Investigadores de Israel desarrollan tecnología para generar electricidad e hidrógeno a partir de bacterias vivas.

generar electricidad

Créditos de las imagenes: Technion Spokesperson.

Investigadores de Israel desarrollan tecnología para generar electricidad e hidrógeno a partir de bacterias vivas.

La tecnología se basa en la fotosíntesis natural de bacterias fotosintéticas

Una nueva tecnología desarrollada en Israel permite la recolección de energía a partir de bacterias fotosintéticas.

Las cianobacterias pertenecen a una familia de bacterias comunes a los lagos, mares y muchos otros hábitats.

A lo largo de su evolución, las bacterias desarrollaron mecanismos fotosintéticos que les permitieron generar electricidad a partir de la luz solar.

Además, también generan energía en la oscuridad, a través de mecanismos respiratorios, que dependen de la degradación del azúcar.

La importancia de las bacterias fotosintéticas es bastante significativa, ya que forman una fuente de oxígeno atmosférico y una fuente esencial de material orgánico (por ejemplo, azúcar), que constituye el primer eslabón de la cadena alimentaria.

Utilizando una “antena solar natural” (PBS), absorben una amplia gama de intensidades y longitudes de onda de la luz solar -entre 400 y 700 nm- y explotan esta fuente inagotable de energía.

La energía se canaliza a los centros de reacción química, donde el agua se descompone, mientras se libera un flujo de iones de hidrógeno.

Los iones se usan para generar energía química, que realiza la producción de alimentos.

Publicado en Nature Communications, el estudio fue realizado por tres profesores de Technion: el profesor Noam Adir , el profesor Gadi Schuster y el profesor Avner Rothschild.

Los investigadores de Technion han colaborado en el pasado, en un proyecto en el que generaron energía a partir de hojas de espinaca usando luz solar.

Los procesos de generación de energía que se desarrollan en las bacterias fotosintéticas han llegado a ser apreciados a medida que realizan su función sin la generación de contaminación.

Por esta razón, en los últimos años hay un creciente interés en la posibilidad de generar energía e hidrógeno a partir de estas bacterias.

Uno de los avances de este estudio fue el uso de bacterias vivas, que pueden reparar las proteínas relacionadas con la fotosíntesis dañadas en tiempo real.

Además, no se espera que la recolección de energía dañe las bacterias.

Los investigadores de Technion desarrollaron un sistema de producción de energía que explota tanto la fotosíntesis como los procesos respiratorios, permitiendo la recolección de energía durante el día (fotosíntesis) y durante la noche (respiración).

La energía cosechada se usó para generar electricidad, que luego se utilizó para producir hidrógeno, actualmente considerado el combustible del futuro, ya que los vehículos con motor de hidrógeno solo emiten agua, sin contaminantes.

El sistema se basa en la generación impulsada por radiación de una fotocorriente, que los investigadores mostraron que era altamente estable y permitía la producción continua de hidrógeno.

Creen que puede servir como una fuente prometedora para generar electricidad limpia y respetuosa con el medio ambiente que no emitirá contaminantes durante la producción o el uso (combustible de hidrógeno).

 
 

Te gusta latamisrael.com?

Si respondiste “si” Sumanos tambien en Twitter.
 

Siguenos en Google plus

 

Dejanos tu comentario:

desafíos de ciber seguridad

Benjamin Netanyahu sobre como enfrentar desafíos de ciber seguridad. (Video de Domingo)

episiotomía

Las mujeres que realizan una episiotomía durante su primer parto tienen más probabilidades de necesitar episiotomías en partos posteriores.