,

Código ultra seguro usado durante la primera y segunda guerra mundial fue roto por un criptógrafo israelí.

código

Image Credits: CCO.

Con 100 años de edad, y considerado como inviolable el código de cifrado de transposición doble utilizado por los ejércitos y agentes secretos desde la Primera Guerra Mundial hasta la Guerra Fría fue roto por un criptógrafo israelí.

George Lasry ha tenido éxito en romper el cifrado de más de 100 años de edad, considerado irrompible hasta ahora.

En criptografía, un cifrado por transposición es un tipo de cifrado en el que unidades de texto plano se cambian de posición siguiendo un esquema bien definido; las unidades de texto pueden ser de una sola letra (el caso más común), pares de letras, tríos de letras, o mezclas de lo anterior.

Es decir, hay una permutación de ‘unidades de texto’. Este tipo de cifradores eran muy usados en la criptografía clásica y por tanto, al tener que hacer los cálculo por medios muy básicos, normalmente el algoritmo se basaba en un diseño geométrico o en el uso de artilugios mecánicos.

Este tipo de algoritmos son de clave simétrica porque es necesario que tanto el que cifra como el que descifra sepan la misma clave para realizar su función. La clave puede es intrínseca en el propio método de cifrado/descifrado de forma que algoritmo y clave son un conjunto indivisible.

Las cifras de transposición pueden emplearse, y son empleadas, como parte de sistemas de cifrado más complejos añadiendo seguridad a una cifra.

El sistema de cifrado de doble transposición es actualmente considerado uno de los más fáciles de crear, y en la práctica se utiliza sobre todo para encriptación manual, pero a pesar de ser relativamente antiguo, todavía se considera que es uno de los sistemas de cifrado manuales más robustos.

El sistema de cifrado de transposición doble, también conocido como doble sistema de cifrado de transposición columna, se desarrolló en el siglo 20 y fue utilizado en la Primera Guerra Mundial pero continuó siendo utilizado por ambos bandos en la Segunda Guerra Mundial.

Su sencillez y gran seguridad le dieron vigencia para que fuera utilizado posteriormente durante la Guerra Fría, cuando fue empleado por agentes para codificar mensajes.

Un simple (y fácil de descifrar) método de cifrado es el de escribir una palabra al revés (de atrás hacia delante). Por tanto la cadena: “Hola mi nombre es Pepa” sería cifrada por “aloH im erbmon se apeP”. En este algoritmo la clave está implícita. Este algoritmo puede emplearse tanto para palabras sueltas como para las frases o mensajes completos.

Los servicios de inteligencia de Alemania Oriental y los soviéticos lo usaron durante la Guerra Fría. Fue utilizado por los espías que se encontraban en lugares como Alemania Occidental y se comunicaban con la sede.

Lasry fue un vicepresidente de una compañía de alta tecnología hasta hace poco, pero nunca había renunciado a su amor por la criptografía, que se desarrolló durante los días de su servicio militar en la Unidad de Inteligencia Militar 8200.

El cifrado consta de escribir el mensaje en una tabla que tiene el mismo número de columnas que la palabra “clave”. Las columnas se ordenan por orden alfabético de la letra en la parte superior de cada columna y se puede leer bajando las columnas, con base en el orden alfabético de las letras de la palabra que se usa como clave. Esta es la primera transposición.

El mensaje es escrito a continuación en una tabla encabezada por una segunda tecla, diferente, y todo el proceso se lleva a cabo por segunda vez. Por lo general, las claves son alrededor de 20 a 25 letras cada una.

Incluso con el uso de computadoras de gran potencia de procesamiento, el tiempo requerido para encontrar la clave es extraordinariamente largo.

Una de las personas que tenían que hacer frente a la cuestión de esas cifras en su día a día era Otto Leiberich, el ex jefe de la oficina federal alemana para la seguridad de la información. En 1999, Leiberich sugirió un desafío basado en la doble transposición.

Otro investigador alemán, Klaus Schmeh, decidió asumir el reto como proyecto y en 2007 publicó un desafío criptográfico, con el conocimiento de criptoanálisis en ese momento, para que los parámetros hicieran que el criptograma sea tan duro como fuera posible.

“Schmeh no creía realmente que se rompiera su desafío, y el año pasado Schmeh incluso publicó un libro “Nicht zu knacken”, en el que incluyó los principales retos criptográficos sin resolver, incluyendo el sistema de cifrado de doble transposición.

Pero en noviembre, Lasry sorprendió Schmeh cuando le envió un correo electrónico diciendo que él resolvió el criptograma y le dio la solución correcta. Schmeh lo llamó uno de los avances más significativos en la criptografía en los últimos años.

Lasry dijo que usó una serie de débilidades previamente desconocidas en el sistema de cifrado para descifrarlo.

Mientras que el problema original es todavía casi insoluble, el secreto está en la búsqueda de un número de ataques destinados a sólo una parte del problema.

Al romper el problema en partes sobre la base de un enfoque de “divide y vencerás”, la solución fue más simple, dijo Lasry.

Usando la solución y un programa informático que fue escrito por Lasry, y otros dos colegas, cifrados similares podrán ser resueltos en el futuro en pocos minutos, dijo Lasry.

Los detalles de la investigación serán publicados próximamente en la revista Cryptologia.

 
 

Suscribete gratis a latamisrael.com para recibir mas novedades como esta!

Te gusta latamisrael.com?

Si respondiste “si” Sumanos tambien en Twitter.
 

Siguenos en Google plus

 
app 300

 
 

Comments

Dejanos tu comentario:

Loading…

coronarias

Las células coronarias no se renuevan, pero ahora …

africanos

Ver y no creer, Israel lleva agua pura a un millón de africanos.