in

Necesitas ayuda con tu tarea de matemáticas? Pregunta a los gusanos.

gusanos

Créditos de las imagenes: University of Jerusalem.

Una nueva investigación en Israel revela complejos cálculos matemáticos que los gusanos realizan en la búsqueda de alimentos.

Los animales a menudo confían en su sentido del olfato para ubicar los alimentos.

Es una ley de la naturaleza: el primero en llegar a una fuente de alimentos tiene más posibilidades de sobrevivir que aquellos que no lo hacen.

Pero cómo es exactamente que su cerebro traduce el olor en datos y luego navega hacia él?

Una nueva investigación publicada esta semana en Nature Communications, trae luz al respecto.

El neuro-genetista de la Universidad Hebrea de Jerusalem, Dr. Alon Zaslaver y su equipo, revelan complejos cálculos matemáticos que hacen los animales.

Incluso aquellos tan simples como los gusanos, sorprenden con sus matemáticas para encontrar su próxima comida.

Piensen en el juego “frio – caliente”, Dice Zaslaver.

“Imagina que estás en una gran casa oscura y una torta de chocolate acaba de sacarse del horno.

Para encontrar el pastel, probablemente husmearás para ver por cual dirección proviene el aroma del pastel.

Luego vas a comenzar a caminar en esa dirección”.

Matemáticas de los gusanos.

Resulta que los gusanos emplean esta computación “caliente o frío” en su búsqueda de alimentos, pero con un giro adicional.

En primer lugar, una célula neuronal recoge el olor de los alimentos y establece un curso.

Mientras la intensidad del olor se vuelva cada vez más fuerte, esta célula neuronal permanecerá activa y dirigirá al gusano a seguir avanzando.

De lo contrario, le indicará al gusano que se detenga y busque un camino mejor.

Pero cómo calcula ese mejor camino?

Una segunda celda neuronal actúa como la función de “recalcular la ruta” de Waze.

Esta segunda célula detecta los “derivados”.

Esto significa que calcula si la intensidad del olor es positiva y si se vuelve “más caliente” o negativa y “más fría”.

Si la celda detecta una derivada negativa, entiende que está alejándose de la torta de chocolate y necesita volver a calcular su ruta.

Esta celda calcula constantemente nuevos datos de olor para detectar si la intensidad del olor actual se está volviendo más fuerte o más débil.

Así traza un camino basado en estas nuevas medidas diferenciales.

Con una lectura negativa, la segunda celda le dirá al gusano que trace un nuevo camino. Por le contrario uno positivo le dirá que mantenga el rumbo.

Según Zaslaver y sus estudiantes de posgrado Eyal Itskovits y Rotem Ruach, esta combinación es muy ganadora.

El sistema consta de dos partes de trazar un curso basado en una medición de aroma inicial y luego realizar comprobaciones de seguimiento.

Todo el tiempo se compara con la medición original para calcular si los números de intensidad de olor están subiendo o bajando.

Esto no es solo una hazaña impresionante para un gusano, sino un método muy inteligente y eficaz en la búsqueda de alimentos.

“Estos gusanos nos enseñan una lección importante”, comparte Zaslaver.

Cuando se busca resolver un problema, una solución rápida suele ser atractiva.

“Sin embargo, necesitamos un sistema de respaldo que controle si realmente nos estamos moviendo en la dirección ‘correcta’.

Incluso si esa nueva ruta difiere de la que establecimos originalmente”, concluyó el Dr. Zaslaver.

“Un gusano utiliza solo dos células neuronales para realizar este cálculo crítico.

Imagine lo que los humanos deberíamos poder hacer con nuestras 100 mil millones de células neuronales”.

 
 

Te gusta latamisrael.com?

Si respondiste “si” Sumanos tambien en Twitter.
 

Dejanos tu comentario:

hacer dieta

Engañar al cerebro sirviendo comida en un plato más pequeño para hacer dieta no funciona.

casco de bicicleta

Este casco de bicicleta evita accidentes además de proteger tu cabeza.