in

Investigadores israelíes utilizan tecnología de resonancia magnética para cartografiar la grasa corporal.

grasa corporal

Créditos de las imagenes: Carles Rabada.

Investigadores israelíes utilizan la tecnología de resonancia magnética para cartografiar la grasa corporal. Uno de los hallazgos mas importantes tiene que ver con el hígado.

La reducción de la grasa en el hígado, en lugar de simplemente perder peso, juega un papel importante en los riesgos a la salud asociados con la obesidad.

Un equipo de investigadores encabezado por la profesora Iris Shai ha utilizado la tecnología de MRI para mapear la grasa corporal. El estudio, publicado recientemente en el Journal of Hepatology, cartografió los depósitos de grasa en los cuerpos de cientos de sujetos y midió los efectos de una variedad de regímenes de dieta en sus depósitos de grasa durante un largo período de tiempo.

El equipo de investigación, que incluyó a científicos de la Universidad de Leipzig (Alemania) y la Universidad de Harvard, colaboró ??con el Centro Médico de la Universidad de Soroka en Beer-Sheva y con el Centro de Investigación Nuclear – Negev (NRCN).

Ellos encontraron que una dieta mediterránea baja en carbohidratos tenía una mayor efecto en la reducción de la grasa en el hígado, alrededor del corazón y en el páncreas. Esto en comparación con las dietas bajas en grasa con conteos de calorías similares. El nivel de pérdida de peso fue similar.

El equipo también encontró que el ejercicio físico moderado reducía la cantidad de grasa visceral (acumulación de grasa en el estómago).

Los diversos depósitos de grasa reaccionaron de manera diferente a las diferentes interacciones: junto con la pérdida moderada de peso, la cantidad de grasa hepática se redujo en un 30 por ciento, la grasa alrededor del corazón disminuyó en un 11 por ciento (aproximadamente 70 cc de reducción de volumen) y la grasa visceral se redujo en 25 por ciento. La grasa pancreática y muscular se redujeron en solo 1-2%.

Los investigadores informaron que la reducción drástica (30%) de la grasa hepática combinada con la pérdida moderada de peso es un elemento clave para reducir riesgos en salud asociados con la obesidad a largo plazo.

También demostraron que la reducción de la grasa hepática es un mejor predictor de la salud a largo plazo que la reducción de la grasa visceral. Anteriormente se creía que la grasa visceral era el principal predictor.

Los hallazgos contribuyen significativamente a la comprensión emergente de que para muchas personas obesas, el exceso de grasa hepática no es simplemente un signo de los riesgos para la salud, incluidas las enfermedades cardiovasculares y la diabetes, sino que probablemente también sea una causa.

El equipo de investigación probó la importancia de reducir la grasa hepática (en contraste con la grasa visceral) comparando los resultados de unas 300 personas con sobrepeso que siguieron dos regímenes de dieta baja en calorías: una dieta mediterránea y una dieta baja en grasas.

El seguimiento de los sujetos durante un período de 18 meses demostró que el cambio de sus respectivos hábitos de nutrición era consistente con los grupos de prueba a los que se les asignó al azar.

Además, cada participante fue sometido a un examen de IRM de cuerpo completo para analizar la distribución de la grasa corporal antes, durante y después del período de prueba.

Se cree que el estudio abre un terreno importante hacia el desarrollo de protocolos nutricionales personalizados para abordar una variedad de depósitos de grasa específicos utilizando la tecnología de IRM, el método más preciso disponible actualmente para mapear y cuantificar los depósitos de grasa en todo el cuerpo humano y para comprender su importancia y el papel juegan.

El estudio, sin precedentes en su longitud y amplitud, contribuye con una amplia base de datos, que consta de miles de imágenes corporales para encontrar y cartografiar los depósitos de grasa en el cuerpo humano.

Resulta que durante la vida de una persona, las células grasas se mueven entre las partes del cuerpo y que la grasa desempeña una variedad de funciones de salud.

Al seguir el alcance y la amplitud de estos cambios a lo largo del tiempo, los investigadores, que han desarrollado tecnologías para cuantificar tipos específicos de grasas, ahora han allanado el camino para una comprensión más profunda y precisa de la dinámica de la pérdida de peso durante un período de dieta.

Como grupo, las personas obesas tienen un mayor riesgo de sufrir una variedad de enfermedades que las personas delgadas. En particular las enfermedades del corazón, las complicaciones cardiovasculares y la diabetes tipo 2.

Sin embargo, con el crecimiento en las tasas de obesidad en todo el mundo, alrededor del 24 por ciento de los adultos israelíes tienen sobrepeso y más del 40 por ciento en los Estados Unidos, resulta que el riesgo que acompaña a la obesidad es más característico de ciertos subgrupos de obesos.

Por lo tanto, uno de los desafíos más importantes que enfrentan los investigadores hoy en día es identificar los subgrupos o “tipos” de obesidad en la población y desarrollar tratamientos con el objetivo de mejorar la salud de estas personas de una manera más personalizada.

