in

Las células que explican como los tendones se fusionan en los músculos.

tendon

Créditos de las imagenes: Victor Freitas.

Investigadores de Israel han hecho un descubrimiento revolucionario de que las fibras musculares son de origen híbrido y sus puntas tienen una “propiedad fibroblástica similar a los tendónes” que surge de la fusión de fibroblastos. Los hallazgos de los investigadores destacan un mecanismo que permite una transición suave de las características de la fibra muscular a las características del tendón que es esencial para formar uniones músculo-tendón (MTJ) robustas.

La investigación se publicó recientemente en Nature Communications.

Utilizando técnicas innovadoras para analizar células individuales (scRNAseq), el profesor Peleg Hasson y el estudiante de doctorado Wesal Yaseen Badarneh reexaminaron la visión clásica de identidades distintas para los tejidos que componen el sistema musculoesquelético.

Identificaron un nuevo grupo de células, al que denominaron células de identidad dual.

Estas células de identidad dual son derivadas de fibroblastos, pero expresan programas transcripcionales miogénicos y se fusionan en las puntas de las fibras musculares en desarrollo a lo largo de las uniones de los tendones musculares, lo que facilita la introducción de transcripciones específicas de fibroblastos en las miofibras alargadas.

Los tendones son los tejidos conectivos que se conectan entre los músculos y los huesos.

En consecuencia, las propiedades mecánicas de los tendones son cruciales para que los humanos y otros vertebrados soporten diferentes presiones y realicen movimientos esenciales.

Cuando se daña el desarrollo de MTJ, puede resultar en fenómenos clínicos que incluyen múltiples tipos de enfermedades musculares.

Por lo tanto, es muy importante comprender el mecanismo molecular que subyace al desarrollo de MTJ.

Aunque los músculos y tendones de los vertebrados se derivan de distintos orígenes embrionarios, deben interactuar para permitir la contracción muscular y los movimientos corporales.

Todavía no se comprende cómo estos dos tejidos distintos, cada uno con sus propias propiedades biofísicas y bioquímicas, forman uniones robustas que son capaces de resistir las fuerzas de contracción.

El profesor Hasson y su equipo identificaron fibroblastos que han activado un programa miogénico que facilita una transición perfecta de una característica de la fibra muscular a una estructura similar a un tendón.

Sus hallazgos sugieren que las características duales de las células de unión podrían ser un mecanismo común para generar interacciones estables entre tejidos en todo el sistema musculoesquelético.

 

Quieres conocer mas tecnología israelí?

Si respondiste “si” Sumanos también en Twitter.

Comments

Dejanos tu comentario:

Loading…

0