Mega planta solar proveerá el 2% de la electricidad de todo Israel.

solar

Israel aspira a que en la próxima década un 10 % de su consumo energético provenga de fuentes renovables. En este marco se ha anunciado la construcción de la mayor planta de energía solar en Israel que proveerá un 2% de la electricidad total del país. El proyecto involucra empresas de Israel y de España en forma de consorcio.

De este modo el gobierno israelí ha firmado un acuerdo con un consorcio del que forma parte la española Abengoa para construir en Israel una segunda planta termosolar en la parte occidental del desierto del Néguev.

El acuerdo fue firmado por un monto de unos 4.000 millones de shékels (1.058 millones de dólares unos 970 millones de euros).

Abengoa, compañía que aplica soluciones tecnológicas innovadoras para el desarrollo sostenible en los sectores de energía y medioambiente, y Shikun & Binui, una compañía global en infraestructuras con sede en Israel, han sido adjudicadas por el Estado de Israel con la concesión de la planta termosolar Ashalim.

La planta, será una de las más grandes del mundo y financiada con asistencia del Banco Europeo de Inversiones y por una entidad financiera del Gobierno estadounidense, será construida por la sevillana Abengoa y las empresas locales Shikun y Binui, en una zona de Ashalim.

Una planta con tecnología cilindroparabólica, es un conjunto de espejos de gran precisión que siguen el movimiento del sol y concentran la radiación solar sobre un receptor por cuyo interior circula un fluido que absorbe el calor.

Este fluido alcanza temperaturas de 390 grados centígrados. En un intercambiador de calor, este fluido transmite dicha energía térmica al vapor de agua, que es turbinado para generar electricidad. Asimismo, parte de la energía térmica se puede reservar en tanques de almacenamiento térmico en sales fundidas para generar vapor y producir energía eléctrica, que en este caso podrá llegar hasta seis horas aproximadamente.

La tecnología cilindroparabólica es una tecnología comercial madura, con una experiencia contrastada de más de 20 años de operación desde la puesta en marcha de las primeras plantas cilindroparabólicas en los Estado Unidos.

Una característica importante de esta tecnología es la facilidad de integración de un sistema de almacenamiento térmico que confiere un carácter gestionable a la energía generada, permitiendo la operación durante periodos transitorios o bien tras la puesta de sol.

Esta nueva planta evitará la emisión de 300.000 toneladas de CO2 anuales.

 
app 300
 

Te gusta latamisrael.com? Si respondiste “si” Apoyanos tambien en Twitter.
 

Siguenos en Google plus