in

Una prueba no invasiva para la inflamación intestinal.

inflamación intestinal

Un nuevo método para caracterizar las células inmunitarias que se desprenden de las heces podría facilitar el diagnóstico y mejorar el tratamiento de la enfermedad inflamatoria intestinal.

Hoy en día, las personas sospechosas de tener una enfermedad inflamatoria intestinal a menudo deben someterse a una colonoscopia, un procedimiento invasivo que se realiza bajo anestesia.

Un nuevo método desarrollado en Israel puede ofrecer una alternativa no invasiva: detectar inflamación en los intestinos mediante el análisis de una muestra fecal.

En el futuro, las pruebas de heces podrían facilitar el diagnóstico de trastornos como la enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa y ayudar a controlar su evolución, además de permitir a los médicos seleccionar la terapia más adecuada para cada paciente. Los hallazgos del estudio se publican esta semana en la revista Gut.

La idea de este estudio nació cuando los investigadores del laboratorio del Prof. Shalev Itzkovitz observaron que las células que se desprenden del revestimiento intestinal de los ratones y se expulsan en las heces permanecen vivas durante varias horas.

“Nos dimos cuenta de que podíamos analizar la expresión génica en las células que se desprenden diariamente del revestimiento del intestino humano, utilizando esta expresión para conocer los posibles procesos de enfermedades en los intestinos”, dice Itzkovitz, quien dirigió el equipo de investigación.

La Dra. Bella Ungar, gastroenteróloga del Centro Médico Sheba, dirigió el estudio, en el que ella y otros investigadores de Sheba y Weizmann analizaron células recolectadas del revestimiento intestinal de treinta pacientes con enfermedad inflamatoria intestinal durante el transcurso de una colonoscopia.

Algunas de las células procedían de muestras fecales tomadas del tracto intestinal inferior, otras de biopsias del revestimiento intestinal en la misma zona.

Los investigadores compararon las células recolectadas de los pacientes con las extraídas de muestras fecales o biopsias de una treintena de personas sanas que se habían sometido a colonoscopias como parte de la detección rutinaria del cáncer.

Usando secuenciación de ARN especialmente adaptada y otros métodos avanzados, los científicos determinaron qué tipos de células estaban presentes en cada una de las muestras.

Descubrieron que, además de las células regulares que forman el revestimiento intestinal, las muestras fecales contenían cuatro tipos de células relacionadas con el sistema inmunitario asociadas con la inflamación, entre ellas los monocitos inflamatorios y las células T reguladoras.

Por medio de algoritmos desarrollados en el laboratorio de Itzkovitz, luego identificaron distintos patrones de expresión, o firmas de ARN, de las células en cada muestra.

Estas firmas ayudaron a revelar la proporción exacta de cada tipo de célula relacionada con el sistema inmunitario en el revestimiento intestinal; no menos importante, permitieron a los científicos determinar si una persona tenía o no un caso activo de inflamación intestinal.

Las muestras fecales demostraron ser más fiables a este respecto que las biopsias.

“Una biopsia puede pasar por alto la inflamación porque proporciona una instantánea del punto estrecho del que se extrajo, mientras que una muestra fecal contiene células desprendidas de todo el revestimiento del intestino”, explica Itzkovitz.

“Además, una muestra fecal a veces puede ser más reveladora que el examen del revestimiento durante la colonoscopia, que se realiza a simple vista, porque ciertas formas de inflamación no producen signos visibles”.

Leer las firmas de ARN de las células de las muestras fecales puede ser crucial para seleccionar una terapia personalizada; por ejemplo, administrar medicamentos diseñados para bloquear solo los tipos de sustancias que desencadenan la inflamación en un paciente en particular, en lugar de suprimir todo el sistema inmunológico de esa persona.

Tales terapias ya existen (nuevos medicamentos biológicos que brindan un alivio dramático a algunos pacientes con enfermedad inflamatoria intestinal), pero actualmente es imposible saber de antemano qué medicamento ayudará a qué paciente.

En general, estos medicamentos aún funcionan en aproximadamente la mitad de quienes los reciben. Saber qué subconjuntos de células inflamatorias son responsables del proceso de la enfermedad y qué genes expresan podría mejorar la eficacia de las terapias, brindando a los médicos información crucial antes de recetar los medicamentos.

Además, tener una forma rápida y sencilla de evaluar la inflamación intestinal puede ayudar a determinar cuándo se necesita la terapia y cuándo se puede suspender.

Ungar señala que el método de la firma del ARN fecal es diferente de las pruebas médicas desarrolladas en el pasado para revisar las heces en busca de signos de inflamación intestinal; uno de ellos, por ejemplo, midió los niveles de una proteína llamada calprotectina.

Esas pruebas no fueron muy confiables y, por lo tanto, la colonoscopia sigue siendo el estándar de oro para evaluar la inflamación en los intestinos, a pesar de que es invasiva y requiere una preparación engorrosa.

El nuevo método Weizmann-Sheba podría proporcionar pruebas para la inflamación menos invasivas, mucho más económicas que la colonoscopia y al menos igual de confiables.

 

Quieres conocer mas tecnología israelí?

Si respondiste “si” Sumanos también en Twitter.

3 Comments

Leave a Reply
  1. Es muy util la información, yo padezco enfermedad de Crohn, estoy en un protocolo que prueba la eficacia y seguridad de ustekinumab vs, rizankizumab. Y me interesa sobremanera recibir información sobre nuevas terapias.

  2. Es una esperanza hoy, para mí ,que padecí Gastroenteritis. Y tengo irritados los Intestinos.

Dejanos tu comentario: