in

Esto puede sonar un poco asqueroso, pero si quieres hacer dieta …

hacer dieta

Créditos de las imagenes: BGU.

Esto puede sonar un poco asqueroso, pero si quieres hacer dieta y no volver a engordar, deberías seguir leyendo esta nota.

Parece que consumir tu propio microbioma fecal al hacer dieta puede ayudar a limitar la recuperación de peso. Esto según investigadores de Israel.

Las personas que consumen cápsulas de microbioma congeladas derivadas de sus propias heces cuando hacen dieta pueden limitar su recuperación de peso.

El nuevo estudio fue publicado en Gastroenterology.

En un ensayo clínico sin precedentes de 14 meses en Israel, la Profesora Iris Shai, el estudiante Dr. Ehud Rinott y el Dr. Ilan Youngster colaboraron con un grupo de expertos internacionales de institutos de investigación estadounidenses y europeos.

“Es bien sabido que la mayoría de las personas que hacen dieta alcanzan su peso corporal más bajo después de 4-6 meses. Luego se ven desafiadas por la meseta o la fase de recuperación, a pesar de seguir una dieta”, dice Shai.

“En este innovador estudio, nuestro grupo de investigadores exploró preservar el microbioma personal optimizado de los trasplantes fecales después de seis meses. Buscaban entender si esto ayuda a mantener la pérdida de peso. El procedimiento requiere trasplantar el microbioma optimizado durante la fase de recuperación posterior”.

En el ensayo de pérdida de peso, los participantes con obesidad abdominal o dislipidemia (colesterol alto) en Israel fueron asignados al azar a uno de tres grupos: pautas dietéticas saludables, una dieta mediterránea y una dieta verde-mediterránea.

Después de seis meses durante la fase de pérdida de peso, 90 participantes elegibles proporcionaron una muestra fecal. Esta se procesó en un trasplante autólogo de microbiota fecal (aFMT) mediante cápsulas congeladas, opacas e inodoros.

Luego, los participantes fueron asignados al azar a dos grupos que recibieron 100 cápsulas que contenían su propia microbiota fecal o un placebo, que ingirieron hasta el mes 14.

En el grupo de dieta verde-mediterránea, los participantes recibieron Mankai, una cepa acuática de lenteja de agua específica en un batido verde, té verde y 28 g. de nueces.

Esta fue la única estrategia de dieta que indujo un cambio significativo en la composición del microbioma intestinal durante la fase de pérdida de peso.

Los 90 participantes perdieron 8,3 kg en promedio después de seis meses.

Sin embargo, solo en el grupo de dieta verde-mediterránea el aFMT limitó la recuperación de peso al 17,1%, frente al 50% del placebo.

“La dieta verde-mediterránea también resultó en la preservación de las bacterias específicas asociadas con la pérdida de peso y las vías metabólicas microbianas, principalmente el transporte de glucosa, después de la intervención del microbioma, en comparación con el grupo de control”, dice el Dr. Rinott.

“Este estudio es el primero de su tipo en demostrar en humanos que la preservación de una composición microbiana intestinal” ideal” se puede utilizar en un momento posterior para lograr beneficios metabólicos”, dice el Dr. Youngster.

“Usar las propias heces del paciente después de la optimización es un concepto novedoso que supera muchas de estas barreras. El uso del autotrasplante de microbiota fecal también será aplicable en el futuro para otras indicaciones”.

Además, una dieta basada en plantas verdes como Mankai optimiza mejor el microbioma para el procedimiento de trasplante de microbiota.

Esto potencialmente optimiza las condiciones para el aFMT, recolectado durante la fase de máxima pérdida de peso.

En un experimento complementario de modelo de ratón específico de Mankai realizado por el profesor Omry Koren en la Universidad de Bar-Ilan, los investigadores pudieron reproducir los efectos de aFMT sobre la recuperación y la sensibilidad a la insulina, y aislar específicamente cómo Mankai induce estos efectos.

La planta acuática de lenteja de agua Mankai se cultiva en Israel y otros países en un entorno cerrado y es muy sostenible desde el punto de vista medioambiental. Requiere una fracción de la cantidad de agua para producir cada gramo de proteína en comparación con la soja, la col rizada o las espinacas.

Según Koren, “el eje nutrición-microbioma ha sido probado en este estudio, como una dieta alta en polifenoles, y específicamente, Mankai, una planta a base de proteínas y fibras dietéticas podría optimizar idealmente el microbioma en la fase de pérdida de peso. Induce al potente microbioma a recordar la flora de los gérmenes relacionados para recuperar la atenuación y mejorar el estado glucémico después del trasplante”.

“Estos hallazgos podrían ser una buena aplicación de la medicina personalizada”, dice Shai.

“Congelar un banco de microbiomas personal podría ser una forma eficaz de mantener un peso saludable mientras se hace dieta, ya que la fase de pérdida de peso rápida va acompañada de una salud cardiometabólica óptima.

Al optimizar la composición y función del microbioma intestinal dentro del huésped, tenemos un enfoque novedoso para la preservación de la memoria metabólica”.

 

Quieres conocer mas tecnología israelí?

Si respondiste “si” Sumanos también en Twitter.
 

Comments

Dejanos tu comentario:

Loading…

0