Científicos Israelíes identifican la causa de la deficiencia de zinc en la leche materna.

zinc

Investigadores del Technion identifican una mutación genética del transportador de zinc que causa la deficiencia de zinc en la leche de madres que están dando de lactar.

Esto causa serios problemas de salud a los bebés y las madres deben proporcionarles un suplemento vitamínico que contenga zinc.

Los investigadores han desarrollado un test genético simple para identificar mutaciones en el gen, que va a permitir un diagnóstico previo al embarazo.

Los investigadores del Technion, son el Profesor Yehuda G. Assaraf y la estudiante del doctorado de la Facultad de Biología Inbal Lasry.

Ambos con la colaboración de investigadores del Centro Médico Sheba, han identificado y caracterizado una mutación en madres que dan de lactar que lleva a producir leche con deficiencia de zinc.

Esto puede ocasionar problemas serios de salud a los bebés que se alimentan exclusivamente de esta leche.

Estos descubrimientos fueron publicados en el Journal of Biological Chemistry y han generado un interés sustancial, ya que se percibe que la leche maternal siempre es saludable para los infantes.

El zinc es un mineral que juega un rol esencial en los procesos de crecimiento y desarrollo, incluyendo el desarrollo de funciones cognitivas y motoras del cerebro, así como el adecuado funcionamiento del sistema inmunológico y la piel.

Además, el zinc es un mineral altamente esencial, particularmente para los infantes, durante sus procesos de crecimiento y desarrollo, explica el Profesor Assaraf.

Un gran número de proteínas en nuestro cuerpo necesitan del zinc para su funcionamiento normal”, agregó Assaraf.

La deficiencia de zinc podría llevar a erupciones y dermatitis con apariencia de quemaduras severas. Ademas podrían producir diarrea, pérdida de pelo, pérdida de apetito, deficiente funcionamiento del sistema inmunológico y del sistema nervioso.

Además, la deficiencia de zing podría impedir nuestra habilidad de defendernos a nosotros mismos, a través del sistema inmunológico y del proceso inflamatorio contra patógenos extraños como bacterias, viruses y parásitos.

La investigación fue llevada a cabo en colaboración con un equipo del Hospital de niños Edmond y Lily Safra del Centro Médico Sheba. Fue encabezada por el Doctor Yair Anikster, Director de la Unidad de Enfermedades Metabólicas Pediátricas.

La investigación comenzó con la derivación de dos infantes de dos familias israelíes distintas, que sufrían, entre otros, de una erupción especialmente severa.

Esto tenía la apariencia de una quemadura severa. Los exámenes de sangre y análisis de la leche materna llevaron a la hipótesis de que la enfermedad se debía a una deficiencia de zinc. Esto llevó a los investigadores a examinar la secuencia del gen ZnT-2.

La importancia de este gen es crítica durante el período de lactancia, porque actúa como transportador de zinc de la sangre de la madre a la leche que consume el infante.

Los investigadores identificaron en las madres, una mutación especial del gen ZnT-2 en una región en particular, esencial para la preservación de la adecuada estructura y función de esta proteína transportadora del zinc.

Hemos descubierto que la mutación en el transportador de zinc ZnT-2 interrumpe su actividad y esto, consecuentemente, no permite el transporte del zinc a la leche materna.

Como resultado, un infante que sólo toma leche materna, y que no recibe ningún suplemento alimenticio, no recibe los niveles apropiados de zinc. Lo cual a su vez produce enfermedades”, explica el Assaraf.

Cada gen tiene dos componentes genéticos conocidos como alelos, uno originado por el padre y otro por la madre. En esta enfermedad, uno de los dos alelos era defectuoso. Supuestamente, el segundo alelo sano, siendo totalmente normal, debería haber protegido al infante de este defecto”, explica el Assaraf.

Los investigadores del Technion han encontrado respuesta a este dilema médico-científico. La actual investigación descubrió que el transportador de zinc ZnT-2 opera como un equipo de dos, es decir: dos ZnT-2 proteínas idénticas crean el transportador de zinc que transfiere el zinc de la sangre a la leche de la madre.

Entonces, si uno de estos dos es deficiente, el transportador se inactiva.

Una simple mutación ya sea en el alelo paterno o materno, es suficiente para desactivar el transportador de zinc, un fenómeno conocido en el lenguaje científico como efecto negativo dominante.

Este descubrimiento señala el camino para análisis genéticos pre-embarazo en mujeres. De esta forma poder proporcionarles consejo genético, aclarándoles a aquellas que albergan el gen defectuoso que mientras den de lactar, tienen que proporcionar a su bebé suplementos vitamínicos que contengan zinc.

Así evitar problemas de salud al infante. Entre otros, los investigadores están actualmente examinando la prevalencia de las mutaciones en los genes ZnT-2.

Traducción-adaptación: Elizabeth Vexelman Farhi

 
 
app 300

Te gusta latamisrael.com?

Si respondiste “si” Apoyanos tambien en Twitter.
 

Siguenos en Google plus