in

Un análisis de sangre que revoluciona la tradicional biopsia.

biopsia

Créditos de las imagenes: Hebrew University of Jerusalem.

Una biopsia liquida por sangre. Este novedoso análisis de sangre desarrollado en Israel detecta la actividad inmunitaria e inflamatoria en los tejidos, eliminando la necesidad de biopsias dolorosas y costosas imágenes.

Nuestro sistema inmunológico trabaja arduamente para mantenernos saludables y protegernos contra bacterias, virus, hongos, parásitos y células cancerosas.

Cuando nuestro sistema inmunológico se debilita, corremos el riesgo de contraer enfermedades e infecciones peligrosas; cuando son hiperactivos, tenemos riesgo de inflamación y enfermedades autoinmunes.

Por lo tanto, el control preciso de la actividad de nuestro sistema inmunológico es vital para nuestra salud.

Actualmente, la forma principal de evaluar la salud de nuestro sistema inmunológico es un análisis de sangre que cuenta los glóbulos blancos inmunes en el cuerpo.

Si el número es más alto de lo normal, puede significar que hay una infección en el cuerpo que el sistema inmunológico está combatiendo.

Sin embargo, estos análisis de sangre a menudo no detectan la actividad del sistema inmunológico en los tejidos remotos del cuerpo, como los que se encuentran en la médula ósea, los ganglios linfáticos y otros órganos.

En esos casos, los pacientes deben realizar un seguimiento con medidas invasivas, como biopsias y modalidades de imágenes costosas y potencialmente dañinas, como las exploraciones PET / CT y las resonancias magnéticas. Incluso entonces, estas pruebas avanzadas no siempre detectan el problema.

Ahora, un grupo de científicos, dirigido por la estudiante de doctorado Ilana Fox-Fisher y el profesor Yuval Dor ha desarrollado un método novedoso para monitorear los procesos inmunes remotos dentro de esos tejidos y órganos remotos.

El trabajo, publicado recientemente en eLife, se basa en dos principios biológicos fundamentales.

Primero, las células moribundas liberan fragmentos de ADN al torrente sanguíneo.

En segundo lugar, el ADN de cada tipo de célula contiene un patrón químico único llamado metilación.

Con base en estos principios, los científicos pueden identificar de qué tejido se originaron los fragmentos circulantes de ADN e inferir estados de enfermedad.

Por ejemplo, si una paciente está luchando contra el cáncer de mama, habrá una elevación de los fragmentos de ADN (que se depositan en el torrente sanguíneo después de que una célula muere) que se originan a partir de las células de la mama y llevan el sello distintivo de metilación de las células de la mama.

Lo mismo ocurre con los fragmentos de ADN cardíaco durante ataques cardíacos.

«Estos marcadores de metilación nos permiten controlar la dinámica de las células inmunitarias humanas y proporcionan información importante que no es accesible en los recuentos de células sanguíneas estándar», explicó Dor.

«Esta nueva herramienta puede iluminar los procesos inmunes sanos y patológicos que tienen lugar en las profundidades de los tejidos, que no son accesibles en la actualidad», agregó.

Como parte de su trabajo, los investigadores identificaron los patrones específicos de metilación del ADN entre los tipos de células inmunes e inflamatorias.

Esto les ayudó a detectar fragmentos de ADN que se depositaron en el torrente sanguíneo cuando esas células inmunes murieron.

“Un hallazgo clave es que los fragmentos de ADN de origen inmunitario no son un simple reflejo de las células sanguíneas circulantes, sino más bien un informe preciso de los procesos inmunitarios que ocurren en el cuerpo”, explicó Fox-Fisher.

“Nuestra investigación sugiere que, en principio, los médicos podrían monitorear procesos inmunes remotos pero críticos midiendo las bajas de la batalla inmunológica, es decir, los fragmentos de ADN de origen inmunológico que circulan en la sangre de los pacientes”.

Los investigadores probaron su teoría y encontraron pruebas de concepto al probar varias afecciones médicas en las que el sistema inmunológico está activado pero los recuentos estándar de células sanguíneas son normales.

El primero fue con la esofagitis eosinofílica (EE), una enfermedad alérgica crónica que afecta a niños y adultos y que a menudo es difícil de diagnosticar.

Hasta la fecha, los diagnósticos de EE requieren biopsias endoscópicas invasivas porque los recuentos sanguíneos de la mayoría de los pacientes vuelven a la normalidad.

Sin embargo, investigando más, el equipo de Dor descubrió que la sangre de los pacientes con EoE contiene niveles anormalmente altos de fragmentos de ADN de eosinófilos (identificados por su patrón de metilación de ADN único).

«Nuestro nuevo análisis de sangre no invasivo podría ser de gran ayuda para ayudar a diagnosticar y monitorear esta enfermedad», agregó Fox-Fisher.

El equipo encontró un éxito similar con el linfoma, un tipo de cáncer que generalmente no aparece en los análisis de sangre.

Sin embargo, el nuevo análisis de sangre detecta fragmentos de ADN dejados por la lucha del sistema inmunológico contra el linfoma, sin la necesidad de realizar una aspiración de médula ósea ni de obtener más imágenes.

Actualmente, Fox-Fisher está realizando un estudio de personas que han sido vacunadas contra COVID-19 para ver si los niveles de ADN liberados de las células B productoras de anticuerpos aumentaron después de recibir la vacuna.

«Tenemos la esperanza de que este nuevo análisis de sangre proporcione a los médicos una imagen más precisa del estado de salud de sus pacientes, más allá de los recuentos sanguíneos estándar que a menudo no cuentan toda la historia y con frecuencia requieren biopsias y pruebas de seguimiento invasivas», concluyó. Fox-Fisher.

 

Quieres conocer mas tecnología israelí?

Si respondiste “si” Sumanos también en Twitter.
 

Comments

Leave a Reply

Dejanos tu comentario:

Loading…

0