in

Reciclar aguas residuales industriales ácidas peligrosas.

reciclar aguas residuales

Créditos de las imagenes: BGU.

Científicos ambientales de Israel desarrollan un método para convertir aguas residuales industriales ácidas peligrosas en recursos valiosos.

Un equipo de investigación de científicos ambientales ha desarrollado un proceso circular para eliminar el riesgo que representan las aguas residuales de la planta de ácido fosfórico.

El proceso convierte las aguas residuales tóxicas para el medio ambiente en agua limpia mientras recupera ácidos valiosos.

El ácido fosfórico es el ingrediente principal de los fertilizantes industriales, una industria masiva en todo el mundo.

Su método acaba de publicarse en ACS Sustainable Chemistry and Engineering, una prestigiosa revista científica publicada por la American Chemical Society.

Lior Monat, estudiante de doctorado en el laboratorio del Dr. Oded Nir, dirigió la investigación bajo su supervisión.

«La producción de ácido fosfórico genera una gran cantidad de aguas residuales industriales que no se pueden tratar de manera eficiente debido a su bajo pH y alto potencial de precipitación», explica el Dr. Oded Nir, el codirector de la investigación.

«Hoy en día, las aguas residuales generalmente se almacenan en estanques de evaporación.

Sin embargo, estos son propensos a rupturas, fugas e inundaciones.

Hace solo unos años, ocurrió un desastre ecológico en Israel cuando millones de metros cúbicos de estas aguas residuales ácidas fueron arrojadas a un arroyo.

Los procesos de tratamiento convencionales tienen dificultades para lidiar con la acidez, salinidad y dureza de las aguas residuales.

Por lo tanto, desarrollamos un proceso alternativo de tres pasos para el tratamiento de aguas residuales con ácido fosfórico compuesto por electrodiálisis selectiva, ósmosis inversa y neutralización».

El equipo evaluó el método con aguas residuales sintéticas en el laboratorio, con resultados positivos.

El proceso recuperó con éxito agua limpia y fosfato al tiempo que redujo el volumen de aguas residuales en un 90 %.

Tampoco generó ninguna incrustación mineral apreciable, que pudiera ensuciar las membranas.

Además, el requerimiento de energía para el proceso también fue lo suficientemente bajo como para parecer que el método sería sostenible y tecnoeconómicamente viable.

«Este proceso es muy prometedor y alentamos a los actores de la industria a examinar su potencial y aplicabilidad en sus fábricas», dice el Dr. Roy Bernstein, co-investigador principal.

Quieres conocer mas tecnología israelí?

Si respondiste “si” Sumanos también en Twitter.

Dejanos tu comentario: