in

Microplásticos en el océano Atlántico revelan peligrosa contaminación.

contaminación

El descubrimiento de microplásticos en muestras recolectadas sobre el Océano Atlántico revela la propagación de esta peligrosa contaminación

A medida que el plástico de nuestros océanos se rompe en pedazos cada vez más pequeños sin descomponerse químicamente, los microplásticos resultantes se están convirtiendo en un problema ecológico grave.

Un nuevo estudio realizado en Israel revela un aspecto preocupante de los microplásticos, definidos como partículas de menos de 5 mm de diámetro.

Al pareces, son arrastrados a la atmósfera y transportados por el viento a partes lejanas del océano, incluidas las que parecen claras. El análisis revela que fragmentos tan minúsculos pueden permanecer en el aire durante horas o días, lo que extiende el potencial de dañar el medio marino y, al ascender en la cadena alimentaria, afectar la salud humana.

“varios estudios ha encontrado microplásticos en la atmósfera justo encima del agua cerca de las costas”, dice la Dra. Miri Trainic, en colaboración con el del Prof. Yinon Rudich  y el Prof. Assaf Vardi. “Pero nos sorprendió encontrar una cantidad no trivial por encima de agua aparentemente prístina”.

La aerosolización.

Koren y Vardi han estado colaborando durante varios años en estudios diseñados para comprender la interfaz entre el océano y el aire. Si bien se ha estudiado bien la forma en que los océanos absorben materiales de la atmósfera, se ha investigado mucho menos el proceso en dirección opuesta. Es decir la aerosolización, en la que los volátiles, virus, fragmentos de algas y otras partículas se transportan del agua de mar a la atmósfera.

Como parte de este esfuerzo continuo, se recolectaron muestras de aerosoles para su estudio en los laboratorios Weizmann durante el recorrido de 2016 del buque de investigación Tara. Se trata de un viaje en el que varios equipos de investigación internacionales se unen para estudiar los efectos del cambio climático, principalmente en biodiversidad marina.

La expedición.

El equipo de Israel colocó la entrada de su equipo de medición en la parte superior de uno de los mástiles (para evitar los aerosoles producidos por la propia embarcaion) y el Dr. J. Michel Flores, del grupo de Koren, se unió a la misión para la recolección mientras la barca navegaba por el Océano Atlántico Norte.

Identificar y cuantificar los trozos de microplástico atrapados en sus muestras de aerosol no fue nada fácil, ya que las partículas resultaron ser difíciles de detectar bajo el microscopio.

Para comprender exactamente qué plástico estaba llegando a la atmósfera, el equipo realizó mediciones de espectroscopía Raman, para determinar su composición química y tamaño.

Poliestireno, polietileno y polipropileno

Los investigadores detectaron altos niveles de plásticos comunes (poliestireno, polietileno, polipropileno y más) en sus muestras. Luego, calculando la forma y masa de las partículas de microplástico, junto con las direcciones y velocidades promedio del viento sobre los océanos, el equipo demostró que la fuente de estos microplásticos era muy probablemente las bolsas de plástico y otros desechos plásticos que se habían tirado cerca de la costa.

Estos contaminantes se las arreglaron para llegar a partes del océano a cientos de kilómetros de distancia.

La verificación del agua de mar debajo de los sitios de muestra mostró el mismo tipo de plástico que en el aerosol. De esta frma se respalda la idea de que los microplásticos ingresan a la atmósfera a través de burbujas en la superficie del océano o son recogidos por los vientos y transportados en corrientes de aire a partes remotas del océano.

Microplásticos en la atmósfera.

“Una vez que los microplásticos están en la atmósfera, se secan y quedan expuestos a la luz ultravioleta y a los componentes atmosféricos con los que interactúan químicamente”, dice Trainic.

“Eso significa que es probable que las partículas que caen de nuevo al océano sean aún más dañinas o tóxicas que antes para cualquier vida marina que las ingiera”.

“Además de eso”, agrega Vardi, “algunos de estos plásticos se convierten en andamios para el crecimiento bacteriano de todo tipo de bacterias marinas, por lo que el plástico en el aire podría ofrecer un viaje gratis a algunas especies, incluidas las bacterias patógenas que son dañinas para la vida marina y humanos”.

“La cantidad real de microplásticos en los aerosoles oceánicos es casi con certeza mayor de lo que mostraron nuestras mediciones, porque nuestra configuración no pudo detectar esas partículas por debajo de unos pocos micrómetros de tamaño”, dice Trainic.

“Por ejemplo, además de los plásticos que se descomponen en pedazos aún más pequeños, existen las nanopartículas que se agregan a los cosméticos y que se lavan fácilmente en el océano o se forman en el océano a través de la fragmentación microplástica”.

El tamaño, sí importa!

El tamaño, en el caso de las partículas de plástico, sí importa, no solo porque las más ligeras pueden permanecer en el aire durante períodos más prolongados. Cuando aterrizan en la superficie del agua, es más probable que sean devoradas por vida marina igualmente pequeña, que, por supuesto, no puede digerirlos.

Por lo tanto, cada una de estas partículas tiene el potencial de dañar un organismo marino o de ascender por la cadena alimentaria y llegar a nuestros cuerpos.

“Por último, pero no menos importante, como todos los aerosoles, los microplásticos se vuelven parte de los grandes ciclos planetarios, por ejemplo, el carbono y el oxígeno, ya que interactúan con otras partes de la atmósfera”, dice Koren.

“Debido a que son livianos y de larga duración, veremos más microplásticos transportados en el aire a medida que los plásticos que ya están contaminando nuestros océanos se rompen, incluso si no agregamos más plásticos a nuestras vías fluviales”. él añade.

 

Quieres conocer mas tecnología israelí?

Si respondiste “si” Sumanos también en Twitter.

Comments

Dejanos tu comentario:

Loading…

0