in

Revolucionando la fabricación de componentes ópticos.

componentes ópticos
componentes ópticos

Científicos de Israel logran simplificar drásticamente la producción de componentes ópticos utilizados en todas las industrias.

Los científico han mejorado y simplificado drásticamente la producción de componentes ópticos precisos sumergiéndolos en líquidos.

El estudio, dirigido por Reut Orange-Kedem y el profesor Yoav Shechtman fue publicado en la revista Nature Communications.

Los componentes ópticos precisos son necesarios en muchos campos, incluidos microscopía, telescopía, imágenes médicas, fibra óptica, láseres y más.

En el campo de la bioingeniería, son cruciales para la microscopía 3D.

Sin embargo, su producción es extremadamente desafiante.

La precisión requerida está en la escala nanométrica (una millonésima de milímetro).

El proceso de fabricación es complejo, requiere alta precisión y solo se puede realizar en una sala limpia, factores que lo hacen costoso.

Los científicos desarrollaron un proceso novedoso de fabricación de estos elementos, un método que simplifica significativamente la producción, lo que permite fabricar componentes ópticos utilizando una impresora 3D normal.

Este método hace que los componentes ópticos sean rápidos y económicos de crear, y también permite aumentar la complejidad de los elementos producidos.

Y todo ello sin bajar en precisión.

Para lograr esto, los científicos sumergieron el componente óptico en un líquido: una mezcla de agua y glicerol (una sustancia barata que se usa ampliamente en todas las industrias, incluso como aditivo alimentario).

La luz se mueve a diferentes velocidades a través de diferentes sustancias.

Por ejemplo, se ralentiza al pasar por agua o vidrio. Esta diferencia de velocidad se denomina índice de refracción del material.

El índice de refracción del líquido que utilizaron los científicos es muy cercano al de su componente óptico.

En esas condiciones, el componente óptico debe ser 1.000 veces más grande para realizar su función, que es justo lo que querían los científicos.

Al ser más grande, el componente ahora es mucho más fácil de producir y mucho menos sensible a los errores de fabricación.

En lugar de un proceso largo y complejo que requiere una sala limpia, ahora se puede fabricar con una impresora 3D normal.

La simplicidad del proceso también permite la producción de componentes más complejos que eran casi imposibles utilizando métodos tradicionales.

Y los componentes novedosos también se pueden sintonizar, a diferencia de sus predecesores tradicionales, mediante la manipulación de la concentración de glicerol.

En general, este es un logro en óptica, que pone una herramienta mejor y más barata en manos de científicos e industrias en múltiples campos.

 

Quieres conocer mas tecnología israelí?

Si respondiste “si” Sumanos también en Twitter.

Comments

Dejanos tu comentario:

Loading…

0