Ir a la playa es bueno contra el asma.

asma

Ir a la playa es bueno y saludable en muchos sentidos, aunque estar expuesto al sol requiere cuidados importantes, ya que este puede traer graves enfermedades. Pero con los recaudos apropiados, el sol es una importante fuente de vitamina D para el organismo. Hoy les traemos un motivo mas para que quieran ir a disfrutar del sol y la arena.

El impacto del bajo nivel de vitamina D en el asma, la morbilidad y el control del asma no están claro. Por tanto el objetivo de este estudio fue investigar en los adultos las asociaciones entre el nivel sérico de 25-hidroxivitamina D y el asma prevalente, así como las exacerbaciones de la enfermedad.

Una grupo de adultos israelíes de edades entre 22 a 50 años con estado de vitamina D documentado fueron muestreados de los Servicios de Salud Clalit (HMO) entre el 1 de julio de 2008 y el 1 de julio de 2012.

Entre esta población personas diagnosticadas de asma y algunos con exacerbaciones de asma fueron identificados. Las exacerbaciones asmaticas se definen como cualquiera de los siguientes: prescripción de corticosteroides orales, mas de 5 recetas de agonistas beta de acción corta y más de 4 visitas a un médico por el asma. Modelos de regresión logística evaluaron las asociaciones entre la vitamina D y el asma y las exacerbaciones del asma.

De los resultados se desprende que entre aquellos con deficiencia de vitamina D, las probabilidades de tener una exacerbación fueron 25% mayores en comparación con aquellos con niveles en el rango normal. Esta asociación siguió siendo significativa después de controlar los factores de confusión conocidos.

Si bien no hubo una asociación significativa entre el estado de vitamina D y el diagnostico, hubo una fuerte asociación con las exacerbaciones asmáticas.

Este estudio israelí muestra que los niveles de vitamina D de sol intenso pueden estar relacionadas con la frecuencia de los ataques de asma. Más alla de los cuidados que tomar sol requieren, parecería que para la personas que ya sufren de asma, el sol puede ser un elemento que reduzca los fuertes brotes de la dolencia.

No tener suficiente vitamina D parece poner a los asmáticos en mayor riesgo de ataques de asma, según encontró el estudio. Gran parte de la vitamina D en el cuerpo de las personas proviene de la exposición al sol, aunque los dermatólogos recomiendan obtener el ingrediente vital de otras fuentes debido a los peligros de la sobreexposición a los rayos del sol.

En el estudio, que incluyó a unos 21.000 pacientes de asma en Israel, concluye entonces que los que tienen una deficiencia de vitamina D eran 25 por ciento más propensos que el resto a haber tenido un ataque de asma, o un ataque de asma, en el pasado reciente.

Los investigadores detrás del estudio sugieren que aumentar los niveles de vitamina D podrían ayudar a controlar los peores casos de asma. La vitamina D se produce en la piel en respuesta a la luz solar, y se encuentra en muchos alimentos, incluyendo pescados, huevos, aceite de hígado de bacalao, y leche fortificada y puede ser tomado como un suplemento.
En los EE.UU., la leche ha sido fortificada con vitamina D durante décadas, en Israel el verano pasado una ley promulgo que la leche se fortificara de manera similar.

“Cuando los pacientes tienen asma, nuestro objetivo es el control de la enfermedad, para tener el menor número de exacerbaciones como sea posible,” dijo la doctora Ronit Confino-Cohen , alergóloga en el Meir Medical Center, quien dirigió el estudio. “Nuestros hallazgos nos dan otra herramienta para hacer esto sin añadir efectos secundarios que traen = medicaciones.”

El estudio no implica que los niveles normales de vitamina D podrían de alguna manera prevenir el asma. No hubo correlación entre los niveles y la presencia de asma – sólo a los brotes entre quienes padecen la enfermedad.

Alrededor de 235 millones de personas tienen asma en todo el mundo, según estima la Organización Mundial de la Salud. La enfermedad, que inflama y estrecha las vías respiratorias, se ha convertido cada vez más común en las últimas décadas. Si bien no hay cura, el asma se puede controlar con medicamentos y evitando los alérgenos y otros factores desencadenantes.

Buscando nuevas formas de controlar el asma de sus pacientes, Confino-Cohen analizó las historias clínicas de los casi 4 millones de miembros de los Servicios de Salud Clalit, el registro médico más grande de Israel.

“El aumento de los niveles de vitamina D es algo que podemos hacer fácilmente para mejorar la calidad de vida de nuestros pacientes”

Se sabe que la vitamina D que juega un papel en la regulación del sistema inmunológico, pero no está claro si puede ayudar a proteger contra varias enfermedades. Investigaciones anteriores sugieren que la deficiencia de vitamina D puede ser un factor de riesgo para el asma, pero esto está lejos de ser concluyente. Los médicos por lo general no toman la vitamina D en cuenta en el tratamiento de la enfermedad, y no hay acuerdo sobre los niveles recomendados.

El análisis de datos de historias clínicas de los miembros Clalit reveló que entre los 4616 asmáticos con una deficiencia de vitamina D, 702, o un 15 por ciento, habían experimentado al menos un ataque de asma en el año anterior a su primera prueba de la vitamina D.

En comparación, entre los 8265 asmáticos cuyos niveles de vitamina D fueron normales o por encima de lo recomendado, 876, o 11 por ciento, tuvo un ataque de asma en ese momento. Haciendo cuentas resulta un 25 por ciento más probabilidades de brotes en los asmáticos con deficiencia de vitamina D.

 
app 300
 

Te gusta latamisrael.com? Si respondiste “si” Apoyanos tambien en Twitter.
 

Siguenos en Google plus