in

El embarazo es seguro para mujeres con enfermedad inflamatoria intestinal.

enfermedad inflamatoria intestinal

Créditos de las imagenes: Alicia Petresc.

Nuevos resultados sobre la seguridad del embarazo para mujeres con enfermedad inflamatoria intestinal fueron presentados en la Conferencia de Microbioma de la Facultad de Medicina de Azrieli.

La enfermedad inflamatoria intestinal (EII) es un término general utilizado para describir trastornos como la colitis ulcerosa y la enfermedad de Crohn. Estas implican la inflamación crónica del tracto digestivo.

La enfermedad inflamatoria intestinal afecta a millones de personas en todo el mundo.

Entre las pacientes con EII, una preocupación común es cómo el embarazo afectará el curso de su enfermedad y, por el contrario, cómo la enfermedad afectará su embarazo y la salud fetal.

Para estas mujeres, tenemos buenas noticias. Un estudio internacional reciente, publicado en la revista Gut, muestra que el embarazo es seguro y potencialmente beneficioso para las mujeres con EII.

El Dr. Omry Koren, de la Facultad de Medicina Azrieli de la Universidad de Bar-Ilan, presento los resultados de la investigación en el Taller de Microbiomas en una conferencia centrada en nuevos conocimientos sobre el microbioma.

Koren, especialista internacional en el microbioma durante el embarazo, dirigió el estudio en cooperación con especialistas en inmunología del Centro Médico de la Universidad de Rotterdam, Países Bajos.

Como se sabe que los niveles de citoquinas (una medida de los patrones de inflamación) se comportan de manera diferente en pacientes con y sin EII, los investigadores compararon los patrones de citocinas y el microbioma fecal en pacientes embarazadas con EII y en controles sanos embarazadas.

Las muestras se obtuvieron de una cohorte de 46 mujeres con EII (31 con enfermedad de Crohn y 15 con colitis ulcerosa) y 170 individuos de control sanos en varios momentos antes, durante y después del embarazo.

Las mujeres sanas mostraron cambios asociados con el embarazo en los niveles séricos de citoquinas durante los trimestres del embarazo que no se observan en pacientes embarazadas con EII.

En pacientes embarazadas con EII, estos niveles disminuyeron significativamente después de la concepción.

Esto sugiere que el embarazo reduce los parámetros inmunológicos de inflamación en pacientes con EII.

Durante el embarazo, los niveles séricos de citocinas en pacientes con EII permanecieron relativamente estables. Algunos incluso más bajos en comparación con los controles sanos, durante los tres trimestres.

En general, parece que el estado inmunológico de las pacientes con EII mejora en el embarazo.

Además, aunque la diversidad de microbiomas intestinales se redujo en pacientes con EII en comparación con mujeres sanas antes y durante el embarazo temprano, se normalizó durante el embarazo medio y tardío.

Una de las principales características del microbioma observadas tanto en la enfermedad como en el embarazo es la menor diversidad (riqueza) de bacterias.

La comparación de la EII con los microbiomas sanos reveló que los microbiomas de la EII eran menos diversos y más similares entre los pacientes que los controles sanos.

Esta tendencia de menor diversidad en pacientes con EII se informó anteriormente y se esperaba.

“Sin embargo, para nuestra sorpresa, observamos que los microbiomas de la EII eran más similares entre sí, lo que sugiere que la misma especie desaparece durante la enfermedad de la mayoría de los pacientes”, dijo el Dr. Koren.

“Hemos demostrado previamente que durante el embarazo en mujeres sanas la diversidad microbiana disminuye.

El hecho de que la diversidad bacteriana difiera entre las pacientes con EII y los controles durante el embarazo temprano, pero disminuyó en épocas gestacionales posteriores indica que el embarazo en la EII no es seguido por una pérdida adicional de diversidad además de la composición microbiana ya alterada en estos pacientes”.

Se determinaron los mismos resultados tanto para CD como para UC, lo que significa que el sistema inmune no experimentó cambios, mientras que el microbioma sí.

UC y CD tenían diferentes microbiomas antes y durante el embarazo, mientras que cuando el embarazo progresó, se observó una disminución en la diversidad de microbiomas en pacientes con ambos trastornos, que es lo que se sabe que ocurre en el embarazo regular sin EII.

El profesor Yoram Louzon, del Departamento de Matemáticas de la Universidad de Bar-Ilan, ayudó a crear una dinámica matemática para comprender cómo los cambios al comienzo del embarazo influyen en los cambios en el microbioma y las citocinas al final del embarazo.

El embarazo afecta muchos procesos fisiológicos que se desregulan en la EII. Pero hasta ahora se sabía poco sobre las firmas inmunitarias y microbianas en pacientes con EII durante el embarazo.

“Esta es la primera vez que se comparan muestras con controles sanos antes, durante y después del embarazo”, dice Koren.

“Desde el punto de vista inmunológico y microbiológico, el embarazo en pacientes con EII es beneficioso y puede recomendarse de manera segura”.

 

Quieres conocer mas tecnología israelí?

Si respondiste “si” Sumanos también en Twitter.
 

Comments

Dejanos tu comentario:

Loading…

0