in

Abriendo el camino a un tratamiento novedoso para el linfedema.

linfedema

Créditos de las imagenes: Technion Press Room.

Los científicos de Israel han logrado producir una red de vasos linfáticos en laboratorio, abriendo el camino a un tratamiento novedoso para el linfedema.

Los científicos han logrado desarrollar una red de vasos linfáticos humanos diseñada. Publicado en PNAS, el estudio fue dirigido por la doctora Shira Landau y realizado en el laboratorio de la profesora Shulamit Levenberg.

La importancia de los hallazgos de los investigadores radica en una mejor comprensión de la generación de vasos linfáticos. Esto podría tener implicaciones para el tratamiento del linfedema y la generación de colgajos de tejido más realistas.

Los vasos linfáticos tienen una estructura similar a las venas.

Recogen el líquido entre las células de todos los tejidos corporales.

Este líquido linfático es recolectado por los capilares linfáticos, luego transportado a través de vasos linfáticos progresivamente más grandes a través de los ganglios linfáticos, antes de vaciarse finalmente en las venas principales.

El sistema linfático también juega un papel importante en la respuesta inmunológica del cuerpo.

El daño a los vasos linfáticos resulta en hinchazón localizada, una condición llamada linfedema.

Actualmente, el linfedema no tiene cura.

Los tratamientos habituales que proporcionan una mejoría parcial incluyen la compresión de la extremidad afectada y el masaje.

En casos graves, se prescribe una cirugía de bypass.

En el laboratorio, la Dra. Shira Landau y sus co-investigadores cultivaron vasos linfáticos humanos, junto con vasos sanguíneos y células de soporte, creando tejido diseñado con una red de vasos en funcionamiento.

Esto se hizo a partir de las células del revestimiento interno de los vasos linfáticos, junto con los vasos sanguíneos respectivamente, junto con las células de soporte. Todas sembradas en láminas de colágeno, la principal proteína estructural del tejido conectivo del cuerpo.

Es decir, su tejido diseñado imita lo más fielmente posible las estructuras naturales del cuerpo.

Desde este punto de partida aparentemente simple, el grupo tenía en pocos días una red de vasos que mostraban tanto la disposición como la funcionalidad que se esperaba de ellos en el cuerpo.

El tejido diseñado se implantó en un ratón y se integró con éxito con los vasos sanguíneos y linfáticos del ratón.

Múltiples implicaciones:

Este éxito de los científicos israelíes tiene múltiples implicaciones.

Primero, la plataforma que cultivaron facilitaría el estudio de los vasos linfáticos, su formación y los factores que los afectan.

En segundo lugar, el linfedema, que actualmente carece de un tratamiento eficaz, podría tratarse en el futuro mediante la implantación de una red funcional de vasos linfáticos más pequeños y más grandes que se fusionarían con el sistema del huésped, todos cultivados a partir de las propias células del paciente, eliminando el miedo al rechazo.

En tercer lugar, los colgajos de tejido diseñados, es decir, las unidades que contienen múltiples tejidos necesarios para el trasplante, como músculos, vasos sanguíneos y tejido conectivo, podrían hacerse más realistas, conteniendo también vasos linfáticos.

Esto mejoraría la integración del implante y aceleraría la cicatrización.

Quieres conocer mas tecnología israelí?

Si respondiste “si” Sumanos también en Twitter.

Comments

Dejanos tu comentario:

Loading…

0