Que vemos cuando tenemos los ojos cerrados o dormimos?

ojos cerrados

Aún cuando tenemos los ojos cerrados, los centros visuales en nuestro cerebro siguen en plena actividad. Científicos Israelíes han demostrado en los últimos años que la intensidad de la actividad sensorial en un cerebro que no ve, toca, etc, es bastante similar a la de un cerebro expuesto a un estímulo.

Nuevas investigaciones llevadas a cabo en el Israel han revelado detalles de dicha actividad, explicando por qué, a pesar de que nuestros centros sensoriales funcionan, no experimentamos visiones o sonidos cuando nuestros órganos sensoriales no son estimulados.

Los estudios previos del profesor Rafael Malach y el estudiante de investigación Yuval Nir del Departamento de Neurobiología, utilizaron imágenes de resonancia magnética funcional (fMRI) para medir la actividad cerebral en estados de actividad y reposo.

Debido a que la fMRI es una medición indirecta de la actividad cerebral, esta técnica no puede captar los matices de los pulsos de electricidad que caracterizan la actividad neuronal.

Junto con el profesor Itzhak Fried de la Universidad de California en Los Ángeles y un equipo de la unidad de EEG del Centro Médico Sourasky de Tel Aviv, los investigadores encontraron una fuente única de medición directa de la actividad eléctrica en el cerebro: datos obtenidos de pacientes con epilepsia que se sometieron a pruebas exhaustivas, incluyendo la medición de pulsos neuronales en diversas partes de su cerebro, en el curso del diagnóstico y tratamiento.

Un análisis de estos datos mostró, de manera concluyente, que de hecho existe actividad eléctrica incluso cuando no hay estímulo. Pero la naturaleza de la actividad eléctrica es diferente cuando una persona experimenta un evento sensorial o la ausencia de tal evento.

En resultados publicados en Nature Neuroscience, los científicos demostraron que durante el reposo, la actividad cerebral consiste en fluctuaciones extremadamente lentas, a diferencia de las ráfagas cortas y rápidas que caracterizan a las respuestas asociadas a una percepción sensorial.

Esta diferencia parece ser la razón por la cual no tenemos alucinaciones ni escuchamos voces que no están presentes cuando descansamos. Las oscilaciones en reposo parecen ser más fuertes cuando no sentimos absolutamente nada, al dormir sin soñar.

El patrón de fluctuaciones lentas puede ser comparado con un protector de pantalla de computadora. Aunque su función no ha sido totalmente definida aún, los investigadores han establecido una serie de hipótesis. Una posibilidad es que las neuronas, al igual que algunos filósofos, deben “pensar” a fin de existir.

Por lo tanto, la supervivencia depende de un estado constante de actividad. Otra sugerencia es que el nivel mínimo de actividad permite un arranque rápido, cuando un estímulo finalmente se presenta, algo así como un coche listo para arrancar, con el motor en marcha. Nir: “Según el antiguo enfoque, los sentidos son “activados” por el cambio de un estímulo exterior.

Esta teoría está dando paso a un nuevo paradigma en el cual el cerebro está constantemente activo, y los estímulos cambian y dan forma a esta actividad.”

Malach dijo: “El uso de datos clínicos nos permitió resolver un enigma de la ciencia básica de una manera que hubiera sido imposible con métodos convencionales. Estos hallazgos podrían, en el futuro, convertirse en la base de técnicas de diagnóstico avanzadas.” Estas técnicas no necesariamente requerirán la cooperación del paciente, permitiendo su uso, por ejemplo, en personas en coma o en niños pequeños.

 
app 300
 

Te gusta latamisrael.com? Si respondiste “si” Apoyanos tambien en Twitter.
 

Siguenos en Google plus