Por ejemplo, resulta que cuando los depósitos de grasa se almacenan en el abdomen, existe un mayor riesgo de enfermedad “cardio-metabólica” que cuando el exceso de grasa se almacena debajo de la piel. Esta comprensión, junto con otras características de la grasa visceral, sugirió que la grasa visceral es una causa central de la enfermedad relacionada con la obesidad.

Mientras que la grasa se acumula en la región del abdomen, el porcentaje de grasa en el hígado también aumenta para la mayoría de las personas obesas.

El impacto de esta acumulación aún es un tema de debate (el clásico dilema del ‘pollo y el huevo’: todavía no hay acuerdo sobre si la “enfermedad del hígado graso” es una enfermedad absoluta.

Muchos expertos creen que sin más cambios al hígado, como el desarrollo de infecciones o fibrosis (desarrollo de proteínas fuera de las células), no existe un riesgo significativo para la salud).

Por lo tanto, actualmente no existen tratamientos destinados específicamente para tratar el hígado graso, aparte de los consejos generales para perder peso.

El equipo de investigación probó la importancia de reducir la grasa hepática (en contraste con la grasa visceral) al instruir a unas 300 personas con sobrepeso a mantener uno de los dos regímenes de dieta baja en calorías, una dieta mediterránea y una dieta baja en grasas.

Una estrecha vigilancia de los sujetos durante un período de 18 meses demostró que efectivamente cambiaron sus hábitos de nutrición de acuerdo con el grupo de ensayo al que fueron asignados al azar.

A pesar de niveles similares de pérdida de peso, los sujetos que mantuvieron una dieta mediterránea obtuvieron mejores resultados que los que mantuvieron una dieta baja en grasas según varios índices utilizados para medir el riesgo de enfermedad cardíaca y diabetes.

De acuerdo con tres índices utilizados para medir la probabilidad de un paciente de desarrollar problemas cardíacos en los próximos 10 años: índices que abarcan una serie de diversos parámetros, incluidos el sexo y la edad del participante, los niveles de grasa y azúcar en la sangre y la presión arterial, reducciones más significativas en el riesgo de enfermedad cardiaca se encontraron los participantes que siguieron dietas mediterráneas.

La diferencia entre los dos grupos siguió siendo estadísticamente significativa incluso después de ajustar la pérdida de peso de los participantes, de modo que la reducción del riesgo de enfermedad cardíaca es el resultado del impacto de una dieta saludable incluso más que la capacidad de la dieta para causar pérdida de peso.

El descubrimiento más importante del estudio, sin embargo, se alcanzó cuando los investigadores probaron la dependencia de la ventaja de una dieta mediterránea sobre otros regímenes de dieta medidos en la reducción de la grasa visceral o hepática.

Mientras se ajustaba la reducción de la grasa visceral no se borraba la La diferencia estadísticamente significativa entre las dietas, el ajuste por el nivel (más alto) de reducción de la grasa hepática borró esta brecha.

Este hallazgo apoya la posibilidad de que la reducción de la grasa hepática no refleja simplemente, sino que más bien media la relación entre lla reducción de los riesgos de salud futuros relacionados con las enfermedades cardíacas.

“La nutrición saludable, al tiempo que mantiene una pérdida de peso constante y moderada, tiene un impacto mucho más dramático en los niveles de grasa corporal relacionados con la diabetes, la enfermedad cardíaca y la enfermedad cardiovascular que creíamos anteriormente. Este estudio podría ayudar a perfeccionar el futuro protocolos médicos para hacerlos más específicamente apropiados para tipos particulares de grasas que se tratan”.

El Profesor Shelef de Soroka, agregó: “este estudio respalda otros estudios recientes que demuestran la precisión de la tecnología de IRM en la medición de la cantidad de grasa en el hígado.

Al mismo tiempo, el desarrollo de tecnologías similares que podrían presentarse algún día. alternativas a las biopsias de hígado de pacientes y permitirá repetir las mediciones para determinar el nivel de riesgo de salud de un paciente obeso en particular, así como su respuesta al tratamiento”.

Actualmente, el grupo está completando un ensayo clínico adicional que considerará la cuestión de si una dieta verde mediterránea (una versión mejorada de la dieta mediterránea, rica en polifenoles derivados de plantas verdes) tiene ventaja en influir en la grasa hepática y otros sistemas corporales como el cerebro, el genoma, el microbioma, el corazón y otros depósitos de grasa.

Este ensayo clínico se unirá a una impresionante lista de ensayos de nutrición liderados por la Profesora Iris Shai que no tienen precedentes en su alcance, duración del estudio y el uso de tecnología innovadora para responder preguntas sobre nutrición básica. Estos ensayos ya han desempeñado un papel importante para socavar las convenciones y transformar los protocolos médicos en todo el mundo.

 

Quieres conocer mas tecnología israelí?

Si respondiste “si” Sumanos también en Twitter.
 

Dejanos tu comentario:

el sistema inmunológico

Con esta información en la mano podemos pensar en cómo restablecer el sistema inmunológico.

jugo de granda

El jugo de granada puede reducir el daño cerebral en los bebés recién nacidos