Cómo sabe el cerebro a que prestar atención en un ambiente ruidoso?

prestar atención

“Tenemos mucha información que entra en nuestros sentidos todo el tiempo y tenemos el reto de elegir a qué prestar atención y qué ignorar”, dice la neurocientífica del campo cognitivo israelí Elana Sión Golumbic. Golumbic recientemente publicó sus hallazgos en la revista Neuron refiriéndose a el llamado “efecto cóctel”.

Esto es lo que nos permite por ejemplo “hacer zoom” sobre una única fuente de sonido en una habitación llena de personas hablando al mismo tiempo o haciendo ruidos varios.

“Todos los sonidos del entorno entran en los oídos, así que la selección tiene que hacerse internamente, la capacidad de prestar atención es más un software que una operación de hardware”, explica.

No podemos, después de todo, mover nuestros oídos la forma en que movemos los ojos para concentrarse en una cosa a la vez. Esa tarea debe llevarse a cabo por las células nerviosas y no por las células musculares.

“Los ingenieros han estado tratando durante décadas para amplificar partes importantes y reducir el ruido de fondo, y es todo un reto computacional. Sin embargo, los seres humanos, al parecer lo hacen bien. Por eso me parece fascinante “, dice Golumbic.

Trabajo con el psiquiatra Doctor Charles Schroeder, de la Universidad de Columbia, donde está terminando una beca de investigación antes de regresar a Israel, y con colegas de otras universidades de Estados Unidos, Golumbic pudo estudiar la actividad cerebral implicada en el fenómeno.

El estudio fue posible mediante la obtención de acceso a seis pacientes de hospitales quines tenían electrodos colocados en la superficie de sus cerebros en un procedimiento de diagnóstico para la epilepsia.

Sin riesgo añadido a estos pacientes, el equipo de Golumbic registró su actividad eléctrica del cerebro que se mostraba en vídeos simultáneos, uno con una mujer hablando, uno con un hombre hablando y otro con ambos hablando al mismo tiempo. Cuando se le pidio concentrarse en el hablante masculino, los pacientes enfocaban automáticamente sus ojos en él.

Un modelo matemático se utilizó para reconstruir la forma de la actividad eléctrica del cerebro. Coincidiendo estos patrones con los patrones originales de los altavoces ignorados los pacientes proporcionaron una imagen clara de lo que estaba pasando: los cerebros de los sujetos habían registrado el habla de quienes querían oir y el del ignorado, pero no en las mismas regiones del cerebro.

El discurso ignorado fue registrado en la parte del cerebro que rige el ruido, mientras que el habla requerida se habia registrado en las regiones asociadas con funcionamientos más importante, donde encontramos el lenguaje.

Mientras estaban prestando atención a un discurso determinado, los sujetos realmente se sintonizaron con el patrón de sonido seleccionado cada vez con más fuerza.

Este estudio proporciona la primera evidencia clara de los lugares del cerebro donde hay representación del habla a su vez que conversaciones ignoradas se filtran hacia afuera.

 

Prestar atención.

 

Fue un resultado muy emocionante para Golumbic, que fue asesora científica de varias exposiciones relacionadas con el cerebro sobre ilusiones de óptica, audición y tacto en el Museo de Ciencias de Bloomfield en Jerusalem.

“Empecé a trabajar en esto en 2009 como investigadora postdoctoral,” dice Golumbic, ahora de 33 años. “Pero hubo un momento “click” la primera vez que vi que el cambio de atención entre los dos altavoces produce un cambio dramático en la forma en que el cerebro responde, a pesar del hecho de que la información sensorial para los oídos era idéntica.

Verlo manifestado en el cerebro era justamente lo que estábamos buscando, y fue muy dramático “.

Debido a que la capacidad de enfocar y entender una persona que habla en un ambiente ruidoso es una capacidad social-cognitivo crítica, (anotaron los investigadores en su artículo), los hallazgos podrían tener implicaciones importantes para las personas con trastorno de hiperactividad y déficit de atención (ADD / ADHD) y autismo , así como para las personas mayores.

“Yo quiero ir más lejos para explorar las diferentes poblaciones”, dice Golumbic “Otra área de interés es qué tipos de ambientes son más propicias para la atención selectiva y cuales son más difíciles. Tal vez podamos encontrar la configuración óptima para prestar atención. Estas son algunas de las direcciones que me gustaría seguir estudiando”.

Copyright: Elana Zion Golumbic, original por Avigayil Kadesh.

 
Te gusta latamisrael.com? Si respondiste “si” Apoyanos tambien en Twitter.